publicidad
.

Quito seguirá en estado de excepción logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c27...

Quito seguirá en estado de excepción

Quito seguirá en estado de excepción

El estado de excepción que regía en el país desde el 30 de septiembre, cuando se produjo una sublevación policial, se mantendrá por tiempo indefinido y exclusivamente en Quito.

Por tiempo indefinido

QUITO - El estado de excepción que regía en el país desde el 30 de septiembre, cuando se produjo una sublevación policial, se mantendrá por tiempo indefinido y exclusivamente en Quito, informó el sábado el ministro de Seguridad Interna y Externa, Miguel Carvajal.

La medida permitirá que las Fuerzas Armadas "continúen precautelando instalaciones importantes" como los palacios presidencial y legislativo, pero "no supone ninguna restricción de derechos" civiles como la libertad para reunirse o realizar actos públicos, aclaró el funcionario en declaraciones a la prensa.

Recalcó que todos los derechos de la ciudadanía están "absolutamente garantizados".

Declaratoria 'necesaria'

Carvajal calificó a la declaratoria como "necesaria" para prevenir cualquier situación de riesgo, mientras se realizan las investigaciones para determinar a los responsables de la revuelta.

Sobre la situación de la policía informó que estará encargada de la seguridad interna "porque esa es su función constitucional".

Consultado sobre una posible conformación de un grupo ilegal policial, afirmó que "se están desarrollando las investigaciones ya que no podría, el país, aceptar bajo ningún punto de vista la presencia de grupos armados al margen de la ley, mucho menos si están al interior de la fuerza pública".

publicidad

En su programa radial sabatino, el presidente Rafael Correa, reiteró que las investigaciones irán hasta las últimas consecuencias para sancionar a los responsables de la sublevación policial que derivó en actos violentos en su contra y que terminó en un operativo militar para su rescate.

El apoyo internacional

Correa negó "imprudencia" de su parte al haber acudido al lugar de la protesta pues señaló que "de buena fe" quiso explicar los alcances de la ley que elimina algunos beneficios para la policía y por la cual protestaron los uniformados.

"Apenas llegamos nos dimos cuenta que era una trampa", afirmó.

Sobre el apoyo internacional que recibió, Correa aseguró que "en el caso particular de Colombia y el presidente (Juan Manuel) Santos, mostró su preocupación muy especial, me llamó varias veces, cerró la frontera y eso tiene todo nuestro reconocimiento y gratitud".

En entrevista concedida a un medio colombiano y que fue difundida el sábado por el periódico oficial El Ciudadano, dijo sentirse "muy conmovido" por la respuesta de Santos y de toda la región.

¿Cayó en una trampa?

En tanto, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, insistió, en su habitual informe sabatino emitido por radio y televisión, en que cayó en una trampa durante la sublevación policial del pasado 30 de septiembre y remarcó que "no habrá ni perdón ni olvido" contra los instigadores de la revuelta.

publicidad

El mandatario recordó que ese día acudió a un regimiento de la Policía para intentar aplacar una protesta y conversar con los agentes sobre una ley que, según los insubordinados, afectaba sus conquistas salariales, pero a la que calificó como beneficiosa para ellos.

Sin embargo, "apenas acudimos, nos dimos cuenta que era una trampa" y que se trataba de una insubordinación azuzada por intereses políticos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad