publicidad

Niño pudo ser el culpable de incendio

Niño pudo ser el culpable de incendio

Un niño menor de 10 años fue identificado por un funcionario de la discoteca argentina República Cromañón como el responsable del incendio.

La edición digital del diario Clarín informó que el sonidista del centro de diversión, cuya identidad se mantiene en reserva, observó cómo un adulto subía a sus hombros a un menor de 10 años y éste lanzaba una bengala contra el techo del recinto.

Según el medio de prensa, la justicia argentina "considera esa hipótesis como la más firme sobre el inicio de la tragedia ya que el testigo estaba muy cerca" del presunto culpable y precisó que se encontró una bengala usada en un lugar señalado por el funcionario.

El incendio de la discoteca República Cromañón, en el barrio Once de la capital argentina, ocasionó la muerte a 182 personas, la mayoría de ellas por asfixia, mientras que centenares resultaron con heridas de diversa consideración.

El sonidista precisó que estaba sentado frente a su consola, en medio del público y frente al escenario, cuando vio al niño lanzar la bengala del tipo "tres tiros" a unos cuatro o cinco metros delante de él.

La justicia, sin embargo, aún estudia la hipótesis de que tres jóvenes fueron los autores del lanzamiento de la bengala que incendió el techo del lugar, cuyas puertas de emergencia se encontraban bloqueadas para impedir el ingreso de personas sin pagar.

El dueño de la discoteca, Omar Chabán, quien se encuentra detenido por su responsabilidad en los hechos, subió al escenario poco antes del concierto de Los Callejeros para pedirle a las personas que evitaran lanzar fuegos artificiales.

publicidad

Para la justicia, la intervención del propietario es importante porque demuestra que visitó la discoteca y sabía del riesgo que implicaba el lanzamiento de los fuegos artificiales al interior del recinto y que, pese a ello, declinó tomar medidas.

Fuentes judiciales señalaron que Chabán podría ser acusado de delito de "homicidio y lesiones culposas".

"Justicia por los sueños que murieron acá", dice, escrito con bolígrafo sobre la hoja arrancada de un cuaderno, quizás el más modesto de los carteles que seguían acumulándose ante la disco de Argentina.

Anónimo, como la mayoría, representa el tipo de mensaje que pone el acento en las responsabilidades humanas y que, en la valla policial en torno del local quemado, comparten el espacio con los que se inspiran en las convicciones religiosas, entre flores y velas encendidas.

Así, mitad santuario, mitad cartelera de protesta, el lugar continuaba, a cuatro días de la tragedia, atrayendo a decenas de conmovidos peregrinos de Buenos Aires, donde los festejos del Año Nuevo transcurrieron dominados por el luto.

"Basta de corrupción e inseguridad. La gente no es basura", dice uno sobre cartulina. "El principal culpable es el sistema que permite cientos de lugares como éste en condiciones de inseguridad humana", rezaba otro.

Escritos al paso, compuestos en computadora o confeccionados con cierto talento publicitario, algunos trasuntan solidaridad, otros revelan dientes apretados, muchos conceden espacio a la poesía, todos reflejan dolor.

publicidad

Los más realistas acusan y denuncian: "(Omar) Chabán (dueño de la disco detenido) pague su culpa, es un cobarde asesino"; "el próximo desastre ocurrirá en Ambar, Beiró y Avenida del Carril, sin salida de emergencia y al lado de una estación de servicio", alerta otro.

Los más emotivos siempre refieren a personas por sus nombres, como el que sobre la camiseta verde de un modesto club de fútbol, sacrificada para el póstumo tributo, expresa simplemente "para mi compañero y amigo, por siempre en el corazón, Pablo".

Un incendio la madrugada del domingo en un recital en una disco de la ciudad argentina de Esperanza (noreste) causó pánico pero no hubo heridos entre los cientos de asistentes, dos días después de la tragedia en un local de Buenos Aires.

Al parecer, el fuego en el local de la ciudad de Esperanza (provincia de Santa Fe) se inició a raíz del intenso calor generado por las luces colocadas para el recital de la banda de cumbia Grupo Cali, que generó fuego en el techo, indicó la fuente.

La Policía informó que, apenas iniciado el incendio en el techo, los responsables del local activaron los interruptores de energía eléctrica y encendieron las luces de emergencia.

Al mismo tiempo, se abrieron las salidas auxiliares, que permitió la evacuación de todos los concurrentes a los patios al aire libre, de modo que el local quedó desalojado en pocos minutos, señaló la misma fuente.

publicidad

Tras la tragedia de la disco de Buenos Aires, las autoridades de Esperanza inspeccionaron los tres únicos locales bailables de la ciudad, indicaron fuentes comunales.

Conmueven en extremo esas caras adolescentes, de sonrisa pícara, impresas en papel con la leyenda "Topo y Terko, siempre con nosotros", o el otro que encierra todo en siete letras: "Por Flor".

El trágico recital del jueves era ofrecido por el ascendente grupo Callejeros, que acaba de editar su tercer disco titulado 'Rocanroles sin Destino', por lo que muchos de los mensajes van dirigidos a sus seguidores o citan alguna de sus letras.

"Ni olvido, ni perdón. Justicia y verdad. Callejeros resistan: 'en esta tierra todo se paga'", sentencia un mensaje, mientras otro simplemente recita "cae al agua desde el cielo, sobre un mar de desconsuelo, se hace eterno este silencio, lleno de real desolación".

Los hay estrictamente individuales e intimistas, y también los que tratan de ejercer una representación, de un barrio, de una colectividad extranjera o de una tribu adoradora de otros dioses del olimpo local del rocanrol.

Así, banderas de Perú, Bolivia, Paraguay, Chile y otros países de la región con leyendas solidarias de "hermanos latinoamericanos", se intercalan con expresiones de aliento de "la familia kapanguera" (admiradores de Kapanga) o la "banda bersuitera" (por Bersuit Vergarabat).

publicidad

Del mismo tipo son los que dicen "con dolor, las salas de chat La Renga, Rengueros y Motorhead" y "Andrea, Claudia y Erika, en el corazón de la familia piojosa", por el grupo Los Piojos.

"Vivir sólo cuesta vida", filosofa uno escrito sobre una bandera argentina, citando al roquero argentino Fito Páez y firmado por "Los gardelitos", improbables admiradores del ídolo tanguero Carlos Gardel, aunque remitan a su nombre.

En la misma línea otro reproduce que "uno nunca sabe por quién puede vivir, uno nunca sabe por quién puede morir, uno busca en el cielo espejos nuevos", de un tema de Los Piojos.

Inclasificable, una tal Marcela Escobedo dejó una desconcertante oferta de "tres sesiones gratuitas de hipnosis" y en una pared descascarada de la vecina estación ferroviaria, al lado de las terribles listas de víctimas que ya nadie consulta, alguien pegó su inquietante interrogante: "¿Por qué nunca es justa la felicidad?".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
La Conferencia de Acción Política Conservadora desconvocó a Milo Yiannopoulos, quien era editor de Breitbart News, a un acto este viernes al que tiene previsto asistir y hablar el presidente Donald Trump. Tras la polémica Yiannopoulos anunció su dimisión.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
publicidad