publicidad

Sacerdote muere al saltar de edificio

Sacerdote muere al saltar de edificio

Un sacerdote chileno murió al caer al vacío junto a una joven acompañante, desde el sexto piso de un edificio de Santiago, después de una violenta discusión.

El religioso fue identificado por la policía como Javier Alíz, de 45 años, y la mujer como Clara Esther Morcho, de 24 años y estudiante de Medicina Veterinaria.

Los vecinos del mismo edificio aseguraron que el sacerdote y la joven mantenían una relación de pareja y que se les escuchó discutir a gritos antes de que se lanzaran por la ventana del departamento.

"Llegó el cura, o sea el pololo de ella al departamento, tuvieron una discusión y se tiraron para abajo", relató una de las vecinas a Radio Cooperativa.

El sacerdote cumplía labores pastorales en la parroquia San Bruno, situada a unas pocas manzanas del edificio donde se produjo el incidente, en el municipio de Nuñoa.

La joven permanece ingresada en un hospital de la zona en grave estado.

Alis mantenía desde hace un tiempo una relación sentimental con la joven, con quien antes de precipitarse al vacío sostuvo una fuerte discusión, relataron vecinos del edificio en el barrio de 'uñoa, al sur de Santiago.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad