publicidad
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, de dirige a sus partidarios desde uno de los balcones del palacio de Gobierno en Quito, tras ser liberado de un hospital donde estudo retenido por uniformados rebeldes.

Rebelión en Ecuador dejó a todo el país en vilo

Rebelión en Ecuador dejó a todo el país en vilo

La sublevación policial y militar desatada en Ecuador dejó al menos dos muertos, tras tener al país en vilo en una jornada en la que el presidente Rafael Correa fue rescatado por militares desde un hospital.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, de dirige a sus partidarios des...
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, de dirige a sus partidarios desde uno de los balcones del palacio de Gobierno en Quito, tras ser liberado de un hospital donde estudo retenido por uniformados rebeldes.

Rescate del presidente dejó dos muertos y 37 heridos

QUITO - La vasta sublevación de policías ecuatorianos desatada el jueves por una ley que limita sus ingresos dejó al menos dos muertos, tras tener al país en vilo en una jornada en la que el presidente Rafael Correa fue rescatado por militares de un hospital donde estaba retenido.

Correa calificó el levantamiento como "golpe de Estado" y recibió el respaldo unánime de la comunidad internacional, incluyendo a la ONU y la OEA, además de Estados Unidos y de distintos gobiernos latinoamericanos.

Entre estos últimos, la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) condenó la sublevación durante una cumbre convocada de urgencia en Buenos Aires, la noche del jueves, expresando en su declaración final "la necesidad de que los responsables de la asonada golpista sean juzgados y condenados".

publicidad

Cancilleres en Quito

La cumbre también resolvió el viaje de los cancilleres de la Unasur este viernes a Quito para brindar su respaldo a Correa.

"Hoy el presidente no ha claudicado como hicieron otros cobardes", dijo Correa al ser recibido como un héroe ante una multitud congregada frente al Palacio de Gobierno, tras su rescate armado, aludiendo a su negativa a negociar con los policías que lo retuvieron durante unas doce horas.

"Jamás aceptamos negociar nada bajo presión, nada. Por el diálogo todo", afirmó Correa, que más temprano les había dicho a sus captores: "O salgo como presidente de una nación digna o salgo como un cadáver".

La rebelión

El levantamiento de los policías se inició el jueves por la mañana con la toma de varios cuarteles en Quito, Guayaquil (oeste) y Cuenca (sur), en protesta por una ley que recorta ciertos beneficios económicos a miembros de los cuerpos de policía, entre otros empleados estatales.

El presidente acudió a uno de los cuarteles en Quito a hablar con los policías y a decirles que no cedería ante sus presiones.

"Señores si quieren matar al presidente, aquí está, mátenlo si les da la gana, mátenlo si tienen poder, mátenlo si tienen valor en vez de estar en la muchedumbre cobardemente escondidos", exclamó Correa al realizar un gesto dramático: se aflojó la corbata y se desabotonó el cuello de la camisa.

publicidad

Gases lacrimógenos

Los sublevados atacaron al mandatario y a su comitiva a la salida del cuartel con gases lacrimógenos, y Correa tuvo que ser ingresado en camilla en un hospital policial aledaño, donde fue cercado por los policías.

Luego, policías rebeldes ocuparon el Parlamento, y militares de la Fuerza Aérea bloquearon la pista del aeropuerto de Quito.

"Dos policías murieron luego de ser trasladados al hospital de su institución", dijo el portavoz de la Cruz Roja, Fernando Gandarillas, en referencia al operativo que permitió rescatar a Correa de su reclusión en el hospital, y añadió que otras 37 personas resultaron heridas a causa de los disparos entre fuerzas leales y uniformados rebeldes.

Denuncia de magnicidio

Correa aseguró que los policías sublevados planeaban asesinarlo, y agradeció en particular al Grupo de Operaciones Especiales de la Policía (GOE), "que se portó muy leal y resguardó las instalaciones del hospital policial".

"Si no, esa horda de salvajes que querían matar, que querían sangre, hubieran entrado al hospital a buscar al presidente y probablemente no estaría contando lo que estoy diciendo en estos momentos porque ya hubiera pasado a mejor vida", señaló el mandatario en el Palacio de Gobierno.

También anunció que destituirá a los policías que tomaron parte de la sublevación, y dijo que no derogará la ley que motivó el amotinamiento. Estos "supuestos policías nacionales avergüenzan a la institución policial, tendrán que salir de las filas policiales", afirmó.

publicidad

En este contexto, el comandante de la Policía nacional, general Freddy Martínez, renunció a su cargo, indicó a la AFP un portavoz policial que requirió el anonimato.

Rechazo unánime

La reunión de la Unasur en Buenos Aires contó con la presencia de la presidenta argentina Cristina Kirchner, el boliviano Evo Morales, el peruano Alan García, el uruguayo José Mujica, el chileno Sebastián Piñera, el colombiano Juan Manuel Santos y el venezolano Hugo Chávez.

Antes, la Organización de Estados Americanos (OEA) celebró un encuentro en Washington en el que el secretario general de la organización, José Miguel Insulza, calificó a la crisis ecuatoriana de "tentativa de golpe de Estado".

Los gobiernos de Estados Unidos, Brasil, Venezuela, Cuba, México, Colombia, Chile, España y la Unión Europea, entre otros, condenaron a los rebeldes. Perú y Colombia cerraron sus fronteras con Ecuador.

Cronología de sublevación

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, enfrentó este jueves una rebelión policial desencadenada tras la aprobación en la noche del miércoles de una ley para recortar los gastos de la burocracia estatal, que les quita varios beneficios.

08:50 (13:50 GMT) - Centenares de policías protestan en varias ciudades ecuatorianas contra la ley de servicio público aprobada por el Congreso, que eliminó beneficios económicos a los miembros de esa institución y las Fuerzas Armadas.

publicidad

10:00 (15:00 GMT) - El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advierte que no cederá ante las protestas de policías, en un encendido discurso ante decenas de uniformados que tomaron el principal regimiento de Quito. "Señores si quieren matar al presidente, aquí está, mátenlo si les da la gana, mátenlo si tienen poder, mátenlo si tienen valor en vez de estar en la muchedumbre cobardemente escondidos", dijo Correa tras aflojarse la corbata y desabotonarse el cuello de la camisa.

12:00 (17:00 GMT) - Correa abandona el principal cuartel policial de Quito en medio de un tumulto y una nube de gas lacrimógeno. El mandatario logra salir del recinto con una máscara antigases y es trasladado hasta el vecino hospital de la Policía. Allí ingresa sobre una camilla mostrando signos de asfixia por el gas lacrimógeno y luego permanece cercado por los policías sublevados.

12:30 (17:30 GMT) - Policías toman la sede del Congreso de Ecuador.

12:35 (17:35 GMT) - Correa denuncia desde el hospital a la radio pública que su gobierno es víctima de un "intento de golpe de Estado" por parte de sectores opositores y de las Fuerzas Armadas cercanas al ex mandatario Lucio Gutiérrez (2003-2005).

13:45 (18:45 GMT) - El gobierno de Ecuador declara el estado de excepción para que los militares asuman tareas de policías.

18:10 (23:10 GMT) - Correa asegura que sigue gobernando Ecuador y que descarta un diálogo con los policías sublevados, en declaraciones a la televisión nacional, las primeras tras cinco horas y media de ausencia en los medios.

publicidad

21:00 (02:00 GMT del viernes) - Policías sublevados se enfrentan a balazos con militares leales que se acercaban al hospital en el que estaba retenido Correa.

21:30 (02:30) - Correa sale del hospital de Quito tras ser rescatado por militares.

21:50 (02:50) - Desde un balcón del Palacio de Carondelet (casa de gobierno) Correa pronuncia un emotivo discurso en el que confiesa que éste había sido "uno de los días más tristes" de su vida y "sin duda el más triste" de sus casi cuatro años de gobierno.

23:25 (04:25) - La Cruz Roja informa que dos policías muertos y 37 heridos dejó el operativo militar que rescató a Correa. Previamente reportó 50 lesionados por asfixia, impactos de perdigones y bombas de gas lacrimógeno.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad