publicidad
Un hombre se sostiene de una cuerda cuando trata de cruzar una calle en una céntrica calle de Chañaral, ubicada a 600 kilómetros al norte de Santiago, Chile.

Sube a siete el número de muertos en el norte de Chile por temporal

Sube a siete el número de muertos en el norte de Chile por temporal

Se suman 19 desaparecidos, 8 mil casas dañadas y miles de damnificados por las historicas inundaciones.

Un hombre se sostiene de una cuerda cuando trata de cruzar una calle en...
Un hombre se sostiene de una cuerda cuando trata de cruzar una calle en una céntrica calle de Chañaral, ubicada a 600 kilómetros al norte de Santiago, Chile.

Al menos siete muertos, 19 desaparecidos y más de 8 mil casas dañadas es el saldo hasta ahora de un temporal de lluvia en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, en el norte de Chile.

"Recuperar la conectividad terrestre con todas las comunas es una prioridad porque nos permitirá llegar con los equipos de ayuda humanitaria", dijo el viernes el ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Peñailillo.

El funcionario dijo que las 8,000 casas necesitarán un subsidio estatal para su recuperación.

Mientras, decenas de personas tuvieron que improvisar albergues en los lugares más altos de pueblos y ciudades donde no llegan las aguas desbordadas del río Copiapó.

La presidenta Michelle Bachelet recorrió algunos de los sitios afectados el jueves, y recogió las inquietudes y quejas de los damnificados.

publicidad

Las ciudades de Copiapó, Taltal y otros pueblos como El Salado y Chañaral concentraban el viernes las tareas de búsqueda de las personas desaparecidas en medio de barro y escombros.

Las lluvias torrenciales llegaron el martes hasta la región del desierto de Atacama, una de las zonas más secas del mundo, provocando una crecida extraordinaria del río Copiapó.

La zona vivía una histórica sequía de una década. En la zona al año se registran menos de 3 milímetros de lluvias.

Julio Sarabia, del servicio de meteorología, explicó que entre el miércoles y jueves cayeron unos 24 milímetros de lluvia en la ciudad de Antofagasta, una zona desértica que habitualmente recibe 1,7 milímetro de lluvia al año.

El alcalde de Copiapó, Mario Cicardino, dijo al diario La Tercera que todos los años las lluvias en la zona son pocas e intermitentes, mientras que en la precordillera y Cordillera de Los Andes el agua se convierte en nieve. Pero que todo eso cambió el 25 de marzo de 2015.

"Hay una situación muy especial, la lluvia, esta agua que inundó Copiapó debería haber sido nieve en la cordillera y precordillera, pero hay una corriente cálida que hizo que fuera lluvia y no nieve. Esto produjo una crecida en los ríos. Esto es una situación climatológica muy especial, porque acá siempre caía nieve. Esto produjo los aluviones e inundó Copiapó. Esto se da cada 100 años", explicó el edil.

El funcionario dijo además que había que tener “claridad con esto” cuando se empieza a buscar responsables, y que creía que “ni los meteorólogos lo sabían”, los daños aque causarían las lluvias del martes.

Las inundaciones fueron provocadas por las aguas, y no la nieve, que bajaron de las montañas, llenó embalses y aumentaron rápidamente el caudal de los ríos.

El gobierno dijo que una inundación similar no se registraba hace por lo menos 80 años.

Ciccardini recordó que pasadas las cuatro de la mañana del miércoles decidió salir a la calle. "Yo me vine por la carrera tocando la bocina, tocando los timbres, 'se viene el agua'; tocamos timbres y sirenas de los bomberos. Yo sabía lo que venía, por las historias de mis abuelos, pero no por la ONEMI (Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior). Sobre esto había completo desconocimiento. Pero estas son situaciones circunstanciales".

Pero el edil reconoció al diario La Tercera que si bien habían antecedentes de este tipo de fenómeno, "nada podría presagiar" que se iba a dar este año. "Es imposible saber si en 100 años más no va a volver esto".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad