publicidad

Roberto Micheletti derogaría el estado de sitio en Honduras, según Oscar Arias

Roberto Micheletti derogaría el estado de sitio en Honduras, según Oscar Arias

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, bosquejó en Miami la forma negociada para la salida a la crisis política en Honduras.

"No más guerra verbal"

MIAMI- El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti derogará el decreto que impone un estado de sitio en el país centroamericano, según afirmó el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, durante la Conferencia de las Américas organizada por el Banco Mundial y el diario The Miami Herald en Miami. Arias, ante una audiencia de líderes políticos y empresarios latinoamericanos, llamó al fin de la guerra verbal entre las partes enfrentadas en el conflicto de Honduras.

"La guerra de palabras debe cesar de inmediato, porque obstaculiza la concreción de un acuerdo que es esencial para que la comunidad internacional reconozca la legitimidad de los comicios de noviembre", pidió Arias. "Una escalada verbal se traducirá, casi forzosamente, en una escalada de violencia".

El Nobel de la Paz explicó que había hablado el día anterior con Micheletti, quien le había dicho que se derogaría el decreto que establece en la práctica un estado de sitio en Honduras y que se sentía "feliz" por ello, ya que el decreto solo serviría para que la comunidad internacional rechazara las próximas elecciones.

"Esta crisis no se resuelve solamente con elecciones. Se resuelve con elecciones que sean reconocidas por todos", afirmó. "¿Qué tipo de elecciones democráticas son éstas, en donde no se pueden realizar reuniones públicas sin autorización del ejército? ¿Qué tipo de elecciones democráticas son éstas, en donde los medios de comunicación pueden ser clausurados por contravenir 'disposiciones gubernamentales' no especificadas?", se preguntó Arias.

publicidad

No castigar a Honduras

Pese a ello, Arias afirmó que no quería que se establecieran sanciones para el gobierno hondureño, ya que el 20% del presupuesto del país se financia con ayuda internacional y al final es el pueblo hondureño, "que ya ha sufrido bastante", quien padece las sanciones de los organismos internacionales.

El presidente costarricense volvió a calificar el cambio de poder en Honduras como "golpe de estado" sin paliativos y "dramático retroceso histórico" después de dos décadas escapando al "yugo dictatorial" en la región.

"La regla más distintiva de la democracia, la de permitir la sucesión pacífica del poder, fue vulnerada con la remoción violenta de un presidento electo por el pueblo. No tiene sentido seguir insistiendo en otros títulos, como 'golpe de estado moderno', 'atípico' o 'sui generis'", afirmó. "El golpe, aunque se vista de seda, golpe se queda".

Restaurar a Zelaya

Arias además afirmó que el punto principal de cualquier negociación debería ser "la restitución del presidente José Manuel Zelaya en la Presidencia de la República de Honduras, hasta el fin de su mandato constitucional".

Asimismo, Arias cargó contra la constitución hondureña: "Pienso que no hay ninguna constitución peor sobre la faz de la tierra. Es una invitación a golpes de estado".

publicidad

El mandatario explicó que el texto no contemplaba la opción de una acción contra el presidente tipo impeachment o moción de censura, por lo que quizá "la única manera de llamar la atención a Zelaya era ésta".

Condenó gasto militar

Durante su discurso, Arias condenó el gasto militar en América Latina.

"¿Por qué nos extrañamos de un golpe de estado en una región donde parece ser más importante alimentar el vientre de un cañón que el de un niño; dar entrenamiento a un soldado que educación a un joven; reforzar los cuarteles militares que fortalecer las instituciones democráticas?", se preguntó.

El presidente de Costa Rica recordó que su país no tiene ejército desde 1948 lo que había supuesto un acierto "evidente" demostrado desde entonces.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad