publicidad
La ex legisladora colombiana Piedad Córdoba.

Piedad Córdoba intenta liberación de todos los rehenes de las FARC

Piedad Córdoba intenta liberación de todos los rehenes de las FARC

La ex congresista colombiana Piedad Córdoba dijo en Bogotá que intenta que las FARC pongan en libertad a todos los rehenes.

La ex legisladora colombiana Piedad Córdoba.
La ex legisladora colombiana Piedad Córdoba.

'Posibilidad del diálogo político y negociación'

BOGOTÁ - La ex congresista colombiana Piedad Córdoba dijo en Bogotá que intenta que las FARC pongan en libertad no solo a los seis rehenes cuya liberación han prometido, sino a todos los militares y policías cautivos.

"Estamos haciendo todo un ejercicio para lograr que, en lugar de los seis, (los liberados) sean los diez", dijo Córdoba en una entrevista con la radio bogotana RCN.

La puesta en libertad de todos "sería muy importante no solamente como anuncio para el país y como realización concreta (por parte del CCP), sino también para ir avanzando en escenarios que vayan pintando un escenario hacia la posibilidad del diálogo político y la negociación", consideró Córdoba.

publicidad

La ex legisladora, que fue inhabilitada en 2010 para ejercer cargos públicos por 18 años precisamente por colaboración con la guerrilla, dio por hecho que son diez y no once los uniformados que siguen en poder de los insurgentes al descartar de manera tácita que uno de ellos, Luis Eduardo Peña, subcomisario de la Policía Nacional, esté con vida.

Peña fue capturado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en noviembre de 1998 en Mitú, la capital del departamento selvático del Vaupés (este), y se desconoce si está vivo o muerto, por lo que el Gobierno y la asociación de familiares de rehenes y liberados lo tienen en la lista de secuestrados.

Los últimos en manos de los rehenes

Los militares y policías de esta relación son los últimos que quedan en manos de los rebeldes, que a finales del pasado noviembre anunciaron la puesta en libertad de manera unilateral de seis de ellos, sin precisar la fecha.

Se trata del militar Luis Alfonso Beltrán Franco y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero y José Libardo Forero, todos ellos secuestrados desde hace más de doce años.

La entrega de los seis fue anunciada al grupo civil Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), encabezado por Córdoba, quien en los últimos años ha gestionado la entrega incondicional de una veintena de rehenes de las FARC, entre civiles y uniformados.

publicidad

Las liberaciones fueron coordinadas por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y contaron con el apoyo logístico de Venezuela y, más tarde, de Brasil.

El gobierno brasileño ya ha aceptado facilitar los helicópteros y las tripulaciones necesarias para recibir a los rehenes que la FARC han prometido liberar ahora.

Todos los sectores exigen liberación de secuestrados

Además de Córdoba, el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, las familias de los cautivos y otros sectores han exigido a las FARC que entreguen a todos los policías y militares en su poder.

Los otros cuatro cautivos son el policía Wilson Rojas Medina y los militares Luis Arturo Arcía, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza. El primero está secuestrado desde 1999 y los otros tres desde 1998.

Córdoba anunció que el próximo fin de semana se reunirán en Bogotá algunas de las líderes latinoamericanas del grupo Mujeres Gestoras por la Paz que el pasado diciembre pidieron a las FARC la entrega de todos los secuestrados.

Forman parte del grupo la premio nobel de Paz guatemalteca Rigoberta Menchú, la senadora y primera dama uruguaya Lucía Topolanski, la escritora mexicana Elena Poniatowska y las activistas Nidia Díaz, de El Salvador; Marcela Bordenave, de Argentina; Margarita Zapata, de Nicaragua; Xiomara Castro de Zuleta, de Honduras, y Luz Patricia Mejía Guerrero, de Venezuela, además de Córdoba.

publicidad

Hija de rehén marcha exigiendo liberen a su padre

En tanto, la adolescente colombiana Natalia Andrea Duarte, hija de un policía secuestrado hace doce años por las FARC, inició una caminata de 64 kilómetros para exigir a esa guerrilla que libere a su padre y a los demás uniformados cautivos.

Unas cuarenta personas acompañan a Natalia Andrea en esta marcha, que salió de Fusagasugá, localidad cercana a Bogotá en la que ella vive junto a su familia, y que tiene como meta a la capital colombiana.

"Lo principal es lograr la libertad de mi papá", expresó a Efe la adolescente antes de iniciar esta caminata, que arrancó hacia las 12:00 horas locales (17.00 GMT) y cuyo recorrido cubrirá en tres jornadas.

Su padre es Carlos José Duarte, intendente de la Policía Nacional a quien las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hicieron cautivo el 10 de julio de 1999, en un ataque a Puerto Rico, localidad en el departamento del Meta (centro-este).

El traslado de él a Puerto Rico es el último recuerdo que Natalia Andrea tiene de su padre, con quien compartió un almuerzo cuando ella tenía 4 años de edad en la ciudad de Villavicencio, la capital del Meta, antes de que abordara el helicóptero que lo llevó a la población en donde fue secuestrado.

"Nos dijo que no nos preocupáramos, que siempre iba a estar con nosotros", recordó Natalia Andrea, para quien este mensaje llevaba implícito el presentimiento de algo, como el secuestro.

publicidad

El intendente es uno de los cuatro rehenes de Puerto Rico que siguen en poder de los insurgentes, quienes se comprometieron a liberarlos junto a otro policía y un militar en una fecha que todavía no han informado.

Los seis hacen parte de un grupo de once policías y militares que las FARC conservan cautivos y que en el pasado, cuando retenían a decenas de políticos, tres estadounidenses y otros uniformados, intentaron canjear por más de medio millar de insurgentes presos.

Los guerrilleros anunciaron su puesta en libertad unilateral a finales de noviembre, en coincidencia con la ejecución de cuatro cautivos, en un mensaje al colectivo civil Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), encabezado por la excongresista Piedad Córdoba.

Tras una polémica por la logística para la entrega, que será facilitada por Brasil, la misión está pendiente de un acuerdo sobre los protocolos de seguridad y de que los rebeldes fijen la fecha.

Por la libertad de los cautivos y la reconciliación

"Las FARC deben darse cuenta de que ya no tienen tanto obstáculo para las liberaciones y que somos muchos los que queremos que todos estén libres", dijo Natalia Andrea, que seguirá los pasos del padre, con su ingreso el año próximo en una escuela policial de oficiales.

La adolescente y sus acompañantes, entre ellos familiares de secuestrados y desaparecidos, llegarán a Bogotá el próximo jueves tras parar en el caserío de Subia y las localidades de Granada y Soacha.

publicidad

Los caminantes se integrarán al cierre de un maratón radiofónico de mensajes por la libertad de los cautivos y la reconciliación.

La campaña tiene como centro la plaza bogotana de Bolívar y consiste en una transmisión continua de 110 horas, por más de 2,370 estaciones en los cinco continentes, que comenzó el sábado pasado.

Esta caminata no es la primera de familiares para exigir la libertad de rehenes, como el sargento Pablo Emilio Moncayo, cuyo padre, el profesor Gustavo Moncayo, atravesó a pie el país, o el cabo Libio José Martínez, cuyo hijo, Johann Steven, nunca lo conoció.

Moncayo fue liberado en marzo de 2010, mientras que Martínez murió a manos de los guerrilleros el pasado noviembre, en represalia por un supuesto intento militar de rescate.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad