publicidad

Niños heridos por balacera en hospital

Niños heridos por balacera en hospital

Seis de los 17 niños heridos por "balas perdidas" en el patio de una escuela primaria de Río de Janeiro seguían hospitalizados.

Los niños, que tienen entre 13 y 8 años, fueron sorprendidos por una lluvia de balas que cayó en pleno recreo sobre el patio de la escuela pública "Henrique Foreis", situada en la barriada carioca conocida como Complejo del Alemán.

Según dijeron fuentes oficiales, los disparos fueron producto de un enfrentamiento entre policías y narcotraficantes ubicados en lo alto de una favela vecina al colegio, que quedó en medio del fuego cruzado.

Fuentes médicas dijeron que la mayoría de los niños que seguían hospitalizados tenían heridas en los brazos y las piernas, aunque ninguna de ellas de gravedad.

Una de las chicas, de ocho años, debió ser sometida a una cirugía para tratarle la herida producida por una bala que le perforó el estómago.

Los estudiantes declararon a la prensa local que el profesor les ordenó acostarse en el suelo cuando comenzó la balacera, que causó pánico en el aula.

El incidente ocurrió a media mañana, luego de que dos patrullas policiales entraron a Fazendinha, un vecindario pobre, en busca de vehículos robados, agregó la policía.

Una vez allí, las autoridades detuvieron al conductor de una motocicleta, cuando bandas de narcotraficantes abrieron fuego. La policía aseveró que sus agentes no respondieron la agresión, y que todos los heridos fueron causados por los delincuentes.

publicidad

Las clases en la escuela "Henrique Foreis" fueron suspendidas al menos hasta el próximo lunes y los padres de los alumnos organizaron una protesta contra la violencia en que está sumida Río de Janeiro, considerada una de las ciudades más peligrosas de Brasil.

Los familiares protestaron tanto contra la violencia de los delincuentes como contra la reacción policial, que se enzarzó en un cerrado tiroteo con los narcotraficantes pese a la cercanía de la escuela, en la que al momento del enfrentamiento había cientos de niños.

El teniente coronel José Luis Nepomuceno, portavoz de la policía, alegó que los agentes no pudieron impedir el enfrentamiento, ya que fueron recibidos a balazos cuando patrullaban el Complejo del Alemán, una zona con altísimos índices de inseguridad.

En Río de Janeiro, una de las ciudades más violentas del mundo con una tasa de homicidios de cerca de 50 personas por cada 100 mil, son comunes los enfrentamientos armados entre la policía y las bandas de narcotraficantes, que controlan la mayoría de las zonas marginales de la urbe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad