publicidad

Visita papal desata la euforia en Río de Janeiro

Visita papal desata la euforia en Río de Janeiro

El papa Francisco vivió este lunes una tumultuosa acogida en su primera visita a Brasil, donde miles de fieles lograron acercarse al coche donde viajaba.

El papa Francisco vivió este lunes una tumultuosa acogida en su primera visita a Brasil, donde fue rodeado por miles de personas que interceptaron el coche en el que el sumo pontífice viajó desde el aeropuerto de Río a la catedral metropolitana, para intentar tocarlo y tomarle fotografías.

Tras ser recibido en el aeropuerto por la presidenta Dilma Rousseff, Francisco se dirigió a la Catedral Metropolitana a bordo de un automóvil sin blindaje, en el que viajó con la ventanilla baja.

Según reporta la agencia DPA, cuando el vehículo llegó a la avenida Presidente Vargas -una de las principales vías de la zona céntrica de la ciudad-, decenas de miles de personas lograron acercarse al coche, que sólo era protegido por unos pocos policías en motocicleta y por un grupo de agentes federales.

El momento más tenso del trayecto ocurrió cuando el auto ingresó en una pista cuya parte derecha estaba totalmente bloqueada por autobuses estacionados, lo que obligó al vehículo del papa a reducir la velocidad.

¿Qué opinas sobre el acercamiento del Papa con el pueblo?

Allí, la multitud rodeó el auto sosteniendo teléfonos móviles en un intento por tomar fotografías del pontífice. Algunos llegaron incluso a poner el brazo dentro del coche antes de ser alejados por los guardaespaldas de traje negro.

Francisco, sin embargo, no pareció molestarse por el acoso popular. Ante el pedido de una madre para que bendiciera a su hijo pequeño, el papa pidió al agente federal que lo protegía que le entregase el niño y lo besó.

publicidad

Luego, al llegar a la Catedral Metropolitana, se embarcó en un automóvil abierto en el que recorrió varias calles del centro de la ciudad.

El tumultuoso primer "baño de masas" de Francisco en Brasil no registró incidentes, pero generó dudas sobre el esquema de seguridad armado para proteger al papa, que permanecerá en el país hasta el domingo para liderar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que atrajo a Río a entre 1.5 y dos millones de fieles, según las autoridades.

En una entrevista concedida horas antes de la llegada del jefe de la Santa Sede, el alcalde de Río, Eduardo Paes, había reconocido que la visita papal sería para la ciudad el evento "más complejo" desde el punto de vista logístico, por tratarse de "un líder espiritual de la importancia del papa Francisco, y que no sigue normas de seguridad".

Convocan a manifestaciones

El papa debe reunirse este lunes con Rousseff en el palacio Guanabara, frente al cual el grupo Anonymous Rio convocó a través de las redes sociales a un acto contra los 53 millones de dólares que cuestan a los contribuyentes brasileños su visita y la JMJ.

Los ateos, que protestarán por el mismo motivo, han llamado a un "desbautismo" colectivo, y grupos de defensa a los derechos de homosexuales convocaron a un "beijaóo" (besazo) entre personas del mismo sexo, según indicó la agencia AFP.

publicidad

El Vaticano asegura que el pontífice no está preocupado por las protestas y los expertos señalan que su discurso de reforma de una Iglesia en crisis, contra el derroche y en defensa de los desposeídos, está en sintonía con los manifestantes.

El operativo de seguridad contará con unos 30 mil militares y policías.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
publicidad