publicidad

Uribe mantiene la esperanza

Uribe mantiene la esperanza

El presidente Álvaro Uribe "ve una luz de esperanza" para contactar con las FARC y facilitar la liberación de los 45 rehenes.

Esperan reunión en breve

ESPA'A - El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, "ve una luz de esperanza" en los esfuerzos de la senadora Piedad Córdoba y del presidente venezolano, Hugo Chávez, para contactar con las FARC y facilitar la liberación de las 45 personas secuestradas, dijo su asesor José Obdulio Gaviria.

Gaviria, que visita la ciudad española de Valencia para firmar unos acuerdos de formación con el Gobierno de esta región española, aseguró en una conferencia de prensa que esperan que la reunión con los representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) "sea lo más pronto posible".

Recordó que estaba previsto celebrarla esta misma semana, pero "se ha aplazado y esperamos que sea lo más pronto posible", ya que se trata de "una tragedia terrible" para los secuestrados, 45 políticos, soldados y policías, que las FARC pretenden canjear por unos 500 guerrilleros presos.

"Por humanidad y por compasión es necesario que un representante de la sociedad pueda reunirse con los secuestrados en algún momento y en algún sitio", afirmó Gaviria, quien destacó que el Gobierno de Colombia "lleva cinco años intentando reunirse con los secuestradores sin ningún éxito".

Intermediación de Venezuela

Según explicó, a raíz del nombramiento de la senadora Piedad Córdoba se "ha podido entrar en contacto directo con los secuestradores y se ha abierto la posibilidad de que en Venezuela se haga una primera reunión" entre el Gobierno de Colombia y las FARC.

publicidad

El asesor de Uribe subrayó que para facilitar la negociación se han hecho "cosas casi inauditas para un Estado", como la liberación de 150 guerrilleros arrepentidos.

También destacó que el Gobierno de Colombia ha llegado a acuerdos con otras organizaciones, como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y dijo que con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) "tenemos posibilidades de conversación formal y de llegar a un acuerdo".

Terminar con guerillas

Según Gaviria, el mayor deseo de Álvaro Uribe, que no concurrirá a otro mandato, "es que no haya FARC, ELN y AUC. Depende de ellos cómo terminan su existencia como organización terrorista".

"Si los terroristas, dada su peligrosidad e importancia numérica, pero sobre todo su inmensa fortuna procedente de la cocaína, extienden la mano, el Gobierno y la sociedad colombiana tienen derecho a intentar un proceso de paz", agregó el asesor presidencial.

También dijo que este proceso de paz podría llevar implícitas "ciertas concesiones como penas cortas, posibilidad de que vuelvan a actividades políticas legales, o aprobar una figura de amnistía o indulto".

Diferencias con la Corte

Sobre la polémica con la Corte Suprema de Justicia, dijo que el presidente actuó como debía al pedir una investigación.

Uribe denunció el lunes que un paramilitar preso en el departamento de Antioquia aseguró por carta haber sido contactado por el magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia Iván Velásquez y por agentes de la Fiscalía de la Nación para involucrar al gobernante en el asesinato de un paramilitar a cambio de beneficios judiciales.

publicidad

"El presidente ha obrado con toda la energía, como debería haber obrado un presidente democrático", agregó su asesor, que sostuvo que lo contrario "era prácticamente poner su cabeza en una bandeja a quienes están por la desestabilización del país".

Padre pidió ayuda al Papa

En el Vaticano, Gustavo Moncayo, padre de un cabo del ejercito colombiano secuestrado hace diez años por las FARC, pidió al papa Benedicto XVI que haga un llamamiento para la liberación de todos los rehenes de la guerrilla.

Moncayo, que estaba acompañado por su hija Yuri Tatiana, saludó brevemente al pontífice en la plaza de San Pedro tras la audiencia general, e intercambió con él algunas palabras.

El colombiano, profesor de Ciencias Sociales, entregó a Benedicto XVI un video con sus actividades en la lucha para pedir la liberación de los rehenes de las FARC y una camiseta con la foto de su hijo.

'Caminante por la paz'

Moncayo quería también regalar al Papa unas cadenas, símbolo del secuestro de su hijo, pero la seguridad del Vaticano no permitió introducirlas en la plaza.

Tras el saludo al Papa, Moncayó expresó su deseo de visitar la tumba de Juan Pablo II en las grutas vaticanas.

Gustavo Moncayo, conocido como el "caminante por la paz" después de su larga marcha por Colombia para pedir un acuerdo humanitario que permita la liberación de los rehenes secuestrados por la guerrilla, está en Europa desde mediados de septiembre para tratar de internacionalizar su movimiento.

publicidad

El profesor colombiano se entrevistó ayer con el subsecretario de Exteriores de Italia, Donato di Santo, a quien pidió los esfuerzos de la diplomacia italiana para que se llegue a la liberación de los 45 personas en poder de las FARC.

Fuentes diplomáticas explicaron que no se producirá el encuentro con el presidente del Gobierno, Romano Prodi, por lo que Moncayo fue recibido por el representante de Exteriores.

Durante su visita al Vaticano y en sus reuniones con el representante de la diplomacia italiana, Moncayo ha destacado que sus llamamientos son "no sólo para la liberación de su hijo, sino de todos los secuestrados".

Moncayo cuenta en su viaje por Europa con el apoyo de la Federación Internacional de Comités de Ingrid Betancourt (FICIB), que agrupa a diversas asociaciones que militan por la liberación de la ex candidata presidencial, de nacionalidad franco-colombiana, y secuestrada desde febrero de 2002.

El hijo de este profesor colombiano, Pablo Emilio Moncayo, es un cabo del Ejército colombiano, secuestrado durante una acción militar en diciembre de 1997, y está considerado el rehén más antiguo de las (FARC).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad