publicidad
No es la primera vez que se registra una turba en Bolivia.

Una turba quemó vivo a un hombre acusado de asesinato en Bolivia

Una turba quemó vivo a un hombre acusado de asesinato en Bolivia

Un hombre de 25 años murió al ser quemado vivo en un linchamiento ocurrido en un pueblo de La Paz, donde una turba lo señaló como líder de una banda.

No es la primera vez que se registra una turba en Bolivia.
No es la primera vez que se registra una turba en Bolivia.

Se trata de Edwin Mamani Buendía, "El Pato", capturado esta tarde por pobladores de la localidad de Palos Blancos, a 254 kilómetros de la ciudad de La Paz, que le acusaron de ser el cabecilla de una banda juvenil que asesinó el fin de semana a Adhemar Velasco, reportó la radio Erbol.

La turba golpeó a Mamani, lo ató y lo encerró en un vehículo para después prender fuego al auto.

"Le han hecho recorrer el pueblo, lo han golpeado, lo han torturado. El joven decía que él no fue (el que asesinó a Velasco). Él trabajaba con un auto, lo metieron ahí y quemaron el auto", relató una habitante de Palos Blancos al canal privado Bolivisión.

Turba estaba enfurecida

La turba también capturó a una decena de jóvenes que supuestamente también participaron en el asesinato de Velasco y les retuvo en las oficinas de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Palos Blancos.

publicidad

Una delegación policial del pueblo vecino de Caranavi acudió al lugar para investigar el suceso.

Entre junio y julio se registraron al menos cinco muertos en Bolivia por linchamientos.

Grupos vecinales e indígenas suelen justificar torturas y asesinatos contra presuntos delincuentes alegando que aplican la "justicia comunitaria", consagrada en la Constitución promulgada en 2009, aunque el Gobierno de Evo Morales niega que los asesinatos sean parte de ese sistema judicial.

La presidenta de la Cámara de Senadores, la oficialista Gabriela Montaño, lamentó hoy el suceso en Palos Blancos que, según dijo, "no es justicia indígena originaria campesina" sino "es justicia por mano propia y eso es un delito".

"Esos hechos de justicia por manos propias no tienen nada que ver con la justicia comunitaria, con la justicia indígena originaria campesina que está en nuestra Constitución y en nuestras leyes, eso lo tiene que saber la población", insistió.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) e instituciones como la Defensoría del Pueblo de Bolivia han expresado varias veces su preocupación ante los linchamientos y han pedido a las autoridades que actúen para frenar estas acciones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad