publicidad
El minero Samuel Avalos, de 43 años de edad, casado con Ruth Guzmán Donoso y con quien procrearon cuatro hijos, fue "izado" a las 17:03 horas del miércoles 13 de octubre.

Samuel Ávalos: "Somos un ejemplo para todo el mundo"

Samuel Ávalos: "Somos un ejemplo para todo el mundo"

Samuel Ávalos no se cansa de agradecerle a todos los que hicieron posible rescate de los 33, quienes permanecieron 70 días bajo tierra en la mina San José, Copiapó, en el norte de Chile.

El minero Samuel Avalos, de 43 años de edad, casado con Ruth Guzmán Dono...
El minero Samuel Avalos, de 43 años de edad, casado con Ruth Guzmán Donoso y con quien procrearon cuatro hijos, fue "izado" a las 17:03 horas del miércoles 13 de octubre.

El minero número 22 habló en exclusiva con Univision.com

Samuel Ávalos no se cansa de agradecerle a todos los que hicieron posible rescate de los 33, quienes permanecieron 70 días bajo tierra en la mina San José, Copiapó, en el norte de Chile. "Y también a Dios, pues. Estamos vivos de puro milagro", dijo en una entrevista exclusiva con Univision.com vía telefónica.

Nos contó que uno de los grandes sueños de su vida es conocer a Don Francisco, el popular animador del programa Sábado Gigante, está angustiado porque ninguno de los 33 tiene trabajo, que quiere tener un salario digno y que el mayor regalo que le dio la vida hace una semana es disfrutar todos los días viendo a su familia.

El minero, de 43 años de edad, casado con Ruth Guzmán Donoso y con quien procrearon cuatro hijos, fue "izado" a las 17:03 horas del miércoles 13 de octubre. "Nos vieron 1,000 millones de personas", comenta con asombro, tras una odisea cuyos primeros 17 días definió como un "infierno", al igual que lo hicieron sus compañeros Juan Illanes y Jimmy Sánchez, en un rescate donde también los errores estuvieron presentes.

publicidad

"Estoy bien dentro de lo normal", cuenta. "Estamos bajo un plan médico. Nos están viendo. Pero no se sabe todavía qué puede pasar con nosotros", agregó preocupado, quizás por no tener en claro qué será de su futuro laboral.

Pero se detiene un instante y reflexiona: "Lo más bonito que he visto en estos días es la familia, la vida misma".

Ávalos aseguró que "toda persona que pasa por una cosa (sepultados vivos durante 70 días a casi 700 metros de profundidad) queda diferente. A todos (los 33) nos pasó lo mismo; todos ahora somos diferentes".

Viajar fuera de Chile

Le preguntamos si le incomodaba que a los 33 los vieran como héroes y se limitó a sonreír. Y tras preguntar un par de veces de dónde lo llamaban por teléfono, pidió que lo invitaran a viajar.

"Me encantaría salir del país", confesó. "Me gustaría conocer, hablar con la gente".

Pero la realidad lo obliga a sujetar los sueños. "Hay unos compañeros que se fueron a España. Fueron a una entrevista y van a pagarle por eso. Nosotros no vamos a quedarnos con dinero. Nuestro caso está en un juicio y el proceso es largo".

El día en que fueron rescatados el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo que la mina San José del yacimiento Sal Lorenzo sería cerrada y que se iniciaba una fase de investigación para determinar las causas y responsabilidades del accidente que soterró a los 33 trabajadores.

publicidad

"Nosotros estamos sin trabajo", dijo Ávalos. "Por ahora nos están pagando la licencia médica". Y añadió: "El sueldo de nosotros es muy poco, súper bajo, muy bajito, muy poquito".

Conocer a Don Francisco

Al enterarse que Univision transmite todos los sábados el programa Sábado Gigante, del conductor chileno Don Francisco, Ávalos dijo que "sería maravilloso conocerlo. No lo conozco en persona, sólo en la televisión. Y sabemos que nos va a invitar a la Teletón", una campaña que cada año se celebra en diciembre y que recauda fondos para ayudar a niños discapacitados.

Tras una pausa, la voz vuelve a sonar triste. "Necesitamos que nos ayuden. Necesitamos que venga alguien y nos diga que tiene una oportunidad para nosotros. Y creemos que las pesadillas se van a curar, pero con el tiempo".

El viernes al menos seis de los 33 mineros acusaron serios problemas con el consumo de alcohol y uno de ellos, Edison Peña, de 33 años, fue internado por presentar un cuadro sicológico preocupante.

Conciente que el juicio entablado a la minera podría dilatar hasta dos años, Ávalos explicó que "algunos han salido al exterior y lo han hecho por la necesidad de poder tener un sustento mientras se produce este fallo judicial. Porque no sabemos cuanto se va a demorar. Y nosotros estamos sin trabajo. Esa es la realidad".

publicidad

Promesas incumplidas

Respecto a la larga lista de promesas hechas, que incluyen viajes, cruceros, regalos, dinero y otras oportunidades, Ávalos contó que por ahora, además del "sueldo reducido", viven de la ayuda que les entregó el empresario chileno y ex precandidato presidencial, el millonario Leonardo Farkas.

"Sólo él nos ha ayudado en este momento. Con eso estamos manteniendo a nuestras familias", dijo el número 22.

Farkas le envió a cada una de las familias de los 33 mineros un cheque por $5 millones de pesos ($10,000) para enfrentar los difíciles momentos que estaban viviendo.

"Y también nos abrió una cuenta en el Banco Santander, la número 3333. Seria bueno que nos ayuden por esa vía para nuestra subsistencia".

Héroes mundiales

Ávalos está conciente de la hazaña alcanzada por los 33 durante 70 días bajo tierra. Y está convencido que su ejemplo y del resto del grupo "tiene que ser dado a conocer a través de los medios de comunicación".

"Somos un ejemplo para todo el mundo", subrayó.

Al comentar la cobertura mediática del caso de los 33, con la misma franqueza indicó: "Hay algunos medios que han publicado cosas que no corresponden y me da un poco de rabia. Pero hay algunos que le han acertado en la publicación".

Su esposa, Ruth, reiteró que siempre estuvo tranquila durante la larga espera "excepto los primeros 17 días después del derrumbe, cuando nadie sabía si estaban vivos o muertos".

publicidad

Aseguró que "nunca" estuvo sola durante ese tiempo y que sus hijos "Eduardo de dos años y Carolina de nueve, que es la regalona de su papá", fueron los pilares de su fortaleza.

"Tuve que andar bien, por los niños. Además soy diabética hipertensa. Me he aguantado estos dos meses", explicó.

En la víspera del rescate, Guzmán apuntó que había guardado todas las cartas que le escribió Samuel desde el interior de la mina, "unas cuarenta", y que las había guardado "para que no se le olvide todo lo que me prometió desde que comenzó esto, el 5 de agosto".

La agencia española de Noticias, Efe, dijo que Ávalos experimentó un proceso de conversión que le hizo sentirse "cerca de Dios" y alejarse de la droga y la bebida durante la odisea que mantuvo al mundo en vilo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad