publicidad
El ex militar derechista Otto Pérez Molina y el empresario también derechista Manuel Baldizón (izq) disputarán en segunda vuelta la presidencia de Guatemala.

Otto Pérez y Manuel Baldizón disputarán la presidencia de Guatemala en 2da. vuelta

Otto Pérez y Manuel Baldizón disputarán la presidencia de Guatemala en 2da. vuelta

El general Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón disputarán el 6 de noviembre la presidencia.

El ex militar derechista Otto Pérez Molina y el empresario también derec...
El ex militar derechista Otto Pérez Molina y el empresario también derechista Manuel Baldizón (izq) disputarán en segunda vuelta la presidencia de Guatemala.

CIUDAD DE GUATEMALA - El general Otto Pérez Molina fue el candidato más votado en las elecciones presidenciales guatemaltecas, pero no alcanzó la ventaja suficiente para evitar ir a una segunda vuelta.

El populista Manuel Baldizón, del también derechista partido Libertad Democrática Renovada (Líder), al final se quedó con el segundo lugar de la votación y ganó el derecho a disputar la presidencia ante Pérez Molina.

Los magistrados del TSE informaron en rueda de prensa esta madrugada de los últimos datos de las elecciones presidenciales que definieron una segunda ronda presidencial entre los dos candidatos más votados.

Pérez Molina, del derechista Partido Patriota (PP), no pudo alcanzar la mitad más uno del número total de votos válidos para ganar los comicios presidenciales del domingo y deberá disputar una segunda ronda electoral, prevista para el 6 de noviembre.

publicidad

Pese a no alcanzar una victoria contundente, el ex militar del PP dijo la madrugada del lunes estar satisfecho por haber obtenido una "ventaja histórica" en la votación del domingo de cara a la segunda vuelta.

Escrutadas casi tres cuartas partes de las mesas, Pérez obtenía un 37% y aventajaba al empresario también derechista Eduardo Baldizón por 14 puntos, quien según datos provisionales sería su rival en segunda vuelta.

Satisfacción derechista

Pérez reinvindicó haber obtenido "una ventaja histórica. Las diferencias entre el primero y segundo (en la primera vuelta) normalmente han sido cuatro puntos, seis puntos. Hoy tenemos una ventaja que es bastante mayor que eso", dijo.

El candidato anunció que en algunas horas se reunirá con su comando de campaña "para definir la segunda fase de la campaña".

Por su parte Baldizón, quien aventajaba por apenas 5 puntos al tercero, el científico matemático Eduardo Suger, fue prudente y aunque dijo tener informaciones que lo ubicaban en la segunda vuelta, prefirió esperar los últimos resultados.

Baldizón es para sus detractores un engreído, tránsfuga ideológico y sospechoso de lazos con el narcotráfico, lo que no le impidió ser el segundo candidato más votado y pasar al ballotage de la presidencial guatemalteca.

Con un doctorado obtenido en la universidad chilena de Valparaíso, Baldizón (41 años) ingresó a la política desde su natal Santa Elena, en el norteño departamento de Petén, bunker de los cárteles de la droga, y donde fue elegido diputado en 2003.

publicidad

Sus millonarias campañas electorales, y su fulgurante ascenso empresarial, le valieron acusaciones nunca probadas sobre nexos con el narcotráfico, las que él se cuidó de desmentir, al tiempo que aceleraba su ascenso en las encuestas cuando prometía aplicar la pena de muerte para controlar el crimen.

"La posición de Baldizón en segundo lugar (en las encuestas) me da miedo, porque es un hombre al que le tengo muchas reservas", había dicho a a la AFP el ex constitucionalista y referente de la derecha, Carlos Molina, antes de los comicios.

"Mi temor es por lo que se dice y no me consta, y siempre hay un lado que nadie conoce. No viene del sector empresarial, no viene del Ejército y no viene del gobierno. Eso es lo que sabemos. Pero entonces... ¿de dónde puede venir?", se interrogó.

Siempre con sus lentes inconfundibles --"Nunca me quito los anteojos, además, las personas dicen que me parezco a Clark Kent", dijo-- Baldizón jamás pierde oportunidad de espetarle a su interlocutor de turno que él es un "doctor".

Tránsfuga ideológico, empezó en la política con el Partido de Avanzada Nacional. Sus grandes aportes económicos le permitieron en 2007 ser reelegido como diputado, pero en esa ocasión por la socialdemócrata Unión Nacional por la Esperanza (UNE) que ungió a Alvaro Colom en la presidencia.

publicidad

Era un secreto a voces que Baldizón aspiraba a la candidatura presidencial oficialista, pero cuando fue claro que la UNE se inclinaba por la postulación de la primera dama Sandra Torres, Baldizón rompió con el partido y con 10 diputados se marchó a formar su agrupación personal, bautizada LIDER (Libertad Democrática Renovada).

Menchú derrotada, pero...

La indígena y premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, que por segunda vez salió derrotada en una elección presidencial en Guatemala, aseguró este lunes que continuará "la batalla" por lograr transformaciones en el sistema electoral de este país centroamericano.

"Seguiré la batalla porque hay que transformar el sistema político, el sistema electoral, hay que aspirar algún día que la elección no sea la compra de investidura de un presidente, no sea el juego de dinero cuantioso no contabilizado", dijo a la AFP la laureada con el Nobel en 1992.

La premio Nobel, que en las elecciones representó a la única coalición de izquierda contra nueve de derecha, sacó apenas un 3% de los sufragios, cuando se había escrutado un 76% de los votos de la contienda del domingo.

La líder indígena también salió al paso de las millonarias sumas que invirtieron en sus campañas los partidos de derecha.

Para Menchú las campañas deben ganarse "la voluntad popular" en forma sana tras advertir que "no vamos a tolerar las anomalías y mucho menos que se repitan en los próximo cuatro años", cuando de elijan nuevas autoridades.

publicidad

Prometió promover iniciativas desde el Congreso para establecer los montos que se podrían invertir en una campaña.

Después de la elección, para Menchú lo más importante es "hacer una agenda propositiva" para el futuro.

Ante la pregunta de si volverá a postularse a la presidencia, indicó que "aquí nosotros no estamos para jugar elecciones, nosotros queremos cambios".

La coalición de izquierda de Menchú debe reunir el 5% de la votación del domingo para evitar desaparecer, tal y como lo establece la ley.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad