publicidad

Violencia en Río y Sao Paulo contra el Mundial de Fútbol

Violencia en Río y Sao Paulo contra el Mundial de Fútbol

Cientos de manifestantes salieron a las calles en Río y Sao Paulo para protestar contra el Mundial 2014.

El gobierno de Rousseff asegura que la Copa del Mundo se jugará sin contratiempos.

Cientos de manifestantes salieron a las calles anoche en Río de Janeiro y Sao Paulo para protestar contra la Copa Mundial de Fútbol que se disputará en Brasil a partir del 12 de junio.

Portando pancartas con leyendas tales como “Fifa go home”, las turbas quemaron bancos y se enfrentaron a policías antimotines.

Las autoridades informaron que 54 personas fueron detenidas durante los enfrentamientos en San Pablo. En Río de Janeiro los manifestantes fueron respaldados por el movimiento de familias sin techo.

Reportes de prensa señalan que los enfrentamientos comenzaron el miércoles por la noche cuando jóvenes ligados al grupo Black Blocs lanzaron piedras y bombas incendiarias contra sedes bancarias.

La Policía Militarizada desplegó un contingente de 800 agentes.

Las protestas contra el mundial no son nuevas en Brasil. En 2013 más de 1 millón de personas salieron a las calles en las principales ciudades para rechazar la organización de la Copa de Confederaciones y exigir un mayor presupuesto para la salud y la educación.

Las manifestaciones se desataron después de un aumento a la tarifa del transporte público.

Garantizan la Copa

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, garantizó el miércoles la plena seguridad durante el Mundial de fútbol que Brasil organizará entre el 12 de junio y el 13 de julio.

publicidad

La mandataria también descartó la posibilidad de que algún episodio violento pueda afectar al evento.

"No hay la menor hipótesis de que el Gobierno tolere cualquier violencia. No vamos a dejar que el Mundial sea contaminado. Se trata de un momento importante para el país", aseguró la mandataria en un pronunciamiento ante los miembros del Consejo de Desarrollo Económico y Social de la Presidencia, reportó Efe.

Pese a que Rousseff no mencionó directamente las manifestaciones que se han registrado en varias ciudades contra el Mundial, algunas de las cuales han terminando en episodios violentos, dijo que el país está preparado para evitar eventuales actos de este tipo que puedan empañar el evento.

“El Mundial implica un perfeccionamiento enorme de nuestra seguridad. Ofreceremos seguridad pesada. Nuestras Fuerzas Armadas participarán en carácter disuasorio, pero actuarán en toda la retaguardia de contención", agregó la mandataria al hacer referencia a la participación de militares en el plan de seguridad del Mundial.

Dijo además que las Fuerzas Armadas actuarán en coordinación con los cuerpos de policía del país y con los gobiernos regionales en las doce sedes del Mundial.

"Hemos hecho reuniones sistemáticas y hemos estado pendientes de todos los eventos, sin excepción", afirmó.

Seguridad en las favelas

publicidad

La semana pasada el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, garantizó la seguridad durante el Mundial tras la ola de violencia que se ha registrado en las últimas semanas en diferentes favelas ‘pacificadas’ de Río de Janeiro, palco de la final del torneo.

Cardozo realizó estas declaraciones tras un encuentro entre el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, y la presidenta Rousseff, para analizar el ataque de bandas armadas a tres comisarías de policía en favelas ‘pacificadas’ la semana anterior.

"Nuestro plan fue exhaustivamente discutido con todos los estados. Tenemos un excelente plan de seguridad para enfrentar situaciones en el Mundial. Estamos muy seguros. Tendremos un excelente Mundial con un excelente padrón de seguridad", comentó Cardozo.

Rousseff se comprometió a enviar un refuerzo de tropas federales para ayudar a contener los episodios de violencia vividos en las últimas semanas.

La ‘pacificación’ es el nombre con que el gobierno regional se refiere al proceso de instalación de puestos permanentes de policía en barriadas pobres que durante décadas fueron controladas por bandas de narcotraficantes.

Las favelas, 30 de las cuales ya cuenta con UPP, fueron ocupadas con el apoyo de soldados y blindados militares, que ayudaron a expulsar a las bandas de pistoleros que las dominaban.

En los últimos meses se han recrudecido los ataques de las bandas a las comisarías instaladas en las favelas bajo el control del Gobierno y en lo que va de año cuatro policías han muerto asesinados en tiroteos que tuvieron lugar en favelas pacificadas, reportó Efe.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad