publicidad
Para dos naciones centroamericanas, este domingo es decisivo. Sus ciudadanos, dentro de los más pobres de Latinoamérica, deberán elegir a su próximo mandatario.

Nicaragua y Guatemala: cita con las urnas para elegir su destino

Nicaragua y Guatemala: cita con las urnas para elegir su destino

Millones de electores en estas dos naciones centroamericanas eligen hoy a su presidente.

Para dos naciones centroamericanas, este domingo es decisivo. Sus ciudad...
Para dos naciones centroamericanas, este domingo es decisivo. Sus ciudadanos, dentro de los más pobres de Latinoamérica, deberán elegir a su próximo mandatario.

El camino no es fácil para ninguno

Para dos naciones centroamericanas, este domingo es decisivo. Sus ciudadanos, dentro de los más pobres de Latinoamérica, deberán elegir a su próximo mandatario, y aunque ya las tendencias parecen estar claras tanto en Guatemala como en Nicaragua, nunca se puede descartar una sorpresa.

El caso de Nicaragua

Agobiados por la pobreza, los nicaragüenses votarán el domingo para decidir entre la reelección del sandinista Daniel Ortega y cuatro opositores de derecha, en unos comicios presidenciales y legislativos que pondrán a prueba la credibilidad del cuestionado tribunal electoral.

Un total de 3.4 millones de nicaragüenses están convocados a las urnas para elegir al presidente y 90 diputados, tras una campaña electoral con apatía y denuncias de irregularidades.

publicidad

La polémica de Daniel Ortega

Daniel Ortega, que gobernó de 1979 a 1990 y retornó al poder en 2007, aspira a ser reelecto como líder del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para un tercer mandato (2012-2017), pese a las críticas de opositores en torno a su candidatura.

El mandatario, próximo a cumplir 66 años, busca su reelección en virtud de un controvertido fallo de jueces sandinistas que determinaron inaplicable en su caso la prohibición de la reelección sucesiva establecida en la Constitución.

Ortega va a las urnas con alrededor del 50 por ciento de las intenciones voto, y, ante una oposición dividida, con una cómoda ventaja -de unos 18 puntos- sobre su inmediato rival, el empresario radial Fabio Gadea, del Partido Liberal Independiente (PLI), según sondeos.

En lejano tercer lugar, con un 11 por ciento, marcha el ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2002), líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), quien tiene pactos políticos con Ortega desde hace más de una década. Los otros dos partidos de derecha en contienda tienen menos de uno por ciento de las intenciones de voto.

Los comicios presidenciales serán ganados por el candidato que logre un mínimo del 35 por ciento de votos, con una diferencia de cinco puntos sobre el segundo lugar, lo que hace prever una fácil reelección de Ortega.

El futuro gobierno tiene el desafío de reducir la pobreza que golpea al 45 por ciento de los 5.8 millones de nicaragüenses, y el subempleo, de un 53 por ciento, las dos principales preocupaciones de la población.

De la mano de Hugo Chávez

Ortega, aliado del presidente Hugo Chávez, se encamina a la reelección amparado en una popularidad que cosechó entre los pobres con planes de asistencia social que financia con millonaria cooperación que recibió de Venezuela.

Los comicios serán dirigidos por un Consejo Supremo Electoral (CSE) de magistrados en su mayoría proclives al FSLN, lo que hace temer a los opositores "fraudes" como los que denunciaron en los comicios municipales de 2008, ganados por el oficialismo.

"No veo que vayamos a tener ningún tipo de problema", afirmó el presidente del CSE, Roberto Rivas, y añadió que recurrirán a "las fuerzas del orden público contra quienes intenten desestabilizar el proceso".

Al cerrar su campaña, el gobernante pidió a los nicaragüenses acudir "sin miedo a depositar su voto con la seguridad" de que "va a ser respetado".

Unos 20 mil policías y soldados comenzaron a desplegarse por el país con antelación, para proteger a los funcionarios y centros de votación, asegurar el escrutinio y traslado de las urnas.

El proceso será supervisado por 200 observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

publicidad

'Focos de tensión'

En los últimos días cientos de personas protestaron en distintos puntos del país por retrasos en la entrega de carnés de identidad. Observadores internacionales y la oposición denunciaron otras irregularidades.

"Han existido algunos focos de tensión" por retrasos en la distribución de cédulas y por la falta de "pluralidad política" en los miembros de las mesas -con marcada presencia del oficialismo-, indicó la OEA.

El proceso, que también elegirá a 20 miembros del Parlamento Centroamericano, cuenta con unos 20 mil observadores nacionales autorizados, vinculados en su mayoría al oficialismo, pues el CSE no acreditó a organismos independientes, que vigilarán los comicios por su propia cuenta.

Las mesas de votación, un total de 12,960, abren a las 07:00 locales (12:00 GMT) y cerrarán a las 18:00 locales (00:00 GMT). Después de esa hora se debe permitir votar si quedan electores en fila.

Esta es la séptima elección presidencial que celebra Nicaragua desde la revolución que, encabezada por el FSLN, derrocó hace tres décadas a la sangrienta dictadura somocista.

Tribunal rechaza irregularidades

En tanto, el CSE de Nicaragua rechazó  que existan retrasos en la entrega de cédulas y otras anomalías, denunciadas por obsevadores de la OEA y opositores.

"Hablé con el jefe de la misión de la OEA, Dante Caputo y le expliqué que es difícil" que sus observadores hayan comprobado que la mitad de más de cuatro mil carnés que estaban en una oficina electoral del departamento de Matagalpa, no habían sido entregados, afirmó en rueda de prensa el presidente del CSE, Roberto Rivas.

publicidad

La amistad con Hugo Chávez

Daniel Ortega, se apresta a una eventual reelección el domingo frente a cuatro opositores de derecha, en unos comicios marcados por su polémica candidatura y el millonario apoyo de su aliado venezolano Hugo Chávez.

Ortega, quien gobernó en toda la década de los 80, tras la revolución que derrocó a la dictadura somocista, volvió al poder en 2007 para un mandato de cinco años y aspira ahora a un tercero ante una oposición dividida que busca al menos aumentar su presencia en el parlamento.

Venezuela también es clave en una mejoría económica de Nicaragua - crecerá cuatro por ciento este año-, al que suministra petróleo con pago preferencial y financia proyectos como la construcción de una refinería.

Pese a su lealtad hacia Caracas y La Habana, y a su retórica anti-Washington, Ortega mantuvo un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos (que es su primer socio comercial) y el ajuste económico diseñado por los organismos multilaterales, y propició negocios para los empresarios.

"Democratizar el poder político y económico es fundamental. En eso todos somos responsables, en la búsqueda de un consenso" para crear riqueza que beneficie a los pobres, opinó el analista económico Mario Arana.

El proceso se tensó también por denuncias de irregularidades por parte de la oposición, que denunció "fraude" en los comicios municipales de 2008, ganados por el FSLN.

publicidad

En vísperas de la votación y pese al silencio electoral vigente, el gobierno y sus rivales salieron en los medios con promesas y acusaciones mutuas. La oposición denunció que las autoridades electorales retrasan la entrega de cédulas a sus partidarios y de credenciales a sus fiscales.

Gane o pierda, es seguro que Ortega seguirá pesando en la política nicaragüense.

En Guatemala, están listos

Por su parte, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala se declaró "listo" para organizar la segunda ronda de los comicios presidenciales de este domingo, en la que se enfrentan dos candidatos de derecha.

"Estamos contentos, todo va avanzando bastante bien (...), estamos listos para la segunda vuelta a nivel nacional. Son más de 60 mil personas que van a trabajar en las 16,668 juntas receptoras de votos", declaró el presidente de la Junta Electoral de la capital guatemalteca, Salvador Biguria, a la AFP.

El sábado, periodistas de la AFP constataron que del Parque de la Industria, al sur de la ciudad de Guatemala, en una caravana de camiones custodiados por la Policía y el Ejército, salieron los últimos paquetes de material electoral para ser distribuidos en los 16 municipios capitalinos.

"La parte logística va caminando bien. Los centros de votación están terminando de ser acondicionados, pues el clima nos está ayudando", destacó Biguria.

publicidad

El domingo, un total 7.3 millones de guatemaltecos están llamados a elegir al sucesor del socialdemócrata Álvaro Colom a partir de enero, entre el general retirado Otto Pérez y el empresario Manuel Baldizón, ambos de derecha.

Los problemas de Guatemala

Golpeados por el crimen organizado y la miseria, millones de guatemaltecos eligen este domingo presidente entre dos derechistas que pugnan por relevar a Alvaro Colom, el primer socialdemócrata en medio siglo y que fracasó en resolver los problemas del país.

El general Otto Perez, del Partido Patriota y quien anticipa "mano dura", es el favorito con una intención de voto de 58 por ciento y 17 puntos de ventaja respecto del empresario derechista Manuel Baldizón, de la agrupación Líder y quien promete restablecer la pena de muerte.

En la primera vuelta electoral realizada el 11 de septiembre el general Pérez, que ha sido acusado de violaciones a los derechos humanos, había obtenido 36 por ciento de votos, contra un 23 por ciento de Baldizón, a quien le han adjudicado --aunque nunca probado-- vínculos con el crimen organizado.

En esta séptima elección democrática en un país que sufrió una guerra civil de 36 años y décadas de gobiernos de facto, están habilitados para sufragar 7.3 millones de guatemaltecos, entre ellos casi 2 millones de analfabetos.

Las autoridades habilitan casi 16,700 centros de votación, que estarán abiertos durante 11 horas, desde las 07:00 (13:00 GMT) hasta las 18:00 (00:00 GMT del lunes) y en los que laboran unos 70 mil voluntarios.

publicidad

Prometieron combatir al crimen

En el cierre de campaña el viernes, Pérez y Baldizón insistieron una vez más en sus promesas de combatir a sangre y fuego al crimen en un país donde la tasa de homicidios, de 48 cada 100 mil habitantes, sextuplica la media mundial.

Por ello, aunque la deuda social de Guatemala es gigantesca --la mitad de la población en la pobreza, una desnutrición que golpea al 15%-- el pánico por la inseguridad se adueñó de la campaña.

"El tema de la pobreza no lo ha tocado ninguno de los dos candidatos. Han hecho referencia de forma generalizada, pero no han dicho cómo la van a atacar o a reducir y eso es preocupante", dijo a la AFP el politólogo indígena Alvaro Pop.

En ese marco los guatemaltecos acuden a votar con escepticismo, en especial los jóvenes. "Gane quien gane, será el peor o el menos peor", dijo a la AFP la ejecutiva bancaria Inés Saavedra.

"Guatemala necesita gente honrada, no corruptos como las opciones que hay", apuntó el maestro Rolando Hernández. "No me inspiran confianza (...) sus capacidades de administración son pocas", afirmó por su lado el publicista Antonio Rodríguez.

Cualquiera que gane tendrá que tejer múltiples alianzas legislativas, en especial con el saliente oficialismo, ya que en la primera ronda del 11 de septiembre, sobre 158 legisladores, Pérez obtuvo apenas 54 diputados, mientras que Baldizón quedó con una insignificante bancada de 14 legisladores.

publicidad

Así las cosas, el arbitro será la brigada legislativa de la hasta hoy gobernante alianza socialdemócrata Une-Gana, que con sus 47 bancas aspira a poner en el centro del debate nuevamente los temas de desnutrición, pobreza y empleo.

Iniciada la veda política, los guatemaltecos redescubrían el placer de ver televisión luego de más medio año de intoxicación de propaganda electoral casi ininterrumpida, en la que se gastaron $65 millones, es decir casi $10 por votante.

Habrá que esperar por los resultados

Desde el sábado al mediodía comenzaba a regir, además, una estricta veda de venta y consumo de bebidas alcohólicas, que se prolongará hasta el lunes al mediodía.

Debido a que en Guatemala no se realizan encuestas a boca de urna, los resultados deberán esperar los datos provisorios oficiales, y el Tribunal Electoral estima que las tendencias claras respecto de la elección presidencial estarán disponibles hacia las 08:00 GMT del lunes.

En la primera vuelta del 11 de septiembre, además de los 158 escaños del congreso unicameral y los 20 diputados al Parlamentos Centroamericano, los guatemaltecos eligieron 329 de los 333 alcaldes municipales.

En los cuatro municipios restantes la votación se repite este domingo, en dos casos porque hubo empate y en otros dos debido a incidentes que llevaron a anular los comicios.

Duelo de derechistas

publicidad

El duelo entre derechistas --ambos fundadores de sus partidos-- es fruto de la impugnación de la oficialista Sandra Torres, quien para tratar de burlar una norma que prohíbe a familiares del jefe de Estado bregar por la sucesión, se había divorciado en abril del presidente socialdemócrata Alvaro Colom.

Pero cualquiera que gane tendrá que tejer múltiples alianzas legislativas, en especial con el saliente oficialismo, ya que en la primera ronda del 11 de septiembre, sobre 158 legisladores, Pérez obtuvo apenas 54, mientras que Baldizón quedó con una insignificante bancada de 14.

Casi la mitad de esa violencia es fruto, asegura el presidente Alvaro Colom, del accionar de los cárteles de la droga.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad