publicidad
.

"Será Rey pero no me hace callar" logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb...

"Será Rey pero no me hace callar"

"Será Rey pero no me hace callar"

"El rey de España es tan jefe de Estado como yo, con la diferencia que he sido electo tres veces", sostuvo Chávez.

"Él (el rey) "es tan jefe de Estado como yo, con la diferencia que he sido electo tres veces", sostuvo.

"Ningún jefe de Estado puede estar mandando a callar a otro, a mí me dijeron después que al rey tuvieron que agarrarlo, que se iba a parar (levantar) de su asiento, (pero) yo no lo vi", comentó.

"No estaba hablando con el rey y él es tan jefe de Estado como yo lo soy, con la diferencia que yo soy electo, he sido electo tres veces con 63 por ciento; son tan jefes de Estado el indio Evo Morales como el rey Juan Carlos de Borbón", añadió.

"Estaba diciendo la verdad en la que creo, así que yo no tengo nada que responderle al rey. Allá él", concluyó Chávez, que además afirmó que reiteraba todo lo que había dicho sobre el ex presidente del gobierno español José María Aznar.

Zapatero pidió respeto

En la sesión de clausura de la Cumbre se produjo una bronca que marcó la jornada, cuando el rey de España perdió la paciencia ante los ataques de Chávez contra Aznar y le espetó: "¡Por qué no te callas".

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, también intervino y le pidió a Chávez "respeto" para quien fue su antecesor, que fue elegido, subrayó, en elecciones democráticas.

publicidad

De forma reiterada, el mandatario venezolano trató de "fascista" a José María Aznar, lo que ocasionó las réplicas del rey y del jefe del Ejecutivo español.

Chávez formuló su réplica al rey de España durante una ceremonia en la que fue investido como doctor "honoris causa" de la Universidad privada de Artes y Ciencias Sociales (Arcis), que organizó la "Cumbre de los Pueblos", que se celebró de forma paralela a la Cumbre Iberoamericana.

El mandatario venezolano tuvo una activa participación en el acto de clausura de esa cumbre paralela, en el que pronunció un maratoniano discurso de una hora y 45 minutos, durante el cual cantó, homenajeó al fallecido presidente chileno Salvador Allende y habló por teléfono con el convaleciente presidente de Cuba, Fidel Castro.

También participaron en ese acto, al que asistieron algo más de 3 mil personas, los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Bolivia, Evo Morales, así como el vicepresidente cubano, Carlos Lage.

El presidente venezolano no sólo no se calló sino que preguntó hoy al Rey de España si sabía del golpe de Estado de 2002 en su contra en Venezuela, que, según él, apoyó el gobierno español de entonces, presidido por José María Aznar.

"Aquel gobierno español apoyó el golpe en Venezuela abiertamente (...) El embajador español, con el gringo, fueron a aplaudir (...) mientras yo estaba preso", dijo Chávez, en declaraciones a la prensa antes de iniciar viaje de regreso a Venezuela tras la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile.

publicidad

Tras señalar que en el año 2002 había "el mismo Rey" en España, manifestó: "Señor rey, responda.. sabía usted del golpe de estado en Venezuela...".

"Es muy difícil pensar que el embajador español va a estar en palacio (presidencial venezolano) apoyando a los golpistas sin autorización de Su Majestad, porque él es quien dirige la política exterior", dijo.

El presidente venezolano agregó que entendía "ahora" la "furia" del Rey, que le espetó "por qué no te callas" en la sesión de clausura, el sábado, del encuentro de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, España, Portugal y Andorra.

"Tenemos 500 años aquí, nunca nos callaremos", afirmó el mandatario venezolano en sus declaraciones, de alrededor de una hora, a la puerta del hotel donde se hospedó en la capital chilena.

Sorprendido por el altercado

"Ahora yo espero que esto no empañe las relaciones, pero sí me parece un exabrupto que venga un Rey a gritarle a un presidente, ahora cállate", señaló.

"Yo quisiera que las relaciones se mantuvieran igual pero dependerá del gobierno español", destacó también Chávez, quien se declaró "sorprendido" por el hecho de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero saliera en defensa de Aznar, al que volvió a calificar de "fascista" por tercer día consecutivo.

publicidad

Tras insistir en que él sólo quiso hacer "una referencia a un ex presidente español", comentó que, con lo que dijo no pretendía "molestar" al Rey o al actual gobierno de España, pero sostuvo que él seguirá diciéndolo, en alusión a sus críticas y denuncias contra Aznar.

"Lo menos que yo me imaginaba es que el Gobierno de España iba a mostrar inconformidad o declarar algo así como una queja por mis reflexiones", dijo.

Chávez, que se declaró convencido de que no había cometido error alguno, que el error fue "de ellos", comentó que vio más tarde "las imágenes del Rey alterado" porque, afirmó, no oyó ni vio al soberano español cuando le dijo que se callara.

"Me han preguntado por qué no le respondí (...) Yo no oí lo que dijo el Rey", manifestó Chávez, quien subrayó que, en aquel momento, estaba mirando y hablando con Rodríguez Zapatero, que le pedía "respeto" al hablar de otros presidentes mientras él le respondía "dícelo" a Aznar, "díle a él que nos respetemos".

"Había ruido. Ni vi al Rey, ni lo oí", insistió, antes de agregar que luego le contaron que el soberano español se enfadó y estaba "como un toro".

publicidad

"Esa molestia del Rey, esa furia de Su Majestad me sorprende... un hombre tan maduro... se supone sabio", dijo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad