publicidad

Niños emigrantes viajan solos a EU

Niños emigrantes viajan solos a EU

La ONU advirtió de un fenómeno creciente y preocupante en Centroamérica, el de centenares de niños que viajan solos a EU.

"Es un fenómeno que perdura y que nos preocupa enormemente. Esos niños van en busca de sus padres o familiares, generalmente inmigrantes irregulares en EU, y se encuentran en una situación muy difícil, atrapados en los países de tránsito", dijo a Efe Jean Philippe Chauzy, de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).La agencia de la ONU ayudó esta semana a regresar a Nicaragua, su país de origen, a un grupo de cinco niños que viajaban hacia Estados Unidos y fueron interceptados en El Salvador.Estos cinco menores son los últimos de un flujo cada vez mayor de niños que viajan solos por los países centroamericanos hacia Estados Unidos, y que se enfrentan a graves riesgos en su camino, como la violencia de las "maras" (pandillas) y el abuso de traficantes.La mayoría de ellos viajan ilegalmente para reunirse con sus padres en EU, quienes pagan entre $4 mil y $5 mil a traficantes o "coyotes" para que les ayuden, pero muchos de ellos marchan solos para encontrarse con sus familiares o simplemente huyen de la pobreza y la violencia."La mayoría de estos niños que viajan solos lo hacen sin documentos, sin dinero, sin referencias, y caen muchas veces en situaciones de explotación, sea trabajo forzado o explotación sexual", señaló Chauzy.

publicidad

El representante de la OIM dijo que el primer paso cuando alguno de estos niños es interceptado en un país de tránsito es "establecer su identidad", algo que a veces es muy difícil, según Chauzy, "porque tienen miedo, y generalmente están traumatizados por las experiencias que han debido vivir"."Aquí es fundamental el trabajo de la sociedad civil en estos países de tránsito para identificar a los niños", subrayó.Después se trata de identificar a sus padres u otros familiares, y finalmente "organizar el regreso a sus países de origen, para lo cual hay que crear documentos de viaje que les permitan cruzar las fronteras".Los cinco niños interceptados esta semana en El Salvador fueron acompañados el jueves a Nicaragua por personal de la OIM, que los entregó a la organización Mi Familia, una agencia gubernamental que se ocupa de los menores hasta que puedan reunirse con sus padres o parientes.Chauzy declaró que para llevar a cabo esta labor de acompañar de regreso a los menores la oficina regional de la OIM en Costa Rica gestiona el Centro Interregional para Emigrantes Vulnerables, creado en 2005 por varios Estados de la región.Desde su creación, la OIM ha asistido a más de 430 "emigrantes vulnerables", de ellos 247 menores no acompañados o mujeres.

La mayoría de estos niños emigrantes procedían de El Salvador y Honduras, y fueron ayudados a regresar a sus países desde México y Guatemala.Muchos de ellos habían sido asaltados, heridos o se habían perdido en su camino hacia Estados Unidos.Durante su travesía hacia el norte, muchos de estos niños se convierten, además, en víctimas de la extorsión o de abusos sexuales, especialmente las niñas.Uno de los mayores riesgos para estos niños lo constituyen las "maras", las pandillas violentas que actúan en Centroamérica y que utilizan las mismas rutas de emigración para sus actividades criminales.Los pandilleros asaltan con frecuencia los trenes en los que viajan escondidos los emigrantes y les roban sus pertenencias.Si las víctimas se resisten a entregar su dinero y otras pertenencias son apuñaladas, golpeadas, o tiradas de los trenes y hasta asesinadas."El tema de la inmigración ilegal está publicado regularmente en la prensa, pero el caso de estos niños ilustra un fenómeno más desconocido, el de este tipo de emigrantes más vulnerables", afirmó el representante de la agencia de la ONU.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad