publicidad

UE y Cuba reanudaron cooperación con voluntad pero sin esconder diferencias

UE y Cuba reanudaron cooperación con voluntad pero sin esconder diferencias

La Unión Europea y Cuba reanudaron tras cinco años de interrupción, la cooperación y el diálogo político.

Ayuda de emergencia

LA HABANA - La Unión Europea (UE) y Cuba reanudaron en La Habana, tras cinco años de interrupción, la cooperación al desarrollo con expresiones de voluntad para avanzar también en el terreno político pero sin ocultar las diferencias que aún mantienen.

El comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, y el ministro de Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, rubricaron la declaración con la que se reanuda la colaboración en un acto formal en el que estuvo también el presidente de la Comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo, el español Josep Borrell.

Michel ofreció dos millones de euros (2,56 millones de dólares) como "ayuda de emergencia" inmediata, para paliar los destrozos causados por el reciente paso de dos huracanes por la isla, y el compromiso de otros 25 a 30 millones de euros (de 32 a 38,4 millones de dólares) a partir de 2009.

"La Comisión Europea (CE) anunció hoy una ayuda de emergencia de dos millones de euros que puede ser inmediatamente utilizada para este tema de emergencia humanitaria", declaró Michel a la prensa tras la firma del documento.

Indicó que, además, se han identificado ya "de 25 a 30 millones de euros que podrán financiar proyectos para reconstruir todo lo malogrado y todos los daños ocasionados por los huracanes", que golpearon Cuba hace casi dos meses dejando daños valorados oficialmente en unos 5.000 millones de dólares.

publicidad

Sectores prioritarios

"Este monto de 25 a 30 millones de euros estarán disponibles a partir de 2009", agregó Michel.

Explicó que en dos semanas visitará la isla una delegación encabezada por el director general de Desarrollo de la Comisión, Stefano Manservisi, para identificar junto a la parte cubana los sectores y los programas que se pueden implementar "con celeridad" en campos como ciencia, educación o salud.

El comisario expresó su "gran satisfacción" por la reanudación de la cooperación interrumpida en 2003 por Cuba tras la decisión del bloque de establecer sanciones diplomáticas a raíz de las condenas en juicios sumarísimos a 75 disidentes.

Las sanciones fueron suspendidas en 2005 y definitivamente eliminadas en junio pasado.

Durante los saludos protocolarios, el comisario le manifestó a Pérez Roque "la voluntad sincera de la UE de volver a crear las bases con Cuba para desarrollar una relación fuerte, estratégica, útil, positiva y respetuosa".

Sobre derechos humanos

"Estoy completamente seguro de que, de manera rápida, con una buena voluntad recíproca, espíritu de comprensión mutuo y respeto, esta nueva alianza entre Cuba y la Unión Europea tendrá resultados positivos para ambas partes", dijo posteriormente.

Incluso afirmó que en cuestiones como la reforma de las instituciones financieras internacionales la UE tiene posiciones y compromisos que son "muy cercanos" a los de Cuba.

publicidad

Aunque también señaló que "ningún tema debe constituir un tabú", en alusión a los derechos humanos, en el marco del diálogo político iniciado la semana pasada en París durante la primera reunión ministerial de ambas partes.

Pérez Roque correspondió afirmando que "se abre una nueva etapa que deja atrás los enfrentamientos del pasado", algo que es "coherente con los intereses de los pueblos de la UE y el pueblo cubano".

Añadió que las coincidencias entre ambas partes deben "ser la base" para las relaciones futuras y manifestó la "determinación" de Cuba de avanzar en el diálogo político con la UE iniciado la semana pasada en París.

Además, reconoció la contribución personal del comisario Michel, Borrell y otros políticos, "en particular el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el Gobierno español, que han jugado un papel fundamental en el encauzamiento de las relaciones entre la UE y Cuba".

Sin embargo, recordó que "hay también diferencias que deben ser discutidas con respeto y no deben ser obstáculo ni al diálogo ni a la cooperación ni a las relaciones".

"Hay que seguir trabajando para establecer un marco mutuamente aceptado que establezca un ámbito de cooperación y de relaciones bilaterales negociado y aceptable para ambas partes que, en la opinión de Cuba, deberá sustituir en el futuro la posición común de la UE de 1996", agregó el canciller.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad