publicidad

Sobrevivientes afirman que no les ayudaron cuando se quemaba cárcel hondureña

Sobrevivientes afirman que no les ayudaron cuando se quemaba cárcel hondureña

Los sobrevivientes afirman que no les ayudaron cuando se quemaba la cárcel hondureña de Comayagua que dejó más de 350 muertos.

Testimonios de sobrevivientes

Mientras comenzaron las tareas de identificación de los muertos que dejó un incendio en el penal de Comayagua, en Honduras, los sobrevivientes aseguran que las autoridades penitenciarias no les brindaron ayuda ante la catástrofe.

Lista de sobrevivientes 

Reos que sobrevivieron al incendio en la cárcel de Comayagua, donde murieron má de 357 reos, aseguraron hoy que se salvaron porque rompieron el techo de sus celdas al ver que ninguna autoridad del recinto les ayudaba.

"A pura gracia de Dios nos pudimos salvar, queremos dar a conocer que lo que sucedió fue por puro descuido", expresó a la agencia Efe uno de los sobrevivientes quien, al igual que otros dos compañeros, no quiso identificarse para evitar represalias de las autoridades.

"Tenemos que hablar por las personas que ya están muertas, porque ya los muertos no pueden hablar", agregó.

"Gracias a Dios estamos vivos" 

"Nadie abrió los portones, nos cansamos de gritar; tuvimos que saltar nosotros cuando ya (el centro penal) agarró fuego en forma; tuvimos que saltar por el (techo de) zinc para afuera", relató otro de los reos.

"No sabemos cómo fue, (no) nos dimos cuenta hasta que vimos humo (...) El fuego fue tan tremendo que no podíamos salir de la bartolina (calabozo), gracias a Dios estamos vivos", dijo a los periodistas otro sobreviviente que se identificó como Heber López Hernández.

publicidad

"La Policía como pudo nos ayudó, no hubo disparos, como dicen (...); como pudimos, rompimos el techo para poder salir", refirió López Hernández contradiciendo otras versiones de sobrevivientes.

Tras desatarse el incendio, cerca de la medianoche del martes, los reos pidieron ayuda para salir de sus celdas y salvarse, pero no la recibieron, según los tres sobrevivientes que hablaron con Efe en el lugar de la tragedia.

"Tuvimos que romper el zinc y podernos salir", coincidió otro recluso, quien señaló que el funcionario responsable de abrir las celdas "tiró las llaves" y abandonó el lugar.

Los presos que sobrevivieron aseguran que la guardia retrasó el ingreso de los bomberos al penal lo que provocó que la tragedia que cobró la vida de más de 350 reos. 

Identificación de cadáveres

Cinco equipos de forenses comenzaron el miércoles  la ardua tarea de identificar los restos de las aproximadamente 350 víctimas mortales del incendio registrado en una cárcel de Honduras, antes de que se inicie la investigación de las causas que el Gobierno ha prometido realizar con "total transparencia". Los testimonios de las víctimas han sido desagarradores. Uno de los presos que salvó la vida explicó que tuvieron que "escuchar gritos de la gente que estaba quemándose", mientras enseñaba sus dedos fracturados en el intento de escapar del fuego.

publicidad

El cuadro era desgarrador en las afueras y el interior de la Granja Penal de Comayagua (centro de Honduras), escenario de la que ya es considerada la peor tragedia carcelaria en América Latina en 25 años.

La cifra de fallecidos está pendiente de confirmación, pero el Ministerio Público la ubicó en 358, incluido uno de los heridos que había sido trasladado al Hospital Escuela de Tegucigalpa, según indicó a Efe el portavoz de ese organismo judicial, Melvin Duarte.

El Secretario de Seguridad, Pompeyo Bonilla, dijo, sin embargo, a los periodistas que el número confirmado de muertos asciende a 272, aunque admitió que puede "superar los 300" a medida que avancen las labores que se realizan en la prisión.

A este baile de cifras se sumó otra proporcionada por la ministra de Justicia en funciones de Chile, Patricia Pérez, quien dijo desde Santiago: las autoridades de Honduras "nos han comunicado que lamentablemente han fallecido más de 370 personas".

La identificación de los restos, muchos totalmente calcinados, que quedaron apilados en cinco celdas de uno de los dos módulos de la prisión comenzó en medio de la consternación de los familiares de reclusos, algunos porque ya sabían de su muerte y otros porque desconocían su paradero.

"Me duele pensar que mi hermano esté muerto, pero tengo que esperar a que las autoridades confirmen", dijo llorando a los periodistas Carmen Ulloa.

publicidad

"¡Dios mío porque te llevaste a mi hijo, porque me lo quitaste!", exclamaba Blanca Rodríguez, madre de otro recluso.

Los familiares, que se oponen al traslado de los cadáveres a Tegucigalpa para realizar las autopsias correspondientes, llegaron incluso a enfrentarse con piedras a las fuerzas del orden.

Al final, ingresaron hasta el interior de la cárcel pero sin poder acercarse a las cinco celdas donde están los cadáveres.

Las autoridades investigan la posibilidad de que algunos de los más de 850 reos de la cárcel de Comayagua hayan aprovechado el caos para fugarse, según fuentes penitenciarias.

Hasta ahora se desconocen las causas del siniestro, el tercero de gran magnitud que se registra en los últimos diez años en las hacinadas cárceles de Honduras, calificadas como "bombas de tiempo con mecha corta" por representantes de organismos defensores de los derechos humanos.

Porfirio Lobo separó de sus cargos a autoridades penitenciarias

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, anunció la separación temporal de las autoridades penitenciarias para garantizar una investigación eficaz de las causas del incendio del penal de Comayagua que dejó al menos 357 muertos. "Haremos toda la investigación para determinar que provocó esta lamentable e inaceptable tragedia, para sentar responsabilidades", dijo Lobo, en cadena de radio y televisión, al anunciar la "suspensión de los cargos" para "garantizar un proceso investigativo de total transparencia".

publicidad

"El dato preliminar que tenemos es que unas 100 personas habrían muerto calcinadas y por asfixia, pero no es posible por ahora confirmar una cifra", indicó el portavoz del Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Comayagua, sargento Josué García.

Agregó que el siniestro comenzó hacia las 22.55 horas locales del martes (04.55 GMT) de hoy y que en hospitales de la ciudad de Comayagua han sido atendidos "decenas de quemados y heridos".

Las primeras investigaciones indicaban que  el incendio podría haber sido causado por un cortocircuito.

Sin embargo, más tarde trascendió la versión de que un reo pudo haber causado el fuego mortal.

Reo advirtió que un compañero había iniciado el incendio

La gobernadora del departamento hondureño de Comayagua, Paola Castro, recibió una llamada telefónica de un preso informándole de que fue otro quien inició exprésamente el incendio mortal.

"A las 11:10 (23:10 locales, 05:10 GMT) recibí una llamada de un interno. Me dijo que otro reo había dicho: 'voy a meter fuego a esto y nos vamos a morir todos'. Y le metió fuego y nos estamos quemando, nos estamos muriendo todos", relató Castro a la AFP.

La gobernadora del departamento de Comayagua había realizado durante años trabajo social en la granja prisión, razón por la cual era conocida por muchos de los internos, lo que explicaría la existencia de una comunicación telefónica directa de un presidiario a una autoridad política local.

publicidad

Los cuerpos de socorro no podían ingresar al penal

Castro, quien no identificó al recluso que la llamó, dijo que ella de inmediato alertó a los bomberos y la Cruz Roja, pero que los cuerpos de socorro durante mucho tiempo "no pudieron ingresar al penal", sin explicar las razones de esa situación, según informó la agencia.

Lo que pasó "nos extraña porque era un centro penal modelo. Hay programas de rehabilitación. Los internos siembran frijoles, maíz, tienen granja avícola y porcícola", añadió la gobernadora.

El portavoz de la Secretaría de Seguridad, Héctor Iván Mejía, dijo que por la información preliminar que se ha recibido, "al parecer un cortocircuito" habría sido la causa del siniestro en uno de los dos módulos del presidio, a unos 80 kilómetros de la capital hondureña.

Aunque las versiones de lo que pasó son distintas. La agencia de noticias Notimex señala que todo fue como consecuencia de un motín entre los reclusos.

Ese centro penitenciario tiene una población penal de unos 850 reos, según datos oficiales.

Cifra de muertos puede aumentar

La cifra de muertos podría aumentar, ya que se vive un caos en el lugar, donde hay unas 300 personas, familiares de los reclusos reclamando que se les informe si están vivos o muertos, de acuerdo con el reporte.

publicidad

“Honduras está de luto”, dijo esta mañana el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, al llegar al centro penal.

Pidió a los familiares que dieran tiempo para rendir un informe preliminar en las próximas horas, identificando a los reclusos que murieron calcinados y a los que fueron trasladados a centros hospitalarios de Comayagua y Tegucigalpa.

“El presidente (Porfirio) Lobo Sosa declaró en 2010 que el sistema carcelario estaba colapsado, es un problema de Estado”, manifestó Bonilla.

Una enfermera del estatal Hospital Santa Teresa dijo a periodistas que una treintena de reos con muchas quemaduras, de tercer y cuarto grado, fueron atendidos en ese centro, mientras que otros han sido remitidos al Hospital Escuela en Tegucigalpa.

García señaló que, según información proporcionada por personal de la Granja Penal, el incendio afectó a uno de los dos módulos del penal, en el que había "unos 500 presos", y que alrededor de un centenar pudieron haber fallecido por el fuego y el humo.

"Hay muchos cuerpos apilados en el interior de los módulos que seguramente intentaban pero no pudieron escapar del fuego, son cosas que se pueden apreciar", agregó el portavoz de los Bomberos, quien explicó que cada una de las dos naves de la cárcel tiene cinco celdas.

OEA expresó su consternación

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, expresó en un comunicado su consternación por la tragedia en Honduras.

publicidad

En tanto, Bertha Oliva, coordinadora del Comité de Familiares de Detenidos de Honduras, declaró a la AP que el incendio fue "una negligencia inexcusable que refleja la poca sensibilidad y el nulo compromiso del Estado para con los derechos de los prisioneros".

Agregó que los penales hondureños "mas allá de estar desbordados, se convierten en campos de concentración y escuelas de crimen incapaces de mantener el más mínimo compromiso con los derechos de los prisioneros".

El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, dijo en rueda de prensa en Comayagua que el gobierno adoptará medidas para mejorar los centros penitenciarios del país, que permanecen en malas condiciones estructurales desde hace 40 años y no han sido mejorados por falta de recursos.

"Este es un problema de Estado y en esa forma se resolverá", dijo Bonilla. Agregó que el gobierno suministrará los ataúdes a los familiares de las víctimas y les proporcionará "todo lo que ellos requieran".

En julio de 2010, el presidente Porfirio Lobo declaró un estado de emergencia en nueve de las 24 prisiones de Honduras. Su ministro de Seguridad consideró entonces que las prisiones eran "universidades del crimen" y estaban desbordadas por la superpoblación.

Tragedias en penales latinos

Cientos de reclusos han perdido la vida en motines, revueltas e incendios registrados en las prisiones latinoamericanas en los últimos veintiséis años, pero la tragedia de Comayagua supera con creces cualquiera de los precedentes dramas.

publicidad

Esta es una relación de los más graves episodios ocurridos en Latinoamérica que causaron más de un centenar de víctimas:

18 y 19 de junio de 1986.- Al menos 250 muertos, según cifras oficiales, en un motín coordinado de presos que pertenecían a las organizaciones terroristas de Sendero Luminoso y Tupac Amaru en tres penales de Lima, de Santa Bárbara y El Callao.

Los motines se realizaron coincidiendo con una reunión de la Internacional Socialista en Lima y como protesta porque iban a ser trasladados a cárceles de máxima seguridad.

2 de octubre de 1992.- Murieron 111 presos en un motín y más de un centenar resultaron heridos en la Casa de Detención de Sao Paulo, en Brasil.

4 de enero de 1994.- Fallecieron 120 reclusos y 20 resultaron heridos en un motín seguido de un incendio en la prisión venezolana de Sabaneta, en Maracaibo.

17 de mayo de 2004.- Fallecieron 107 reclusos, la mayoría pandilleros de la "Mara Salvatrucha", y 26 resultaron heridos en un incendio registrado en el presidio de San Pedro Sula, en el norte de Honduras.

Fuentes oficiales atribuyeron el fuego a un cortocircuito, pero los reos aseguraron que fue provocado por las autoridades.

El 7 de marzo de 2005.- Perdieron la vida 135 personas en un incendio en la prisión de Higuey, al este de Santo Domingo (R. Dominicana), que se produjo tras un enfrentamiento entre bandas rivales de presos.

publicidad

15 de febrero de 2012.- Al menos 272 reos murieron hoy en el incendio de la Granja Penal de Comayagua, una cárcel de la región central de Honduras, según fuentes oficiales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad