publicidad

Una huelga de transporte paraliza las principales ciudades de Argentina

Una huelga de transporte paraliza las principales ciudades de Argentina

El paro fue convocado por los sindicatos argentinos, kircheristas y de oposición, para exigir al Gobierno la actualización del impuesto a las ganancias.

Las principales ciudades argentinas se paralizaron este martes por la huelga convocada por sindicatos argentinos, principalmente del transporte de pasajeros y de carga, para exigir al Gobierno la actualización por inflación del impuesto sobre la renta, que se aplica al salario de los trabajadores.  

Se trata del cuarto paro nacional que enfrenta la presidenta Cristina Fernández de Kirchner desde que asumió el Gobierno, en diciembre de 2007. Esta vez, la protesta se desarrolla en vísperas de la precampaña para elegir a los candidatos que se presentarán a las presidenciales de octubre próximo

Los trenes, autobuses y el metro dejaron de funcionar a la medianoche del lunes y eran muy pocos los taxis que circulaban a primera hora por Buenos Aires. Lo mismo ocurrió en grandes capitales provinciales como Rosario, Córdoba y Mendoza.

Todos los vuelos nacionales y regionales programados para este martes en el Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires fueron cancelados, mientras que una decena corrieron la misma suerte o fueron desviados en el aeropuerto internacional de Ezeiza, a las afueras de la capital argentina.

Agrupaciones de izquierda cortaron los principales puntos de acceso a Buenos Aires, lo que impidió además la entrada a la ciudad de miles de trabajadores que viajaban en su propio vehículo. El transporte de carga, portuario y la recogida de basuras también quedaron interrumpidos, mientras que los hospitales atienden solo urgencias y bancos y tribunales permanecen cerrados.

publicidad

La convocatoria al paro nacional fue hecha por varios sindicatos, incluyendo los de chóferes de autobús y locomotoras, que solían identificarse con el gobierno peronista de los Kirchner. Su principal demanda es que sea modificado el impuesto a las Ganancias, aplicado a los salarios superiores a los 15.000 pesos (1.700 dólares). Un reclamo al que se opone el Gobierno bajo el argumento de que sólo afecta “al 10% de los trabajadores” con mejores sueldos.

“La huelga es total”, celebró este martes por la mañana el titular de la Confederación General del Trabajo Azul y Blanca, Luis Barrionuevo. La última huelga general que había afrontado el Gobierno de Cristina Fernández fue el pasado agosto, cuando sindicatos opositores, con el apoyo de movimientos de izquierda y sectores rurales organizaron un paro de 36 horas en rechazo de las políticas del Gobierno.

El Gobierno argentino atribuye el paro a intereses políticos en año electoral. Al respecto,  El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que “hubiera trabajado el 95% de la gente, pero no pueden porque no tienen con qué viajar”.

Por su parte, el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró que la medida de fuerza está “absolutamente fuera de lugar” y lamentó que la convoquen “gremios que han sido privilegiados en los últimos años por las políticas del gobierno nacional”.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad