publicidad
La policía de Brasil impidió que el hombre fuera enterrado vivo.

Policías militares mataban a mujeres y niños en Brasil, la banda fue desmantelada

Policías militares mataban a mujeres y niños en Brasil, la banda fue desmantelada

Desmantelan en Brasil grupo de exterminio comandado por policías

La policía de Brasil impidió que el hombre fuera enterrado vivo.
La policía de Brasil impidió que el hombre fuera enterrado vivo.

Desmantelaron banda

SAO PAULO - La Policía Federal (PF) brasileña detuvo el martes a 19 policías militares sospechosos de integrar grupos de exterminio en el estado de Goiás (centroeste), informó la institución en un comunicado.

Según las investigaciones, la banda, integrada también por altos mandos de la Policía Militar de Goiás, ejecutaba los homicidios durante simulaciones de enfrentamientos con las víctimas, precisó la PF en un comunicado.

"Entre las víctimas, figuran casos de ejecución de niños, adolescentes y mujeres, que no tenían relación con prácticas criminales", destacó el texto.

Crímenes en horas de servicio

Según la PF, algunos asesinatos fueron cometidos durante el horario de servicio y utilizando patrullas policiales.

publicidad

La investigación demostró que en los últimos 10 años los integrantes actuaron en Goiania (capital del Estado) y en otros cuatro municipios.

"Así, adonde se instalaban a raíz de los traslados a diferentes unidades de la Policía Militar de Goiás, el número de víctimas de homicidios en supuestos enfrentamientos aumentaban considerablemente", señaló la PF.

Más escándalos policiacos

Aunado al grupo de exterminio, los escándalos no terminan para la policía brasileña, ya que este martes el director de la policía investigadora del estado de Río de Janeiro dimitió tras ser detenidos 30 agentes en una redada contra la corrupción, incluyendo su ex lugarteniente.

Los analistas dijeron que las detenciones fueron un duro golpe a los funcionarios corruptos.

"Esta puede ser la oportunidad de Río de romper definitivamente con aquellos agentes que realizan actos ilícitos", dijo Rodrigo Pimentel, un analista de seguridad y ex líder de una unidad de elite de la policía militar brasileña. "La policía de Río se ha arrimado demasiado al delito".

El jefe de la policía, Allan Turnowski, anunció en una declaración que decidió dimitir tras hablar con el director de seguridad del estado de Río de Janeiro, José Beltrame.

"Estoy convencido que esta es la mejor decisión", indicó Turnowski, que ocupó el cargo casi dos años. No fue anunciado su reemplazante.

publicidad

El ex lugarteniente de Turnowski, Carlos Antonio Luiz Oliveira, fue uno de los agentes detenidos y acusados de corrupción, robo y colaborar con los narcotraficantes.

La redada ocurrió durante una campaña de las autoridades de la ciudad contra las bandas de narcotraficantes en los barrios pobres que ocupan extensas superficies de la ciudad. Río será sede de la Copa Mundial de fútbol en el 2014 y los Juegos Olímpicos en el 2016, por lo que prometió reducir el delito violento que en ocasiones pasa de los barrios humildes a los distritos más acomodados.

Parte de la campaña consiste en extirpar de la fuerza a los agentes corruptos. Los 30 policías detenidos los últimos días están acusados de vender armas pesadas a las pandillas, alertar a los pandilleros de las inminentes redadas policiales, y robar y vender drogas, dinero y armas confiscadas por la fuerza pública.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad