publicidad

Polémicos muros en Colombia

Polémicos muros en Colombia

Fotos con los rostros de abusadores sexuales, sus nombres completos y la descripción de sus fechorías en Bogotá.

En la picota

Fotos con los rostros de abusadores sexuales, sus nombres completos y la descripción de sus fechorías aparecerán a partir de hoy en 40 murales y 20 vallas públicas de la capital colombiana. Se trata de las "pantallas de la infamia", una medida que ha generado polémica y enfrentamientos entre diversos sectores, por la manera con que pretende combatir al abuso infantil.

La nueva Ley de Infancia y Adolescencia, adoptada por el Concejo bogotano, es una exibición pública de los criminales que ya han sido condenados, y precisamente ese es el mayor reproche. Al punto que el prestigioso diario El Tiempo dedicó un editorial a criticar la medida, argumentando que poniendo en la picota a los abusadores se les está negando una segunda oportunidad para redimirse con la sociedad.

Los maleantes elegidos son los condenados, que después de ser procesados aparecerán expuestos en vallas espectaculares como una alerta ante este problema que perjudica a cerca de 17 mil jóvenes en Bogotá.

La ley aprobó que los delincuentes aparezcan también en facturas de uso cotidiano, como el pago de servicios de agua, luz o gas, entre otros, y obliga a que el Gobierno presente el último lunes del mes de abril, en todos los medios masivos de comunicación, las fotos de todos los condenados en el último año. Todo esto para que ningún ciudadano olvide el daño que estos delincuentes han cometido contra los niños.

publicidad

Gilma Jiménez, concejal promotora del proyecto, lo defiende a pesar del escándalo que ha provocado.

"Cobra importancia porque le da herramientas a la justicia colombiana para castigar a los abusadores de menores y adolescentes. La mayoría de las personas  apoyan la medida. Hay un sector de intelectuales, juristas, expertos que están en contra. Pero están gastando más tiempo pensando en los victimarios y no los niños, y queremos lo contrario, que hablemos más de los niños", dijo la concejal a Univision.com.

"Los niños tamposo tuvieron una segunda oportunidad ante los violadores", puntualizó Jiménez, al salir al paso a las críticas.

Castigos severos

A partir del 8 de mayo un violador de un menor de 14 años deberá pasar en la cárcel 25 años. Si la víctima es un adolescente, serán 12 años. Para ellos no habrá rebaja de penas, ni casa por cárcel. "La pregunta que hay que hacerse es: ¿qué medida social hemos tomado que sea eficiente para evitar los episodios de violencia social?", comentó Jiménez.

Para  Beatriz Linares, investigadora  y ex delegada de la Defensoría del Pueblo para la Niñez y participante del nuevo código infantil, la norma no fue lo suficientemente pensada.

"Fue ingresada a última hora por solicitud de un movimiento político de raíces religiosas, el MIRA. El concejo nunca se negó a aprobar una norma de esa naturaleza, pero tampoco la debatió a fondo. El problema no es tan sencillo como parece. En las últimas investigaciones hechas en Estados Unidos y en el mundo, se sabe que hay víctimas que se han visto afectadas por ver a sus agresores en publicidad", explicó Linares.

publicidad

Los presos ya comenzaron a protestar. Alrededor de 120 reclusos de la cárcel La Modelo, donde está la mayoría de los abusadores sexuales, iniciaron una huelga de hambre.

"Hay reincidencia, casi todos son reincidentes y con esto realmente se puede prevenir y realmente tendrán otra oportunidad para no volverlo a hacer. Es sensibilizar a la sociedad y protegerla para que esto ya no suceda", replicó Jiménez.

Los detractores de las "pantallas de la infamia", dicen que además de hacer señalamientos, con esta ley no se va a lograr la rehabilitación de los condenados.

Se enciende el debate

De acuerdo con el editorial de El Tiempo, "No porque aparezca su cara en las vallas el criminal deja de serlo. Simplemente empleará estrategias más oscuras", dice.

Rodolfo  Rodríguez, reportero de Radiosucesos de la cadena radial RCN, comentó que la mayoría de la prensa en Bogotá estaba dando el respaldo a la medida, aunque había ciertas dudas.

Otros medios de comunicación han manejado la teoría de que esto desatará más violencia.

"En algunos casos quizás no es 100% lógico que se aplique la medida, pero lo cierto es que la mayoría apoya la medida, diría que hay un apoyo casi absoluto", dijo Rodríguez a Univision.com.

Jiménez insiste en defender la medida. "¿Qué oportunidad tuvieron los niños? Es un daño irreversible, no es un hecho menor, ellos pueden reivindicarse y rehabilitarse pero no sabemos si lo volverán a hacer. Tenemos que romper con ese comportamiento errático. La propuesta es muy dura, pero estamos hablando de un delito de lesa humanidad, contra niños, no contra casas", declaró Jiménez.

publicidad

Según cifras oficiales, cinco niños son abusados sexualmente cada día en Colombia, principalmente por sus padres, familiares o amigos.

"Uno tiene que tener límites frente a la defensa de los derechos de los niños. Tampoco se puede condenar a una persona dos veces por el mismo delito. Creo que además de la sanción judicial a los abusadores, que es lo que contempla la ley, hay implícita una sanción moral, y no es necesaria otra sentencia", finalizó Linares.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad