publicidad

'Ya era hora de que yo hablara aquí a nombre de Cuba', dijo Raúl Castro en Panamá

'Ya era hora de que yo hablara aquí a nombre de Cuba', dijo Raúl Castro en Panamá

Raúl Castro participó este sábado en la sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas, en Panamá.

La Cumbre de las Américas en Panamá se le recordará como la cita que sentó por primera vez a los presidentes de Cuba y Estados Unidos desde su anuncio en diciembre encaminado a restablecer sus relaciones, pero al mismo tiempo como el escenario en que numerosas voces se alzaron contra el decreto de Washington que proclama a Venezuela una amenaza para la seguridad estadounidense.

La séptima cita cumplió su cometido en el tema Cuba-Estados Unidos, al tiempo en que reunió por unos minutos a Obama con el mandatario venezolano Nicolás Maduro, en un contacto cuyos detalles se desconocen pero que tuvo lugar después de acentuarse la tensión entre las dos naciones en las últimas semanas tras la polémica declaración norteamericana.

publicidad

En resumen, esto fue lo que dijeron los mandatarios participantes durante la Cumbre:

Santos espera acuerdo de paz con las FARC

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, manifestó durante su alocución estar "optimista" de lograr este año un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, aunque aún queda lo más difícil por negociar.

"Somos optimistas (...) ojalá podamos lograr este año un acuerdo que silencie definitivamente los fusiles y termine nuestro conflicto interno", dijo Santos durante su intervención.

Sin embargo, "también sabemos que nos falta por discutir y acordar lo más difícil", pero "nunca antes habíamos llegado tan cerca de poner fin a nuestro largo conflicto y de lograr esa paz que será la paz de todo el continente", añadió.

Además, Santos propuso la creación de un sistema interamericano de educación ante la VII Cumbre de las Américas, donde también destacó que la participación de Cuba en este foro "levanta un escollo" en las relaciones del continente.

Santos fue el primer presidente en intervenir en la sesión plenaria del cónclave hemisférico, con un discurso donde resaltó que "189 años después del Congreso de Panamá que buscó sin lograrlo realizar el sueño de Bolívar de una América unida" todos los países del continente se reúnen ahora "con diferencias que subsisten pero una realidad que nos debe alegrar".

publicidad

'Ilegales intervencionismos' de EEUU

En tanto, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció en su turno que Estados Unidos "continúan con ilegales intervenciones" en América Latina, y que ha llegado la "hora para segunda y definitiva independencia" de la región.

El intervencionismo de Washington se revela con acciones como la orden ejecutiva con la que declaró a Venezuela una "amenaza", o con el pedido de funcionarios estadounidense ante el Congreso de ese país de recursos para "defender la libertad de expresión" en Cuba, Venezuela, Ecuador y Nicaragua, dijo el mandatario.

"La orden ejecutiva" contra Venezuela firmada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, "viola flagrantemente" el Derecho Internacional y la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA), y ha recibido como respuesta "un contundente" rechazo de la región, expresó Correa.

América Latina y el Caribe "nunca más aceptará la tutela, injerencia e intervención" extranjeras, expresó Correa en su discurso en la primera sesión plenaria.

'Una nueva era en las Américas'

Cuando tomó la palabra, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que la aproximación entre EEUU y Cuba "abre una nueva era en las Américas", en la cual todos los países del continente deberán comprender que "ninguno le puede imponer nada a otro".

publicidad

Rousseff intervino en la primera sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas que se celebra en Panamá y en sus primeras palabras celebró la "valentía" de los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, que "decidieron poner fin al último vestigio de la Guerra Fría en la región".

No obstante, apuntó que ahora "deben ser dados otros pasos" que lleven "al fin del embargo" que Estados Unidos mantiene contra Cuba desde hace más de cinco décadas.

Según Rousseff, esa aproximación entre Cuba y EEUU "es prueba de cómo se puede avanzar cuando dejamos de lado los antagonismos que tanto afectan a nuestras sociedades".

La presidenta brasileña hiló ese comentario con la situación de Venezuela y las tensiones que ese país mantiene con Estados Unidos, que han repercutido en la Cumbre de las Américas al punto de que han impedido que se adopte un documento conjunto.

"Este buen momento de las relaciones hemisféricas ya no admite medidas unilaterales de aislamiento", por lo que "rechazamos las sanciones (de Estados Unidos) contra Venezuela", un país que, en su opinión, "demanda moderación de todas las partes".

Rousseff también celebró los avances del proceso de paz en Colombia y se dijo convencida de que las Américas "celebrarán en breve el fin del más largo conflicto" del continente, lo cual "sentará un precedente inestimable para toda la región".

publicidad

Durante su exposición, también valoró los avances democráticos y sociales que ha habido en América Latina desde 1994, cuando en Miami se celebró la primera Cumbre de las Américas, pero aseguró que pese a ello, "aún es preciso hacer mucho más" para acabar con la pobreza y las desigualdades en todo el continente.

Cuba y EEUU: 'dos grandes amigos' de México

A continuación, lo más importante de los mandatarios que hablaron previo a la intervención de Barack Obama y Raúl Castro.

El mexicano Enrique Peña Nieto expresó su apoyo "al proceso de diálogo y entendimiento" que han iniciado "dos grandes amigos de México", Cuba y Estados Unidos.

Peña Nieto dijo en su discurso inaugural que la reunión de los 35 países del continente americano que hoy concluye en Panamá es un "encuentro histórico" y que los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, "han recordado al mundo que la apertura al diálogo está cargada de futuro y posibilidades".

El dirigente mexicano no se refirió directamente al conflicto entre Estados Unidos y Venezuela, que también ha marcado la VII Cumbre de las Américas, pero sí dejó claro que la solución a las tensiones en la región debe pasar por el "diálogo político"

publicidad

"Aunque desde entonces cada país ha adoptado modelos políticos y económicos propios, las naciones de las Américas han buscado privilegiar la unidad y la cooperación en nuestro continente. Sigamos impulsando el dialogo político como modelo e instrumento de nuestro entendimiento", señaló el presidente mexicano.

Peña Nieto también expresó el apoyo de México al "proceso de paz que está viviendo Colombia así como al anhelo de que la paz total se concrete muy pronto, cuanto antes mejor".

"México respalda a Colombia en este proceso y desea que la comunidad internacional acompañe este noble propósito con ánimo constructivo para facilitar los acuerdos", añadió.

EEUU 'no será prisionero del pasado'

Antes del discurso de Raúl Castro, el presidente de EEUU, Barack Obama, sostuvo que su país "no será prisionero del pasado" con Cuba ni con la región, al mostrarse convencido de que si continúa el diálogo bilateral entre su Gobierno y el de Raúl Castro habrá progresos pese a las "diferencias".

"Estados Unidos mira hacia el futuro", subrayó Obama en su intervención en la primera sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas.

Obama calificó la Cumbre, en la que están presentes los 35 países americanos, de "momento histórico" y dijo que el acercamiento entre EEUU y Cuba marca un "punto de inflexión" para toda la región.

publicidad

"Nunca antes las relaciones con América Latina" fueron tan buenas, dijo Obama durante el foro que sella el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, anunciado en diciembre.

Raúl Castro ofreció disculpas a Obama

"Ya era hora de que yo hablara aquí a nombre de Cuba", dijo el presidente cubano, Raúl Castro, este sábado al comenzar su discurso en la sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas, y aprovechó para bromear sobre el tiempo del que disponía para hablar aludiendo “el que se le debe” por no haber participado en cumbres anteriores.

En un discurso que duró 42 minutos exactos, Castro abundó en su relato sobre las "guerras, conquistas e intervenciones" de EEUU, al que se refirió como "fuerza hegemónica que despojó de territorios a toda nuestra América y se extendió hasta el río Bravo".

En ese mismo marco, recordó que a fines del siglo XIX el Congreso de Estados Unidos autorizó "intervenir militarmente en Cuba" y que ello dio paso "a la instalación de una base en Guantánamo, que hasta hoy ocupa nuestro territorio".

En esa línea histórica, llegó al Siglo XX, cuando afirmó que "predominó hacia América Latina la política de las cañoneras" y hubo "sucesivas intervenciones para derrocar regímenes democráticos" en América Latina, donde "fueron instaladas dictaduras en veinte países y doce de ellas en forma simultánea".

publicidad

Siempre en clara referencia a Estados Unidos, aseguró que "sólo en Suramérica fueron asesinados cientos de miles de personas" y citó como caso más "brutal" el golpe de Estado de 1973 contra el presidente chileno Salvador Allende, cuyo ejemplo es "imperecedero", dijo.

Cuando concluía el repaso histórico, Castro decidió ofrecerle "disculpas" a Obama. Ambos protagonizaron un momento histórico cuando se estrecharon la mano en el marco de la inauguración de la VII Cumbre de las Américas.

"La pasión me sale por los poros cuando de la revolución se trata, pero le pido disculpas al presidente Obama porque él no tiene nada que ver con todo esto", declaró para recibir otra ovación.

"Todos (los presidentes de EEUU anteriores) tienen deudas con nosotros, pero no el presidente Obama", que "es un hombre honesto" y con una "forma de ser que obedece a su origen humilde", dijo.

Castro también valoró como "un paso muy positivo" la decisión de Obama de quitar a Cuba de la lista de países que, según Estados Unidos, son patrocinadores del terrorismo y comentó con ironía esa acusación que la Casa Blanca mantiene desde hace décadas.

"Dicen que somos terroristas. Y sí hemos hecho algunos actos de solidaridad con muchos pueblos que pueden considerarse terroristas" en el "imperialismo", declaró, para aclarar que se refería a misiones humanitarias en diferentes países en vías de desarrollo.

publicidad

Tras valorar el "esfuerzo" que lleva adelante con Obama para establecer relaciones "normales", Castro instó a los países de América Latina a que apoyen al presidente de Estados Unidos en "su intención de liquidar el bloqueo" a la isla.

"El presidente Obama nació bajo la política del bloqueo a Cuba, tampoco tiene culpa de eso", pero "ese y otros elementos deberán resolverse en el proceso de normalización de relaciones", indicó.

Castro también le dejó a Obama una firme exigencia en relación a Venezuela, un país del que sostuvo que "no es ni puede ser una amenaza contra la seguridad de Estados Unidos".

Consideró "positivo que el presidente Obama lo haya reconocido", pero exigió que "sean derogadas" las sanciones aplicadas a Venezuela y manifestó "todo el apoyo de Cuba al Gobierno legítimo y a la unión cívico milita que encabeza el presidente Nicolás Maduro".

Al hablar de Venezuela, Castro llegó a encresparse al afirmar que los cubanos con quienes "mejor conocen" el proceso de "agresión" que "sufre" el Gobierno bolivariano.

"Lo sabemos porque (los venezolanos) están pasando por el mismo camino por el que pasamos nosotros y están pasando por las mismas agresiones por las que pasamos nosotros", declaró al tiempo que daba un fuerte golpe en la mesa.

publicidad

Castro también aludió indirectamente a Estados Unidos en relación a otros asuntos, como cuando declaró el apoyo cubano a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas y a la "defensa de la soberanía financiera de ese país" frente a los llamados "fondos buitre".

Asimismo, manifestó el respaldo de Cuba y de "todos los pueblos latinoamericanos al empeño del pueblo latinoamericano de Puerto Rico por alcanzar la independencia".

En otra alusión directa a Estados Unidos, Castro también afirmó que "no se puede aceptar que menos de una docena de imperios, sobre todo norteamericanos, determinen lo que se ve o se lee en el planeta" y consideró "inaceptable que se empleen herramientas informáticas para agredir o espiar a otros Estados".

Cuando concluía su intervención, Castro le tendió una mano a Obama, a quien le dijo directamente que "quienes estamos aquí tenemos la oportunidad de aprender a respetar las tolerancias y a convivir en paz, como buenos vecinos".

La primera intervención del presidente de Cuba, Raúl Castro, en una Cumbre de las Américas, provocó una ovación en la sala donde se celebra la reunión hemisférica y copó la atención de centenares de periodistas en la sala de prensa instalada en el Centro de Convenciones Atlapa.

En la sala de prensa, los informadores se agolparon frente a la pantalla gigante para seguir atentamente el discurso del líder cubano, quien arrancó carcajadas de toda su audiencia cuando confesó que le supuso "un gran esfuerzo" limitar su histórico discurso ante el hemisferio a los 8 minutos establecidos por el protocolo.

publicidad

"Y como deben seis cumbres que excluyeron, 6 por 8: 48" minutos tocaría hablar, comentó, jocoso, el presidente de Cuba.

Varela agradeció las palabras de Castro, surgidas "desde el corazón", y justificó que por "razones de justicia histórica" mereció hablar casi seis veces más de lo estipulado por la organización.

Más de 30 jefes de Estado se han reunido en el Centro de Convenciones Atlapa este sábado. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, dio por inaugurados los trabajos. “Los principales problemas del continente, la inseguridad y desigualdad sólo los podemos enfrentar con prosperidad y equidad”, dijo el mandatario panameño.

Cada uno de los líderes debe hablar no más de 10 minutos, aunque no todos se atienen a la limitación estipulada. En la cumbre de 2009 en Trinidad y Tobago, el presidente nicaragüense Daniel Ortega habló durante una hora para denunciar las incursiones militares de Estados Unidos en Latinoamérica.

'Verdadero triunfo de la revolución cubana'

A la histórica participación de Raúl Castro siguió la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, que afirmó que "el verdadero triunfo de la revolución cubana es estar presente" en la VII Cumbre de las Américas.

"Cuba está aquí porque lucho por más de 60 años con una dignidad sin precedentes (...)y porque ese pueblo fue conducido por líderes que no traicionaron su lucha", añadió Fernández.

publicidad

'Historia oscura'

Por su lado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que su país no tiene "una historia oscura" de la que "arrepentirse", porque, según agregó, "no hemos bombardeado" a pueblos hermanos. Maduro hablo así en una clara referencia a Estados Unidos al inicio de su intervención.

"Tiendo la mano" a Obama, dijo Maduro al reiterar que está dispuesto a dialogar con él, pero también le planteó una serie de demandas.

Según Maduro, Obama tiene que "rectificar el error de origen" que le llevó a emitir el polémico decreto y "reconocer la revolución bolivariana" implantada en Venezuela.

Además, Maduro afirmó que Obama debe "derogar" ese decreto y también "desmontar la maquinaria de guerra que tienen en la embajada de Estados Unidos en Venezuela".

Desde esa embajada "se han preparado golpes de Estado para matarme a mí. ¿Qué hago, me quedo callado?", se preguntó Maduro.

El presidente venezolano contó que le ha mandado "mensajes públicos y privados" a Obama durante dos años y que el mandatario estadounidense "nunca" le ha respondido.

"No somos antiestadounidenses, somos antiimperialistas", defendió Maduro en su largo discurso ante la plenaria, de la que Obama ya se había retirado.

publicidad

Antes de dar por clausurada la Cumbre de las Américas, se informó que Perú albergará la próxima en 2018, anunció el gobierno panameño. La sede fue escogida durante las deliberaciones de los mandatarios el sábado.

Será la octava edición de la cita, que regresa a Sudamérica en poco tiempo. Cartagena, Colombia, albergó la quinta versión en el 2012. El presidente Ollanta Humala logró llevarse el encuentro trianual a su país.

El presidente Juan Carlos Varela declaró cerrada la sesión de la histórica Cumbre en la cual participó por primera vez Cuba.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad