publicidad

Ortega, el ex guerrillero pragmático que se aferra al poder

Ortega, el ex guerrillero pragmático que se aferra al poder

Daniel Ortega es un ex guerrillero volcado a la religión con tintes mesiánicos, capaz de alianzas tanto con Hugo Chávez como con el FMI.

La religión

MANAGUA, Nicaragua -  El presidente nicaragüense Daniel Ortega, quien se encaminaba este lunes a una arrasadora reelección, es un ex guerrillero volcado a la religión con tintes mesiánicos, capaz de alianzas tanto con el mandatario venezolano Hugo Chávez como con el FMI, empresarios y políticos derechistas.

A una semana de cumplir 66 años, Ortega enfrentó las presidenciales con la consigna de afianzar, en otro periodo de cinco años, una Nicaragua "Cristiana, Socialista y Solidaria".

Su lema de campaña, según analistas, refleja la metamorfosis de Ortega y del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), líder de la revolución que derrocó en 1979 a la dinastía de los Somoza, para instalar un gobierno socialista que emprendió masivas campañas de alfabetización y confiscó propiedades.

Su primer mandato

Apoyado e inspirado por Cuba y la ex Unión Soviética, Ortega gobernó durante los años 80, en plena Guerra Fría, enfrentado a los "contras", armados y financiados por Estados Unidos.

En plena guerra, Ortega debió instaurar un impopular servicio militar obligatorio y racionó la comida en medio de un bloqueo económico ordenado por Washington.

Derrotado en las urnas en 1990, y tras 17 años de gobiernos derechistas que aplicaron duros ajustes económicos, Ortega volvió al poder en 2007 vistiendo camisas blancas y rosadas, en vez del verde olivo de guerrillero, dispuesto a pactar con quien fuese necesario, incluso con antiguos enemigos, para poder gobernar.

publicidad

Uno de ellos es el ex presidente liberal Arnoldo Alemán, condenado por corrupción y sobreseído en el marco de un pacto político con Ortega, y otro el influyente cardenal Miguel Obando, su enemigo en los 80 y ahora colaborador de su gobierno.

Polémica iniciativa

Reacio con la prensa, Ortega aspiró por sexta vez a la Presidencia en virtud de un polémico fallo de magistrados sandinistas, que declararon "inaplicable" en su caso la prohibición constitucional a la reelección continua.

Tildado de autoritario y corrupto por sus opositores, Ortega es apoyado por sectores humildes a los que beneficia con subsidios y planes de asistencia social, financiados con la cooperación millonaria de Chávez.

Autodefinido como revolucionario, con un pragmatismo que le dejó la experiencia de su primer Gobierno de los 80, se casó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y pujantes empresarios privados, en busca de créditos e inversiones, y ha enviado mensajes de reconciliación a Washington.

Sin medir costos políticos, declaró su lealtad y amistad a Chávez, al líder cubano Fidel Castro y al libio Muamar Gadafi, tras cuya muerte guardó silencio absoluto.

"El comandante", como le llaman sus seguidores, incorporó a su discurso contra Washington invocaciones a Dios y al Papa Juan Pablo II para condenar el "capitalismo salvaje", en un país de fuerte religiosidad.

publicidad

Su vida

Tras años en unión de hecho, en 2005 se casó con la poetisa Rosario Murillo, su jefa de campaña y vocera. Ortega reconoce que su esposa es una suerte de "Primer Ministro", que, según opositores y allegados, maneja "las riendas" del Gobierno.

"La compañera", como gusta a Murillo que le digan, diseñó la "omnipresencia" de Ortega por todo el país, por medio de vallas que muestran a un presidente que saluda con amable sonrisa.

De mirada fría, Ortega, quien dice que el "pueblo es presidente", tiene poco contacto con la gente. En los actos públicos aparece habitualmente con metros de adornos florales entre la tarima y el público.

Hijo de un zapatero y una maestra, es el mayor de cuatro hermanos y se interesó en la política a los 15 años para luchar contra el régimen de Somoza. Estuvo siete años preso y salió en libertad tras una acción guerrillera en 1974.

Esquivo y de escasa vida social, vio amenazada en 1998 su carrera política por la denuncia de violación de su hijastra Zoilamérica Narváez, hija biológica de Murillo. Ese es un tema del que nunca ha hablado en público.

Tiene seis hijos con Murillo y otro de una relación anterior con la ex guerrillera Leticia Herrera. Adoptó tres hijos de su actual esposa, entre ellos Zoilamérica.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad