publicidad
.

Suman 270 mil muertos en Haití logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bf...

Suman 270 mil muertos en Haití

Suman 270 mil muertos en Haití

El presidente de Haití, René Préval aseguró que aumentó a 270 mil los muertos por el devastador terremoto.

País devastado

PUERTO PRINCIPE -  El gobierno ha enterrado 270 mil cadáveres en fosas comunes desde el terremoto que devastó Haití el mes pasado, informó el miércoles el presidente Rene Preval.

Para ayudar a través de Univision y la Cruz Roja llama al 1-800-842-2200.

La oficina de Preval en Puerto Príncipe informó que el presidente dio a conocer la nueva cifra durante una reunión con mandatarios de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), que se realiza en Ecuador.

La cifra supera en 40 mil la que dio el ministro de Comunicaciones haitiano en la víspera, aunque un trabajador en las fosas comunes dijo el miércoles que ha habido apenas dos entierros allí en lo que va de esta semana.

¿Cómo puede saberse un número exacto o al menos aproximado? El gobierno prácticamente no funciona y los grupos humanitarios están demasiado ocupados con las labores de rescate como para calcular una cifra precisa.

La fuerza conjunta de tareas a cargo de la respuesta mundial al desastre -gobiernos y militares de otros países, agencias de las Naciones Unidas y funcionarios del gobierno haitiano- sólo repiten la cifra de muertos que da el gobierno de Haití. Y ese gobierno, cuya infraestructura resultó devastada por el sismo, no ha sido capaz de explicar su metodología.

Ningún gobierno ni agencia independiente ha dado su propia cifra de muertos. Muchas dependencias que suelen ayudar a calcular cifras de bajas dicen estar demasiado ocupadas ayudando a los sobrevivientes como para llevar la cuenta de los muertos.

publicidad

El conteo

Las autoridades haitianas no dan una explicación convincente acerca de cómo llegaron a esa conclusión. Paulatinamente fueron dando cifras mayores: 111 mil 481 el 23 de enero, 150. mil el 24 de enero, 212 mil el sábado y 230 mil el martes. E incluso algunos funcionarios del gobierno manifiestan escepticismo sobre esta última cifra.

"Personalmente creo que muchas de las informaciones que da el gobierno al público son estimaciones", dijo el principal epidemiólogo haitiano, el Dr. Roc Magloire.

Muchos ciudadanos acusan incluso al gobierno de inflar los números para atraer ayuda extranjera y para restar peso a su propia respuesta vacilante.

"Nadie sabe cómo compaginaron ese recuento de muertos. No hay lista de nombres. No hay lista de quienes todavía podrían estar atrapados. No hay fotos de las personas que enterraron", dijo Jacques Desal, propietario de un comercio. "Nadie nos dice nada. Sólo quieren la ayuda".

En los desastres de grandes proporciones es común ver grandes discrepancias en la cifra de muertos: los gobiernos pueden usar cifras menores para salvar las apariencias, o mayores para atraer ayuda exterior. Pero en el caso de Haití, donde las mismas instituciones responsables de compaginar la información fueron devastadas, es particularmente difícil calcular la cifra.

Caos en la capital

Un tercio de los nueve millones de haitianos estaban en la caótica capital cuando se produjo el terremoto minutos antes de las 5 de la tarde. Muchos se preparaban para salir de las oficinas o las escuelas. Se derrumbaron unas 250 mil casas y 30 mil edificios comerciales, según cálculos del gobierno, muchos de ellos sepultando gente en su interior.

publicidad

Durante días, la gente apiló cadáveres a los costados de los caminos o los dejó semienterrados bajo los escombros. Muchos más permanecen debajo de los restos de los edificios, según el hedor revelador.

Unos pocos días después del temblor, el departamento de obras públicas, conocido como CNE, empezó a recoger cadáveres de las calles para depositarlos en tumbas abiertas por excavadoras en Titanyen, al norte de la capital, en medio de colinas de tiza y piedra caliza que miran al Mar Caribe. Las trincheras tienen 6 metros (20 pies) de profundidad y se elevan hasta 6 metros (20 pies) de altura.

El gobierno dice haber contado 230 mil cadáveres durante esas tareas y dice que la cifra no incluye a las personas enterradas en ceremonias privadas. Pero en Titanyen, un trabajador, Estelhomme Saint Val, dijo el miércoles que nadie había contado los cuerpos.

"Los camiones los depositaban donde fuera, y después nosotros los cubríamos", dijo. "Enterramos gente a lo largo de los caminos. Era imposible hacer un recuento".

Y aunque la cifra del gobierno aumentó en miles del sábado al martes, Saint Val dijo que sólo llegó un camión esta semana con dos cadáveres. Agregó que los trabajadores recibían 15 camiones cargados de cadáveres por día después del sismo, pero que la cifra bajó hace unos diez días.

publicidad

Cifras no denifitivas

La ministra de comunicaciones Marie-Laurence Jocelyn Lassegue, que anunció el martes la nueva cifra, se negó a precisar cómo se hizo el cálculo.

"Por el momento hemos contado 230 mil muertes, pero estas cifras no son definitivas", agregó. "Es una cifra parcial".

Señaló que el número no es definitivo, pues no incluye los cadáveres sepultados por funerarias privadas en cementerios no controlados por el Estado, ni las personas enterradas por sus propias familias. Esa cifra que dio la ministra el martes se asemejó a las víctimas que dejó el tsunami en el Océano Indico en el 2004.

A casi un mes del devastador terremoto, el caos prevalece entre los habitantes que exigen una mejor distribución de ayuda humanitaria.

Sin definir la reconstrucción

El ministro del Interior de Haití, Paul Antoine Bien-Aime, de visita en Colombia, afirmó el lunes que aún no hay decisiones definitivas sobre cómo será la reconstrucción tras el terremoto que estremeció esa empobrecida nación, pero que sin lugar a dudas habrá que evacuar a personas de la capital.

"Las decisiones definitivas en cuanto a la construcción no están todavía" tomadas, dijo a reporteros el ministro haitiano a su llegada a la terminal en Bogotá y por invitación de su colega colombiano, Fabio Valencia.

publicidad

"Pero sabemos que vamos a tener que vaciar Puerto Príncipe un poco", agregó el funcionario hablando en francés con traducción oficial al español. Sin embargo, tampoco "podemos decir que vamos a desplazar la capital totalmente", agregó.

El ministro llegó para una visita de unas horas y regresó por la tarde a Puerto Príncipe luego de reuniones con funcionarios del gobierno colombiano y recorrer sectores de la ciudad de Armenia, en el departamento de Quindío y a unos 175 kilómetros al oeste de Bogotá. Armenia fue reconstruida tras sufrir un terremoto de más de seis grados de intensidad en enero de 1999 y cuando murieron un millar de personas.

Apoyo de Colombia

Tras reunirse con el ministro haitiano en la casa de gobierno, el presidente Alvaro Uribe dijo que discutieron la posibilidad de que Colombia, previo acuerdo con el gobierno de Puerto Príncipe, se encargue de la reconstrucción de un sector de la ciudad y de atender a su población, en una tarea que Bogotá asumiría con fondos públicos y privados, que no cuantificó.

Sobre los aportes del Estado colombiano, Uribe dijo que el caso "puede sentar un precedente para que cada país de la región aporte a la reconstrucción de Haití de acuerdo al porcentaje en que ese país participe en los órganos multilaterales. Podría ser una formula equitativa u otra. Lo proponemos para ayudar a buscar opciones", añadió el mandatario.

publicidad

El ministro haitiano no se pronunció sobre la propuesta y sólo agradeció la ayuda hasta ahora recibida por Bogotá, que envió a Haití toneladas de comida, un hospital militar de campaña con médicos y equipos de búsqueda y rescate.

La propuesta colombiana entre otras serán tema de análisis en una cita el martes en Quito de presidentes de los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), a la que Uribe ya confirmó su asistencia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad