publicidad
El minero Edison Peña debió ser internado en una clínica por una crisis de angustia.

Un minero chileno presentó crisis de angustia; otros abusan del alcohol

Un minero chileno presentó crisis de angustia; otros abusan del alcohol

El minero Edison Peña debió ser internado en una clínica por una crisis de angustia.

El minero Edison Peña debió ser internado en una clínica por una crisis...
El minero Edison Peña debió ser internado en una clínica por una crisis de angustia.

Salen a la luz consecuencias psicológicas

SANTIAGO - El minero Edison Peña, uno de los 33 rescatados desde el fondo de la mina San José, debió ser internado en una clínica por una crisis de angustia, mientras cinco o seis de sus compañeros han presentado excesos en el consumo de alcohol, informó una fuente médica.

"Presentaba un cuadro angustioso severo y consideramos necesario sedarlo. Los motivos los estábamos analizando", dijo Jorge Díaz, médico de la Asociación chilena de Seguridad -donde se atienden los trabajadores- al diario La Tercera.

Peña, de 34 años, es el primer minero que regresa al hospital luego de que fueran rescatados el 13 de octubre pasado, al cabo de 69 días de encierro a 700 metros de profundidad en la mina San José.

publicidad

Todos, salvo dos, fueron dados de alta 48 horas después del rescate, por sus buenas condiciones físicas, pero con la recomendación de descansar por al menos 15 días, cuestión que muchos que no han seguido por una serie de celebraciones familiares y el acoso de los medios de prensa.

Peña, soltero y sin hijos, se quebró cuando tomó la palabra en una fiesta en honor de los rescatados que se llevó a cabo el martes y también durante un programa de televisión que se transmitió en vivo el viernes pasado.

Beben alcohol en exceso

En tanto, cinco a seis de sus compañeros han consumido en exceso alcohol durante las celebraciones organizadas por su retorno a la superficie.

"Estamos hablando de alrededor de cinco a seis personas que han tenido problemas de manejo de alcohol, especialmente en las últimas celebraciones, las que no han ayudado al estado de los trabajadores", explicó Díaz.

Los mineros quedaron atrapados el 5 de agosto pasado y fueron rescatados en una exitosa operación la semana pasada que se extendió por unas 22 horas.

Están hartos de la fama

Una semana después de ser rescatados del fondo de una mina en Chile, los 33 mineros viven aún los ecos de la mediatizada experiencia pero algunos comienzan a quejarse por la sobreexposición e incluso uno de ellos señaló que estaba mejor dentro del yacimiento donde estuvo encerrado por 69 días.

publicidad

"A veces pienso que estaba mucho mejor dentro de la mina, porque toda esta situación me tiene muy nervioso y no puedo dormir bien", declaró el minero Omar Reygadas, de 56 años, al diario El Mercurio, demostrando su hastío por el frenesí mediático que se ha generado tras su rescate.

De vivir en un ambiente protegido al interior de la mina San José -comparado con el útero materno-, los mineros pasaron entonces a experimentar los rigores de la fama, con cientos de cámaras de televisión apuntando constantemente sobre ellos y poco espacio para descansar, como les recomendaron los psicólogos que los trataron.

El acoso de la prensa

Si bien hay algunos que parecen gozar con el momento, muchos ya se declaran cansados del asedio.

"Estoy super cansado por el asedio de la prensa, los compromisos con las autoridades, los viajes. Esperemos que esto pase pronto y se calme todo", señaló el minero Mario Gómez, el mayor del grupo de 63 años.

"El acoso de la prensa nacional y extranjera ha sido bastante extensa. Sólo soy un minero. Esto de la fama no es para mí. Por favor ayúdenme", declaró de su lado el minero Mario Sepúlveda, el más histriónico de sus compañeros y el segundo en salir del yacimiento.

La evidente falta de espacio para descansar preocupa a los especialistas.

"Lo que más ha afectado a los mineros es la falta de descanso. Se les había pedido que tuvieran un régimen especial por al menos 15 días pero por esta cosa mediática no han tenido este espacio", explicó a la AFP el psicólogo Alberto Iturra, jefe del equipo de apoyo a los mineros rescatados.

publicidad

"Necesitan descansar y nosotros los vamos a acompañar todo el tiempo que sea necesario", agregó el experto, sobre las terapias que requieran los mineros para superar primero el trauma del encierro y luego enfrentarse de golpe a una nueva realidad.

Solo cuestión de tiempo

La súbita fama de los mineros era previsible, al igual que el deseo de alguno de ellos por volver a la mina San José, según Iturra.

"Lo anunciamos en algunas consideraciones previas. Es natural que después de que pasen cinco o seis días comiencen a echarse de menos entre ellos y extrañar la mina, donde había mucho más paz y tenían control del espacio", explicó el psicólogo.

Pero en uno o dos meses, su vida debiera retornar a la normalidad.

"Es una ilusión pensar que esto les va a cambiar la vida. Dentro de un mes o dos meses, muchos van a estar pensando en volver al trabajo de minero", concluyó el experto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad