publicidad

Palanquero, la base aérea en el ojo del huracán por pacto Colombia-EU

Palanquero, la base aérea en el ojo del huracán por pacto Colombia-EU

La base aérea de Palanquero, es la base militar que está en el ojo del huracán en el pacto militar con Estados Unidos.

Rechazan ataques

BOGOTA - La base aérea de Palanquero, una de las siete que el gobierno de Colombia prevé facilitar a Estados Unidos, está levantada en un aeródromo usado por pilotos alemanes, a quienes Washington consideró en los años 40 sospechosos de simpatías nazis.

Recibe noticias de Colombia en tu móvil

El ruido de los aviones Kfir de fabricación israelí que a diario la sacude parece mínimo frente a la reacción que el anuncio generó entre los vecinos de Colombia, especialmente en el presidente venezolano Hugo Chávez, que dice temer que las bases colombianas sirvan para atacar a su país.

"Esta negociación no es para atacar a ningún vecino, sino para combatir enemigos comunes como el narcotráfico y el terrorismo", afirmó el ministro colombiano de Defensa, Gabriel Silva, durante una visita a la base, distante 180 km al oeste de Bogotá.

Desde el aire, la pista de 3,5 km --de la cual pueden despegar tres aviones simultáneamente-- y los hangares --con capacidad para 60 aviones-- parece un gran pájaro que se posa sobre el río Magdalena, el principal del país.

Una flotilla de Kfir y de aviones franceses Mirage -comprados en los años 70 y reconvertidos hace una década- se observa en sus instalaciones. Desde allí, un avión con velocidad supersónica puede alcanzar cualquier punto del territorio continental colombiano en menos de media hora.

publicidad

Zona estratégica

"La posición de Palanquero es estratégica en Sudamérica. Su importancia radica además en ser una base para aviones de alto rendimiento", señaló el general Héctor Velasco, antiguo comandante de la Fuerza Aérea, a la AFP.

Velasco dice que pese a ello es temerario pensar que vaya a ser usada para atacar a otros países y se dice sorprendido por la reacción de Venezuela y Ecuador.

"No dijeron nada cuando operaba la base de Manta (en Ecuador) desde donde operaban autónomamente las tropas estadounidenses, mientras que ahora se habla de operaciones combinadas en las que siempre habrá militares colombianos", explica.

"Ellos se quejan de nuestro problema de narcotráfico, pero cuando tratamos de hacer algo nos caen encima", reclama.

Intercepción de droga

Palanquero es efectiva para interceptar cargamentos del narcotráfico "pues su ubicación permite llegar rapidamente al Caribe y al Pacífico", señala Velasco, que la comandó en los años 90 cuando desde allí se lanzó un ataque contra la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La ubicación hizo de Palanquero un punto neurálgico cuando pilotos alemanes veteranos de la Primera Guerra Mundial como Hans Hoffman y Fritz Herzhauser, graduados en la Escuela Prusiana de Aviación, establecieron las primeras rutas locales de aviación comercial hacia 1928.

publicidad

Polémica por pilotos alemanes

En febrero de 1933, seis meses después del inicio de una guerra con Perú por una franja de la Amazonía, Palanquero fue reconvertido en base militar y desde allí partieron los aviones para la toma del puerto de Tarapacá, que marcó el fin de la disputa.

Para Estados Unidos la presencia de pilotos alemanes formados militarmente se tornó sospechosa en 1941, y el Departamento de Estado pidió a Colombia excluirlos del manejo de la aviación colombiana por temor a que por simpatías con el nazismo pudieran ayudar a atacar el canal de Panamá.

Según los periodistas Alberto Donadío y Silvia Galvis, autores de un libro sobre la segunda guerra mundial en Colombia, la ola de denuncias llevó a que el gobierno confinara a cientos de ciudadanos alemanes y japoneses en pueblos vecinos a Bogotá.

Los alemanes fueron sacados de Palanquero, y un incidente con uno de ellos desató una trifulca, que en 1942 la prensa calificó como un conato de ataque nazi contra Colombia.

En los alrededores de Palanquero surgió la población de Puerto Salgar, cuyos habitantes creen que la llegada de las tropas estadounidenses no cambiará su vida "aunque podría mejorar el comercio", dice Edgar Gómez, secretario de gobierno de la villa, de 16,000 habitantes.

Uribe en Unasur

El presidente Alvaro Uribe y su canciller concurrirán a la reunión extraordinaria de la Unasur para tratar sobre el posible uso de bases colombianas por parte de militares de Estados Unidos, entre otros asuntos, se confírmó el jueves oficialmente.

publicidad

El anuncio lo hizo César Mauricio Velásquez, portavoz oficial, al leer un breve comunicado ante los reporteros en la sede gubernamental.

Contra narco y terrorismo

La agenda de esa cumbre extraordinaria de Unasur "será diversa y la reunión no implica condición para el acuerdo entre Colombia y Estados Unidos a fin de enfrentar con más éxito el narcotráfico y terrorismo", dijo el vocero.

La cita de presidentes de los países de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, está prevista en Argentina para el 28 de agosto, según ha informado la cancillería colombiana.

Al confirmarse esa reunión del "más alto nivel", la Unasur no realizará una cita previa de ministros de Defensa y cancilleres que se había propuesto inicialmente, informó en Quito la cancillería ecuatoriana en un comunicado.

Uribe estará acompañado en Argentina por su ministro del Exterior, Jaime Bermúdez, ambos ausentes de la cumbre ordinaria anual de Unasur, realizada en Quito el lunes pasado, debido, entre otras razones, a que Ecuador rompió sus relaciones diplomáticas con Colombia en marzo del 2008.

Chávez y Correa inconformes

Las críticas de mandatarios de la región, especialmente del venezolano Hugo Chávez y el de Ecuador Rafael Correa, hicieron que en la cita de Quito la mandataria argentina Cristina Fernández dijera que el asunto del uso de bases debía discutirse de forma calmada en otra cumbre y que ella ofrecía su país para tal reunión.

publicidad

El diario El Comercio de Quito publicó una entrevista a Cristopher McMullen, subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, sobre las advertencias que hiciera Chávez en la cita en Quito de que esas bases podrían provocar una "guerra" en la región.

Según la versión del diario, McMullen consideró "que ese comentario no es responsable, porque no sirve a la causa de paz en la región". El diario no aclara si la entrevista al funcionario estadounidense fue en Washington o realizada telefónicamente.

"No tenemos nada que ocultar" dijo, según el diario. Y agregó que Estados Unidos ha proporcionado información a Brasil "porque ellos preguntaron".

Señaló que respecto al tema de las bases "ha habido confusión y debo aclarar que no tenemos, queremos, ni tenemos planes de construir bases en Colombia".

Colombia mantiene que sus negociaciones con Washington son para ampliar la cooperación que ya existe en la lucha antidrogas y contra la subversión y niega que con el convenio se "instalen" o abran bases estadounidenses en el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad