publicidad
Osmán Araya, 6to minero rescatado

Osman Araya, el apóstol de la mina San José

Osman Araya, el apóstol de la mina San José

Osman Araya, el apóstol de la mina San José

Osmán Araya, 6to minero rescatado
Osmán Araya, 6to minero rescatado

Historia No. 12 de 33 historias de esperanza

Osman Araya, el sexto obrero en ser rescatado de la mina San José, se caracterizó durante los 70 días en que estuvo bajo tierra por ser quien animaba desde la fe al resto de los 32 trabajadores.

Este es el duodécimo artículo de la serie "33 historias de esperanza" que serán publicados durante 33 días, con la vida de cada uno de los mineros rescatados en Chile.

De 29 años, casado y padre de cuatro hijos, Araya llevaba cuatro meses en la mina San José al momento del derrumbe.

Disconforme con las condiciones de trabajo, ya tenía pensado abandonar la mina, pero el destino lo sometió a la mayor prueba de su fe al quedar más de dos meses encerrado entre las rocas junto a otros 32 mineros.

publicidad

Al salir a la superficie la madrugada del 13 de octubre el reloj marcaba las 5:34 am. Araya se mostró de buen humor, agradeció a quienes hicieron posible su rescate y, con su fe intacta, dedicó "muchas bendiciones a todos".

"Por trabajar con nosotros día a día, gracias y muchas bendiciones para todos", fue lo que djo el minero al salir de la cápsula Fénix 2 en la superficie a los rescatistas que allí se encontraban.

Osmán Araya es músico y un ferviente evangélico, y cuando se reencontró con su mujer fue uno de los que demostró más emoción, abrazándola con intensidad y dicéndole que la amaba.

Hombre de fe y emociones

En uno de los videos en el que mandaban saludos a sus familias se le quebró la voz al enviarle un mensaje a su esposa. "Te amo tanto, querida… Díganle a mi madre, los quiero mucho". 

Paradójicamente, pese a la fortaleza de su fe, Araya sufrió un desfallecimiento durante su encierro de 70 días en la mina. Al salir a la superficie, el minero se fundió llorando en un largo abrazo con su esposa. A la salida fue saludado por su esposa, el ministro de Minería, Laurence Golborne y por la intendenta, Ximena Matas.

Al preguntarle sobre si continuará trabajando en la mina dijo: "Por supuesto que sí. No tenemos nada que temer. Tenemos que seguir trabajando nada más. Es parte de nuestro oficio".

publicidad

La familia de Araya sufrió las consecuencias de la lejanía de su padre, especialmente durante los primeros días de la tragedia.

Patricio Villanueva, el alcalde de la cordillerana comuna de Vilcún, de donde es oriundo Araya, indicó que la más afectada con  el accidente fue una de las hijas, por lo cual se tuvo que prestar ayuda psicológica y en alimentos a la familia del trabajador.

“A la señora le hemos estado dando durante todo este tiempo ayuda psicosocial. La que más la sufría aquí era la pequeñita, la que estaba en cuarto año básico. Nosotros vamos a revisar el tema si hay un eventual traslado o no a Copiapó”, sostuvo el edil.

Pero Osmán alentó a su familia desde las profundidades de la tierra, en un mensaje mostró su cariño y las ganas de no rendirse: "Te amo tanto, querida… Díganle a mi madre, los quiero mucho. 

Nunca los dejaré, lucharé hasta el fin para estar con ustedes", dijo el minero.

María Marín, la esposa de Osman sacó a relucir su fe. "Estoy muy contenta por lo que ha sucedido, creo que es un milagro. Agradecerle nuevamente al Señor Jesucristo que escuchó mis súplicas, que el padre de mis hijas está con vida", señaló.

Hoy la familia Araya está reunida y feliz, transmitiendo el mensaje de fe y esperanza que los ayudó a sobrevivir en medio de la una prueba dolorosa.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad