publicidad

Supervivientes de genocidio hablaron

Supervivientes de genocidio hablaron

Contaron sus experiencias tras sobrevivir a las masacres perpetradas por el gobierno guatemalteco en contra de comunidades indígenas

Se trata de Jesús Tecú, de 35 años, y de Juan Manuel Jerónimo, de 63, quienes hoy comparecieron ante la prensa como testigos de excepción de los asesinatos de sus familiares."Nosotros exigimos Justicia y un acuerdo amistoso al Estado de Guatemala", que rechazó la denuncia presentada por las víctimas y sus familiares, subrayó Juan Manuel Jerónimo, quien ha perdido a su esposa y a sus cuatro hijos, de siete, cinco y tres años, además de un bebé de seis meses.Jerónimo aclaró que son conscientes de que la vida de sus familiares "no puede tener precio", pero que luchan por mejorar las condiciones de las aldeas indígenas cuyos "recursos y cultura" fueron arrasadas.Desde su escondrijo, a unos 60 metros de la casa donde las patrullas habían trasladado a su familia, Jerónimo fue testigo de la "balacera (tiroteo)" que acabó con la vida de sus allegados, que posteriormente fueron rociados con combustible y prendidos fuego.En total, cifró en 184 personas las asesinadas aquel 18 de julio de 1982, en el que especialmente, dijo, las adolescentes, fueron "violadas, torturadas y degolladas".Relató el atroz periplo de su familia cuando en julio de 1982 el "Ejército Nacional de Guatemala llegó a la comunidad de Plan de Sánchez" y las patrullas registraron vivienda por vivienda, de las que hacían salir a todos los vecinos.Aquel día, tanto él, como sus tres hermanos, decidieron huir al considerar que estaban perseguidos por ser miembros de la Iglesia Católica.Jerónimo, precisó, que era acusado de que en su labor catequista reunía a la población para "aprovechamiento de la guerrilla".

publicidad

Tecú Osorio, quien ha perdido a varios de sus hermanos, relató cómo se salvó con apenas diez años de varias masacres perpetradas en la aldea de Río Negro, en las que murieron varios cientos de personas y otras fueron secuestradas.Unas acciones, añadió, que eran "seguidas de visitas constantes del Ejército Nacional de Guatemala y las patrullas de autodefensa civil que registraban las casas e intimidaban a la población".Tecú Osorio, que junto a Jerónimo prestará declaración como testigo ante la Audiencia Nacional española el próximo viernes, enfatizó que han viajado hasta Madrid para denunciar ante la comunidad internacional el genocidio ocurrido en los años ochenta en Guatemala.La Corte de Constitucionalidad de Guatemala, el máximo tribunal de Justicia del país, dictaminó el pasado 19 de diciembre que España no es competente para juzgar esos hechos y anuló el proceso abierto en este país por el juez Santiago Pedraz.Pedraz investiga, por un lado, la presunta participación de cinco militares y dos civiles en el incendio de la Embajada de España en Guatemala el 31 de enero de 1980, donde hubo 37 muertos, y, por otro, la implicación de los militares en delitos de genocidio contra la población indígena en la década de los ochenta, caso por el que testificarán las dos personas citadas.La Organización Center for Justice & Accountability (CJA) y la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) acompañan al primer grupo de 17 testigos y peritos que desde este lunes comparecen ante Pedraz.Probablemente hoy declarará ante el juez el periodista estadounidense Allan Nairn, quien residió en Guatemala en los años ochenta, donde llevó a cabo varios reportajes de investigación sobre como se aniquiló en Guatemala el pensamiento opositor indígena.Francisco Soto, representante de la CJA, subrayó hoy que ante "la impunidad y el desalentador panorama de la Justicia Gatemalteca" las víctimas y sus familiares decidieron "asistir al llamado" de Pedraz.Por último, la abogada Almudena Bernabeú pidió a la Unión Europea y a los gobiernos europeos que "reaccionen" ante estos crímenes.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad