publicidad
Porfirio Lobo, presidente de Honduras.

Presidente hondureño insinúa que se está gestando otro golpe de Estado

Presidente hondureño insinúa que se está gestando otro golpe de Estado

El presidente hondureño insinuó que sectores que están en desacuerdo con sus esfuerzos de reconciliación pretenden derrocarlo.

Porfirio Lobo, presidente de Honduras.
Porfirio Lobo, presidente de Honduras.

Quieren "fregarlo"

TEGUCIGALPA - El presidente hondureño, Porfirio Lobo, insinuó que sectores extremistas que están en desacuerdo con sus esfuerzos de reconciliación pretenden dar un nuevo golpe de Estado en Honduras.

"Al que quieren fregar, dicen, es al presidente de la República", dijo Lobo, en conferencia de prensa en la comunidad de Guaimaca, 70 km al este de la capital. Así respondió a una pregunta sobre un supuesto plan para quitar del cargo al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Avilés.Desde que asumió el 27 de enero, Lobo se ha empeñado en reconciliar a Honduras, un país que quedó profundamente dividido tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, contra el entonces presidente Manuel Zelaya.

publicidad

Lobo también se refirió al envío de un grupo de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que investigue si hay condiciones para que Honduras retorne a ese organismo.

Al respecto, apuntó que "lo importante es que nosotros como país tenemos la voluntad de tener una relación cordial con todos los países del mundo, sobre todo con nuestros hermanos latinoamericanos".

Golpe a los derechos

El golpe de Estado en Honduras de hace un año "socavó" la protección de los derechos humanos y el Estado de derecho, y policías y militares se excedieron en el uso de la fuerza con los manifestantes contrarios, según el informe anual de Amnistía Internacional (AI) divulgado en Londres.

Al menos diez personas murieron como consecuencia del uso de munición real, balas de goma y botes de gas lacrimógeno por la policía y el ejército hondureños, agrega el informe sobre derechos humanos en el mundo de AI, que está referido a 2009.

Los ataques y actos de intimidación contra miembros del movimiento opositor al golpe del 28 de junio que derrocó al presidente Manuel Zelaya fueron un fenómeno "generalizado", añade la organización no gubernamental en su informe referido a 2009.

Víctimas de abusos

"Centenares de manifestantes, en su mayoría simpatizantes de Zelaya, y personas que no participaban en las protestas fueron víctimas de palizas, malos tratos y detenciones arbitrarias" por policías y soldados, añade AI.

publicidad

Además, muchas de las personas detenidas denunciaron que habían sido recluidas en centros de detención no autorizados, como estadios y cuarteles, indica la organización en su informe anual.

También fueron agredidos varios periodistas, según Amnistía, al recordar que desde el día del golpe las autoridades de facto cerraron de manera intermitente Radio Globo y la cadena de televisión Canal 36, cuyas oficinas fueron ocupadas varias veces por militares, aunque esos medios volvieron a emitir normalmente a finales de año.

Investigación nula

Las investigaciones de las denuncias por violaciones de derechos humanos cometidas durante los disturbios fueron escasas o nulas, subraya la organización no gubernamental en su informe.

Mujeres manifestantes y otras bajo custodia denunciaron actos de hostigamiento y abusos sexuales por parte de agentes de policía, de acuerdo con AI, que critica que no se llevara a cabo ninguna investigación sobre esas acusaciones de violencia de género cometida durante los disturbios originados tras el golpe de Estado.

Amnistía Internacional menciona "indicios" de que tras el golpe aumentó "de manera vertiginosa" el número de homicidios de mujeres transgénero, dado que sólo entre junio y diciembre se registraron 12 casos, frente a los 17 de 2004 a 2009.

De estos casos de homicidio, AI afirma que no hubo información de que se hayan investigado.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad