publicidad

Raúl dirige su primer 26 de ju

Raúl dirige su primer 26 de ju

El presidente de Cuba hablará esta noche ante la población para conmemorar el 55 aniversario del asalto al Cuartel Moncada.

Un esperado discurso

SANTIAGO DE CUBA - El presidente de Cuba, Raúl Castro, hablará este sábado de los ajustes que realiza su gobierno, en una discurso clave por el histórico 55 aniversario del ataque al cuartel Moncada, mientras la población sigue a la espera de más cambios.

El gobernante, de 77 años, dará su discurso en un acto que comenzará a las 19.00 locales (23.00 GMT), en la oriental Santiago de Cuba, en el polígono del antiguo cuartel —hoy ciudad escolar—, ante 10 mil invitados y con transmisión en vivo para toda la isla.

Raúl Castro, quien tomó el mando en julio de 2006 primero de forma interina y desde hace cinco meses como presidente ante la enfermedad de su hermano Fidel, deberá tocar "temas" económicos y sociales que no pudo abordar el 11 de julio ante el Parlamento, según comentó en esa alocución.

Ese discurso bajó las expectativas de los cubanos, que esperaban cambios de efecto inmediato sobre su vida cotidiana. Pero Raúl Castro anunció medidas de largo plazo en la agricultura y restricciones económicas por la crisis internacional de los alimentos y el petróleo.

"No esperamos grandes anuncios, pero sí creo que hay que acelerar los cambios o la gente perderá la ilusión", expresó Roberto, de 38 años, quien conduce una "mototaxi" en Santiago de Cuba.

publicidad

Incógnitas en el aire

Otros conservan ilusiones para ese sábado. "Esperamos que sea un discurso, que siga anunciando cambios como los que acaba de hacer con la tierra", dijo este sábado Maximino del Pozo, un cantor de música campesina de 64 años, quien vive en el montañoso municipio de Segundo Frente.

"Raúl es un hombre del pueblo y los santagueros somos todos su pueblo", dijo Elizabeth Trumpeta, una lugareña que luego exclamó: "¡Santiago en su corazón!".

Hay también quienes esperan que se despeje alguna incógnita, como un hombre de 69 años, jubilado del sector de la construcción, que se identificó como Oswaldo, para quien "muchos en la calle... hablan de cambios, pero no hemos tenido ni un reforma económica o política que cuente".

Con Fidel en la memoria

La última vez que Fidel Castro fue visto en público fue hace exactamente dos años, en una celebración como esta. Después, tuvo que ser operado de emergencia por afecciones intestinales que lo pusieron al borde de la muerte y por las cuales su hermano Raúl debió tomar el poder, primero interinamente y desde febrero de manera formal.

Desde entonces se abrieron expectativas sobre el rumbo de la revolución cubana y algunas reformas de gran aceptación popular fueron anunciadas por el nuevo mandatario, como el abrir a los cubanos el acceso a los hoteles y liberar el comercio de electrodomésticos, incluyendo computadoras, y la entrega de tierras ociosas en usufructo a productores privados, una rareza dentro del esquema comunista de la isla.

publicidad

Mientras haya congas y mucho ron

El anuncio de tiempos difíciles no impidió, sin embargo, que la fiesta revolucionaria fuera esperada con el tradicional carnaval en Santiago de Cuba, a ritmo de "congas" y con mucho ron.

Al amanecer del sábado fuegos artificiales lanzados desde el Moncada iluminaron el cielo de Santiago, y por la madrugada un grupo de 150 niños, armados de lápices en vez de fusiles, recreó el asalto comandado por Fidel Castro contra la dictadura de Fulgencio Batista en 1953, que, aunque fallido, derivó en el triunfo de la revolución en 1959.

Dos gigantescas banderas, tricolor de Cuba y rojinegra del Movimiento 26 de julio, flanquean una enorme foto del máximo líder de la revolución, próximo a cumplir 82 años y quien en su larga convalecencia está dedicado a escribir.

Lo importante es el carnaval

Fundada hace cuatro siglos en el sureste de la mayor isla de las Antillas, Santiago festeja el carnaval del 21 al 27 de julio y muchos no paran de bailar conga y beber cerveza o aguardientes caseros, llamados popularmente "chispaetrén", "bajatelblumer" o "escupelejos", las 24 horas de cada día.

"A los santiagueros les pones dos congas y una corneta china y se van todos detrás hasta el matadero y se dejan degollar bailando", explicó Juan Manuel, chófer del servicio público, entre feliz y desdichado porque tiene mucho trabajo estos días por el carnaval y los festejos oficiales del 26 de julio.

publicidad

'Entre bien y mal'

En esta isla de once millones de habitantes, al mismo tiempo planificada y espontánea, donde hasta "La Internacional" hace bambolear caderas, las penurias cotidianas son el trasfondo que siempre sale en las conversaciones.

Son generalmente lamentos contenidos, discretos, casi siempre apolíticos, sobre las miserias del día a día.

"¿La situación? Bien y mal. Bien porque los niños, como mi hija, tienen educación. Mal, porque no hay comida ni dinero", resume Alejandro, percusionista rasta y ex boxeador, que espera el turno de su grupo en un restaurante del centro.

"Todo está igual. Nada ha cambiado. La cosa está mal. Yo soy carpintero, pero no hay madera. Es difícil ser carpintero si no hay madera", explica Eliecel, santiaguero de tez morena, rala barba blanca y mirada pícara, tras beber un sorbo de un jarro de cerveza casera caliente.

Pobreza, el pan de cada día

La penuria que sufren los cubanos 55 años después del comienzo de la revolución con el asalto al Moncada —49 años y medio después de su triunfo— hace que muchos cubanos comiencen sus conversaciones con extranjeros con un "¿de dónde eres?" y las terminen, casi siempre, con "¿me das unos pesos?".

Por las calles de la hermosa y calurosa Santiago -34 grados a la sombra- se ven letreros referidos a la efeméride del 26 de julio, pero la mayoría son pequeños, muchos escritos a mano y muy pocos dedicados al actual presidente.

publicidad

Los "Viva Raúl" son escasos y diminutos, pese a ser Santiago "la cuna de la revolución".

"No te engañes -matizó un periodista cubano-. Es más por falta de recursos que por falta de entusiasmo".

Más reformas

En un discurso ante la Asamblea Nacional, el general Castro, de 77 años, dijo que quisiera ir más rápido, pero que tiene que ser realista porque las circunstancias no son las mejores.

Mientras administra mini-reformas con cuentagotas -económicas solo, de política nada-, pide a los cubanos trabajar más, aumentar la productividad y la producción, hacer más sacrificios, porque "los retos son grandes y difíciles".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad