publicidad

Senadora Córdoba pide a FARC pronunciarse sobre asesinato de gobernador

Senadora Córdoba pide a FARC pronunciarse sobre asesinato de gobernador

La senadora pidió a la guerrilla se pronuncie sobre su responsabilidad o no en el asesinato del gobernador de Caquetá.

¿Inocentes o culpables?

BOGOTÁ - La senadora Piedad Córdoba informó que han pedido que las FARC se pronuncien sobre su responsabilidad o no en el secuestro y asesinato del gobernador de Caquetá a comienzos de semana, un crimen que provocó repudio en Colombia y el gobierno atribuyó al grupo rebelde.

La política, que está gestionando la liberación de dos militares secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo que el grupo "Colombianos y Colombianas por la Paz" le exigió a aclarar si tuvieron participación en el crimen cometido por hombres con uniformes militares que se llevaron al gobernador Luis Francisco Cuéllar la noche del lunes y poco después lo degollaron.

El gobierno del presidente Álvaro Uribe dijo que el asesinato fue cometido por las FARC, aunque esa guerrilla aun no se pronuncia al respecto.

El martes, después de conocerse el secuestro de Cuéllar, Uribe ordenó que las fuerzas armadas busquen la liberación por la vía militar de todos los rehenes del grupo guerrillero, unos 20 policías y militares algunos de los cuales llevan más de 10 años cautivos.

Córdoba realiza gestiones para concretar la libertad de dos de ellos, ofrecida unilateralmente por las FARC.

Salida política

"Pensamos que no solamente es importante continuar con la liberación sino continuar con la búsqueda de una salida política y negociada al conflicto en Colombia que termine de una vez con la guerra", precisó.

publicidad

Señaló que a pesar del incremento de las acciones militares en varias zonas al sur del país, donde se presume se encuentran los militares y policías secuestrados, "eso no es obstáculo para que cuando se de (la liberación), se le solicite al gobierno que pare los operativos".

Respecto a los llamados que el cardenal Darío Castrillón ha hecho pidiendo reunirse con el máximo comandante de las FARC Alfonso Cano, Córdoba consideró que "es más importante arrancar primero liberando a las personas que todavía están aun en poder de las FARC e ir avanzando en cosas que son importantes".

La legisladora admitió en declaraciones a la cadena Caracol Radio, de Bogotá, que "no se le puede decir al Gobierno que no siga haciendo nada, porque es su obligación: están contra las FARC y las FARC están contra el Gobierno".

La de Colombia "es una guerra", subrayó la parlamentaria, pero al mismo tiempo consideró que esta realidad "no es obstáculo para la liberación" de los dos rehenes que los rebeldes tienen previsto entregar junto a los restos mortales de otro cautivo.

"Cuando se den las condiciones (de seguridad), que hasta el momento no están, y que yo creo que no se demoren, se le solicita al Gobierno que pare los operativos", añadió Córdoba, del opositor Partido Liberal Colombiano (PLC).

publicidad

La senadora también desmintió que los responsables de estas gestiones cuenten ya con el país que pueda facilitar los medios logísticos para la misión humanitaria, que debe ser coordinada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

En manos rebeldes

En la misión tendrá presencia una representación de la Iglesia Católica, además del colectivo de intelectuales Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), en ambos casos con autorización del Gobierno y aceptación o exigencia de los rebeldes.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia prometieron en abril pasado la puesta en libertad de manera unilateral del sargento Pablo Emilio Moncayo y dos meses más tarde la del soldado Josué Daniel Calvo, además de la entrega de los restos de Julián Guevara, mayor de la policía.

Moncayo está en manos rebeldes desde diciembre de 1997, lo que lo hace uno de los dos rehenes con más tiempo de secuestro, en tanto que Calvo, hecho cautivo el pasado abril, es el miembro de la fuerza pública de retención más reciente.

Guevara murió de una aparente enfermedad tropical en 2006, ocho años después de que fuera secuestrado por las FARC, que lo incluyó junto a los otros en una lista de secuestrados con fines de canje por medio millar de insurgentes presos.

Los dos militares hacen parte los 24 miembros de la fuerza pública (según el Gobierno) que las FARC pretenden canjear por medio millar de rebeldes presos, entre ellos varios extraditados a Estados Unidos.

publicidad

Por su parte, el cardenal colombiano Darío Castrillón afirmó el viernes que aguarda una respuesta de Alfonso Cano, jefe de las FARC, sobre un posible encuentro para discutir la liberación de rehenes.

Precisan salvoconductos

"Estamos esperando a ver qué dice Alfonso Cano y a quien delega, pero ya estamos en la disposición" de un dialogo, dijo Castrillón a la radio colombiana RCN desde Roma.

El prelado tiene ya varios meses enviando mensajes a través de los medios e incluso por fuentes reservadas, al jefe de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que no ha respondido de forma pública los llamados.

Castrillón indicó que cuenta con el visto bueno del gobierno del presidente Alvaro Uribe, que autorizó a la Iglesia católica para hacer contactos que faciliten la liberación de secuestrados. El cardenal aseguró que el Vaticano está al tanto de esas gestiones y sobre la idea un eventual encuentro con Cano que podría producirse en algún país de Europa.

Para esa posible cita en Europa "se necesitan salvoconductos y todo eso se está hablando", agregó Castrillón, sin ofrecer otros detalles.

El jueves, el cardenal suplicó públicamente a Cano que ponga en libertad a los secuestrados, al menos una veintena de militares y policías, algunos de ellos con 12 años de cautiverio.

Las FARC y el gobierno de Uribe, que comenzó en agosto del 2002, no han mantenido un sólo contacto directo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad