publicidad

Murió el ex presidente argentino Raúl Alfonsín

Murió el ex presidente argentino Raúl Alfonsín

El ex presidente argentino Raúl Alfonsín murió a los 82 años, víctima de una neumonía agravada por un cáncer.

Penosa enfermedad

BUENOS AIRES - El ex presidente argentino Raúl Alfonsín murió el martes en la capital argentina a los 82 años, víctima de una neumonía agravada por un cáncer pulmonar que lo aquejaba desde 2007, informó su médico personal, Alejandro Sandler.

Alfonsín fue el primer presidente elegido democráticamente tras la caída de la dictadura militar, además de que fue el primero en hacer juicio contra los militares del régimen que vivió el país entre 1976 y 1983.En los últimos días se había agravado la salud de Alfonsín, cuya última aparición pública había sido en octubre, cuando acudió a la inauguración de un busto con su efigie en el salón que recuerda a los ex presidentes en la sede del Gobierno, un acto que encabezó la jefa del Estado, Cristina Fernández.

"Lamentablemente a las 20:30 el doctor Raúl Alfonsín ha fallecido tranquilo en su domicilio, acompañado por sus familiares, con mucha paz. Estaba dormido, con deterioro sensorio y respirando muy tranquilamente. En este momento sólo puede decirse que ocurrió en un marco de mucha tranquilidad y acompañado por su familia, como él siempre quiso que ocurriera", fue el breve comunicado de el médico Alberto Sadler a los periodistas, según el diario El Clarín.

publicidad

Decenas de personas se congregaron frente a su domicilio con velas y cantaron el himno nacional para despedir al primer presidente elegido tras la caída del régimen militar instaurado en 1976, uno de los más sangrientos de América Latina.

En la ventana de su apartamento, sus familiares colocaron un retrato del ex mandatario y flores. Hasta el momento no se confirmó si sus restos serán velados.

Ultimo adiós

Alfonsín, de 82 años, padecía un cáncer de pulmón con metástasis ósea, por lo que no suele ser visto en público.

Su última aparición pública fue a principios de octubre, cuando la presidenta Cristina Fernández descubrió un busto en su honor en la casa de gobierno.

Unos días después recibió un homenaje al cumplirse 25 años de su triunfo electoral, pero no estuvo presente.

Por la mañana Alfonsín recibió la visita del obispo Justo Laguna. El prelado confirmó que ya le había dado la unción a Alfonsín tiempo atrás y prefirió no hacer mayores comentarios sobre su estado. "Hay que rezar por él", pidió.

Afiliado a la centrista Unión Cívica Radical (UCR), Alfonsín fue elegido democráticamente en 1983 para conducir un país devastado por la dictadura iniciada en 1976, que dejó 30 mil desaparecidos, según organismos de derechos humanos.

publicidad

Su gestión quedó marcada por dos hechos: el juicio a las juntas militares y una crisis hiperinflacionaria, circunstancia que lo obligó a entregar el poder seis meses antes al peronista Carlos Menem.

Luchó contra la dictadura

Hijo de padre gallego, hincha del club Independiente de Avellaneda y abogado de profesión, Alfonsín, que gobernó Argentina entre 1983 y 1989, dedicó su vida a la actividad política desde la centenaria Unión Cívica Radical (UCR).

En una era plagada de breves lapsos de democracia interrumpidos por golpes militares, fue uno de los fundadores de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), pionera en la lucha contra el autoritarismo y la represión ilegal.

Además, el líder radical logró algo que consiguieron muy pocos de sus correligionarios: vencer en las urnas al Partido Justicialista (PJ, peronista), con casi el 52 por ciento de los votos en los comicios que marcaron el fin de la dictadura (1976-1983).

Aunque tuvo que enfrentar obstáculos y presiones para afianzar la democracia, consiguió que en 1985 se llevara a cabo un histórico juicio, que concluyó con duras condenas para los jerarcas del régimen que secuestró, torturó y desapareció a miles de personas.

Ante el avance de las investigaciones sobre los crímenes perpetrados en "los años de plomo", durante el Gobierno de Alfonsín se sucedieron rebeliones y asonadas militares que fueron sofocadas por tropas leales y con la presencia popular en las calles.

publicidad

Contra lesa humanidad

En ese contexto, entre 1986 y 1987 el Ejecutivo impulsó la aprobación parlamentaria de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que libraron de responsabilidad a más de un millar de acusados de delitos de lesa humanidad.

Nacido en 1927 en Chascomús, localidad agrícola-ganadera situada a 120 kilómetros de Buenos Aires, Raúl Ricardo Alfonsín cursó sus estudios secundarios en un liceo militar y a los 18 años comenzó su actividad política en la UCR.

En 1954 fue elegido concejal en su ciudad natal, luego ocupó un escaño como legislador provincial y posteriormente como diputado nacional, para después perder los comicios internos del radicalismo con Ricardo Balbín en la disputa por la candidatura para las elecciones presidenciales de 1973.

Denunció crímenes

Tras fundar la APDH junto a otros dirigentes políticos, como abogado asesoró gratuitamente a víctimas y familiares de desaparecidos durante la dictadura, además de hacer varios viajes al exterior para denunciar los crímenes del régimen militar.

La derrota argentina en la guerra librada con el Reino Unido en 1982 por la soberanía de las islas Malvinas, a la que Alfonsín se opuso tajantemente, llevó al desacreditado Gobierno de facto a convocar a elecciones presidenciales el año siguiente.

Uno de sus primeros actos como jefe de Estado fue ordenar el proceso judicial de "los máximos responsables" de la represión ilegal, que se concretó en 1985, derivó en tres levantamientos militares y le costó un atentado del que salió ileso.

publicidad

A los problemas que encontró Alfonsín para revertir la pésima situación económica generada por la dictadura, se sumaron las trece huelgas generales que convocó en sus seis años de Gobierno la mayor central obrera del país, de extracción peronista.

En medio de la "hiperinflación" y de una creciente conflictividad social que incluyó saqueos a supermercados, en 1989 el mandatario dejó el poder seis meses antes de lo previsto luego de que el candidato del PJ, Carlos Menem, fuera elegido en los comicios presidenciales con el 47,3 por ciento de los votos.

Alfonsín y Menem frente a frente

En 1993 Alfonsín y Menem dejaron atrás sus diferencias ideológicas al sellar el "Pacto de Olivos" para reformar la Constitución argentina, lo que permitió al peronista ser reelegido en 1995.

Dos años después, el ex gobernante fue garante de otro pacto, el que la UCR alcanzó con la coalición de centroizquierda Frepaso para conformar la Alianza que triunfó en las elecciones de 1999 con el radical Fernando De la Rúa como postulante presidencial.

Durante aquella campaña electoral, Alfonsín sufrió un grave accidente automovilístico pero se recuperó con rapidez, al punto de que en noviembre del mismo año fue designado vicepresidente de la Internacional Socialista y luego presidente de la UCR.

publicidad

A pesar de sus públicas diferencias con el ala conservadora del Gobierno, en octubre de 2001 fue elegido senador por el oficialismo y, dos meses después, Fernando de la Rúa renunció a la Presidencia en medio de un estallido social en el que hubo una treintena de muertos.

Alfonsín, casado con María Lorenza Barreneche, con quien tuvo seis hijos, comenzó a sufrir problemas graves de salud a comienzos de 2008, cuando fue sometido a una operación en Estados Unidos para extraerle un tumor de pulmón.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad