publicidad

Sismo en Chile dejó 486 víctimas

Sismo en Chile dejó 486 víctimas

El último informe oficial entregado por el gobierno aumentó a 486 las víctimas fatales por el terremoto de 8.8.

Sismo en Chile dejó 486 víctimas 237dd766a5c94955923e2c4754d73097.jpg

Elevó la cifra

SANTIAGO DE CHILE - El último informe oficial entregado por el gobierno aumentó a 486 las víctimas fatales por el terremoto de magnitud 8.8 y posterior tsunami del 27 de febrero.

El informe del subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, elevó de 432 a 486 las víctimas confirmadas.

Ubilla consignó también que la cantidad de desaparecidos disminuyó de 98 a 79 confirmados hasta ahora.

El sismo arrasó una vasta zona del centro sur del país y dejó daños por unos $29,600 millones, según el gobierno. A esa cantidad hay que descontar unos $5 mil millones contemplados por seguros.

El gobierno está implementando un programa de reconstrucción que costará al fisco unos $10 mil millones, que serán financiados con el uso de parte de ahorros provenientes de las ventas del cobre, el mayor producto de exportación de Chile, con impuestos y recortes presupuestarios.

publicidad

El turismo a la baja

En la escalera de ingreso al Museo de Bellas Artes de Santiago hay escombros de una cornisa. Adentro del museo, las esculturas lucen intactas, debajo de una cúpula de vidrio.

Los visitantes que vienen a Chile, estremecido a fines de febrero por un fuerte terremoto, encuentran grandes contrastes: Una sensación de normalidad que es sacudida de repente por impresionantes imágenes de destrucción.

Una cosa es segura: La industria turística chilena ha sido muy golpeada por el temblor.

Ya se levantó el estado de catástrofe que declaró la presidenta Michelle Bachelet poco antes de transferirle el poder a Sebastián Piñera. También sacó los soldados a la calle para combatir saqueos.

No obstante, en las primeras semanas de marzo fueron canceladas la mitad de las reservas de hoteles. Y a pesar de la Semana Santa, se cancelaron el 30% de las reservas de abril. Esta es una muy mala noticia para un país que necesita dinero para la reconstrucción, pero puede ofrecer grandes oportunidades para quienes quieren hacer una vacación barata.

La primera sorpresa que recibe el visitante es la del aeropuerto internacional de Santiago, que resultó bastante averiado. Abundan los destrozos en el techo y los pasillo. Los aviones Jumbo hacen bajar a los pasajeros en la pista. Allí recogen su equipaje y hacen la aduana en una tienda.

"Es una mala primera impresión", comentó Sebastián Catalán, quien tiene un servicio de paseos turísticos en bicicleta en la capital. "Es como decir 'bienvenidos. Chile es un desastre'".

publicidad

Después del golpe que uno recibe en el aeropuerto, no obstante, el turista se sorprende de lo bien que se ve Santiago.

Los estragos

Solo el centro del país fue afectado por el temblor, sobre todo las zonas costeras, azotadas por un tsunami. Zonas famosas del desierto de Atacama y de la Patagonia no fueron afectadas.

Y gracias a los modernos códigos de construcción, las estructuras de la capital no sufrieron demasiados daños.

Algunas atracciones importantes, sin embargo, sintieron el impacto. Las muestras contemporáneas del Museo de Bellas Artes están cerradas y el Teatro Municipal, que tiene 160 años, no ofrecerá conciertos ni espectáculos por varios meses. La biblioteca nacional también está cerrada mientras los ingenieros inspeccionan los daños estructurales. Numerosas iglesias viejas necesitan reparaciones.

El servicio de trenes hacia el sur de la capital continúa suspendido, pero se reanudó el tráfico en la principal carretera del país. También vuelven a funcionar lentamente los parques nacionales y los viñedos.

Algunos sitios importantes cambiaron su fisonomía. En el Parque Nacional Siete Tazas dejó de correr agua en las siete cascadas que le dan nombre al parque. El terremoto abrió fisuras subterráneas que alteraron el curso del agua.

Algo parecido pasó en el club de aguas termales Panimavida de Roberto Movillo. Con la diferencia de que a los pocos días reapareció el agua y, de hecho, casi se desborda. Ello se debió a que el fango selló las fisuras. Las autoridades del parque esperan que allí suceda lo mismo.

publicidad

"Más que el flujo de agua lo que mermó es el flujo de turistas", comentó Movillo.

El codirector de la Asociación Chilena de Caminantes Franz Schubert, propietario de un hotel, dice que el hecho de que haya mucha gente pasando penurias no quiere decir que hay que suspender las actividades turísticas.

"¿Qué debo hacer? ¿Cerrar cuando la gente más necesita trabajar", preguntó. "Además, la gente viene para hacer caminatas en la montaña. Y las montañas no se han movido".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad