publicidad
La ex senadora Piedad Córdoba divide a los colombianos entre los que la consideran una salvadora y aquellos que la cuestionan.

Piedad Córdoba, la senadora destituida que divide a los colombianos

Piedad Córdoba, la senadora destituida que divide a los colombianos

La ex senadora Piedad Córdoba, destituida este jueves, divide a los colombianos.

La ex senadora Piedad Córdoba divide a los colombianos entre los que la...
La ex senadora Piedad Córdoba divide a los colombianos entre los que la consideran una salvadora y aquellos que la cuestionan.

Reconocida internacionalmente

BOGOTÁ - La ex senadora Piedad Córdoba, destituida este jueves, divide a los colombianos entre los que la consideran una salvadora de los secuestrados de las FARC y aquellos que la cuestionan por creer que ha usado las gestiones humanitarias para darle oxígeno a esa guerilla.

De 55 años y madre de cuatro hijos que viven en el extranjero, Córdoba ha hecho toda su carrera política en el Partido Liberal, con énfasis en la defensa de los derechos humanos y la búsqueda de una salida negociada al conflicto armado colombiano, que suma más de 45 años.

Ataviada siempre con un turbante que cubre su abundante y encrespado cabello, Piedad Córdoba es la figura que se hizo internacionalmente reconocida a lo largo de los últimos tres años por haber ido a buscar al interior de las selvas colombianas a 14 rehenes liberados unilateralmente por las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

publicidad

Mediadora oficial junto al presidente venezolano, Hugo Chávez, en 2007 para conseguir un canje de rehenes por guerrilleros presos, Córdoba recorrió diversos países de América Latina y Europa, mientras la prensa internacional publicaba su foto tanto al lado de comandantes de las FARC como acompañada por el fallecido ex presidente argentino Néstor Kirchner o el asesor presidencial brasileño Marco Aurelio García.

Destituída e inhabilitada

Pero esa labor ha sido justamente la que ha llevado a su destitución parlamentaria y la inhabilitación política por 18 años, prácticamente el resto de su vida activa, luego de que la Procuraduría consideró que se extralimitó en sus funciones y actuó como colaboradora de la guerrilla.

De estilo directo, Córdoba ha asegurado que "no vamos a dejar solas a las familias, y si es el caso de llegar a la cárcel, desde la cárcel mi voz se levantará soberana y fuerte para insistir en la necesidad de la humanización" del conflicto armado colombiano, dijo al conocer la sanción de la Procuraduría.

La Procuraduría en Colombia es una instancia de justicia disciplinaria, sin alcance penal, y su fallo todavía puede ser apelado por la ex senadora ante el Consejo de Estado, la máxima instancia de justicia contencioso-administrativa.

Córdoba ocupaba un escaño en el Congreso de Colombia desde 1992, cuando fue electa diputada. Desde 1994 se desempeñaba como senadora. Además, dirige la ONG Colombianos y Colombianas por la Paz, en el que participan diversos políticos de izquierda y miembros de la sociedad civil, que trata de impulsar un diálogo de paz con la guerrilla.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad