publicidad

Venezuela nacionalizará Sidor

Venezuela nacionalizará Sidor

Atribuyó la medida a las condiciones de 'trabajo esclavo' y 'prepotencias' de la siderúrgica ítalo argentina.

'Explotación inclemente'

CARACAS - El vicepresidente de Venezuela, Ramón Carrizales, confirmó la nacionalización de la siderúrgica ítalo argentina Ternium-Sidor, la gigante andina y caribeña del acero, y la atribuyó a condiciones de trabajo esclavo y a prepotencias.

"Sabemos que el gobierno de Argentina siempre ha sido muy respetuoso de las normas internas" de otras naciones, por lo que "esto no generará ningún disputa y mantendremos las mejores relaciones", dijo en rueda de prensa y remarcó que la orden de nacionalización la impartió directamente el presidente, Hugo Chávez.

El consorcio internacional Ternium, básicamente de la familia Rocca de Argentina, posee en la actualidad el 60 por ciento de la siderúrgica, y el Estado y los trabajadores venezolanos se reparten en partes iguales el 40 por ciento restante.

La infraestructura de Sidor, situada unas 500 millas al sureste de Caracas y por la cual el Estado venezolano recibió unos $1,200 millones con su venta en 1997, dos años antes de la asunción de Chávez, la componen una veintena de instalaciones donde se produce acero, laminados en caliente y frío, hierro y tuberías.

La producción de todo ello, con "materia prima subsidiada, al igual que la electricidad", era posible con "una explotación inclemente" de los trabajadores, que estaban "sometidos a una semiesclavitud", remarcó Carrizales.

publicidad

Además, añadió, que parte de la producción era vendida luego a Venezuela "a precios internacionales"; es decir, pese a los subsidios "debemos cancelar altos precios".

"¿Que no han violado la ley, es posible que no haya violaciones, pero lo que se hacía era por lo menos antiético e inhumano", lo que el Gobierno de Venezuela "no puede permitir", remarcó.

Chávez decidió tomar el control

Carrizalez dijo que en las negociaciones de un nuevo contrato colectivo a las que acudió desde el mediodía del martes y hasta esta madrugada, "sentimos una actitud de colonizador" por parte de los gerentes de la empresa.

De estos solo se escucharon "posturas intransigentes, irrespetuosas, ofensivas, arrogantes y prepotentes, que simplemente buscaban mantener los esquemas de explotación bárbara a la que han estado sometidos estos trabajadores", sostuvo.

En ese contexto, dijo que se comunicó a Chávez y que este "me instruyó que les informara que el Estado toma el control" y que las condiciones de ello serán definidas en una posterior negociación.

Por ese motivo, dijo que aún "no podemos hablar de ningún tipo de oferta" y que "no estamos cerrados a ningún esquema" de compraventa.

Previamente, José Meléndez, portavoz del sindicato obrero de Sidor, informó que existía "júbilo con el pronunciamiento a la una de la mañana" y que la nacionalización "ha sido un golpe certero" a la patronal.

publicidad

Significa, además, añadió Rodríguez, "la concreción del sueño de los trabajadores del socialismo del siglo XXI que estamos esperando".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad