publicidad

Uribe criticó derribo de puentes por Venezuela pero mantiene tono conciliador

Uribe criticó derribo de puentes por Venezuela pero mantiene tono conciliador

El presidente Álvaro Uribe tildó de "muy grave" la voladura de dos puentes en la frontera por militares venezolanos.

Dieron sus argumentos

BOGOTÁ - El presidente colombiano, Álvaro Uribe, tildó de "muy grave" la voladura de dos puentes en la frontera por militares venezolanos, pero insistió en mantener el tono conciliador hacia el país vecino al afirmar que su Gobierno "no producirá gestos de guerra".

"Nuestra determinación es la derrota del terrorismo, nunca la guerra a los pueblos hermanos", subrayó en una entrevista con la emisora colombiana RCN el mandatario, quien agregó: "Nada de provocaciones verbales, hay que acudir a los organismos internacionales".

Uribe enfatizó que Colombia no tiene nada "contra la comunidad internacional y mucho menos contra Venezuela".

Las denuncias de que militares venezolanos destruyeron al menos dos puentes en la zona fronteriza con Colombia se sumaron a una serie de episodios que han contribuido a deteriorar en las últimas semanas las relaciones entre Bogotá y Caracas.

Según denuncias de pobladores y autoridades del departamento colombiano de Norte de Santander, soldados venezolanos volaron con cargas explosivas dos puentes colgantes peatonales sobre el río Táchira, limítrofe entre ambos países.

Puentes fronterizos

El vicepresidente venezolano, Ramón Carrizalez, confirmó la voladura de los puentes, pero los calificó de ilegales y de "pasarelas improvisadas" que sirven "para los narcotraficantes".

publicidad

"No tienen sustento" las denuncias de Colombia al respecto, dijo el vicepresidente venezolano, quien también acusó al país vecino de "manipular la realidad".

Francisco Arias Cárdenas, vicecanciller venezolano, ratificó que su país no "estaba volando puentes" sino retirando "facilidades al narcotráfico" y que la única forma de superar las tensiones, que dijo no eran entre Colombia y Venezuela, sino entre Colombia y toda Sudamérica, era echando atrás un convenio de cooperación militar firmado en octubre entre Bogotá y Washington.

De su parte, el Gobierno colombiano consideró la acción como una "violación a la ley internacional" y "una agresión contra los civiles", y por ello anunció que denunciará a Venezuela ante el Consejo de Seguridad de la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA).

Serenidad 'extrema'

El ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva, alertó en declaraciones a Caracol Radio de que el Gobierno no permitirá agresiones contra la población civil ni contra su territorio.

Colombia mantendrá su "serenidad" y no caerá en "provocaciones (...)No caemos en guerra verbal o insultos, nos resbala lo que puedan decir, lo que sí no podemos aceptar es una agresión contra la población civil ni contra el territorio patrio. Para eso estamos preparados", advirtió Silva.

publicidad

La situación de crisis actual con Venezuela "nos exige una actitud extremadamente serena, hay que evitar a toda costa una provocación, pero tenemos un límite, naturalmente", añadió.

Colombia y Venezuela registran en los últimos meses un grave deterioro de sus relaciones diplomáticas, políticas y comerciales, a raíz del acuerdo militar por el que Estados Unidos puede utilizar al menos siete bases colombianas.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, considera que ese acuerdo militar es "una amenaza" para la seguridad regional, y a comienzos de noviembre llamó a los militares de su país y a su pueblo a "prepararse para la guerra", aunque después matizó esa "invitación".

Colombia tiende la mano

Anoche, en un comunicado difundido por la cancillería, el Gobierno venezolano pidió a la Unión Europea (UE) que "exhorte" a Estados Unidos y a Colombia a desistir de "convertir a Sudamérica en una zona de inestabilidad" con el acuerdo militar que firmaron.

En el marco de la crisis entre Bogotá y Caracas, los incidentes en la frontera se han sucedido en las últimas semanas con un saldo de más de una decena de muertos.

Pese a todo, Uribe afirmó que Colombia "no va a cerrar la frontera" y tampoco piensa aplicar restricciones al comercio con el vecino país.

"Para Colombia el comercio internacional es también una expresión de solidaridad. En estos momentos de escasez, si nos queda un litro de leche lo compartimos con Venezuela", apuntó el gobernante.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad