publicidad

Morales criticó Asamblea Constituyente

Morales criticó Asamblea Constituyente

La Asamblea Constituyente no ha redactado ni un artículo en ocho meses de sesiones, que se cumplen el viernes.

Ese foro desperdició siete meses en discutir su reglamento de debates, porque Morales intentó cambiar las reglas de juego pactadas, y ahora lleva varias semanas recorriendo el país, por lo que muchos analistas opinan que ni gobierno ni oposición quieren realmente que redacte una Constitución.

Morales acusa a la oposición de buscar el fracaso de la Asamblea "por las buenas o por las malas", sus adversarios denuncian que él pretende eliminar otros poderes que no controla para perpetuarse en el cargo, y fuentes diplomáticas comentan que ambas partes pueden tener razón al mismo tiempo.

El constituyente conservador José Antonio Aruquipa declaró hoy que su grupo tiene plena intención de cumplir su mandato en la Asamblea, pero reconoció que "el tiempo es cada vez más corto y los esfuerzos cada vez más infructuosos".

"Lo que empezó como un escenario de debate democrático para resolver los problemas de Bolivia se ha convertido por obra del presidente en un mero instrumento de prorroga en el poder", añadió.

Camino al fracaso

Analistas y diplomáticos consultados por Efe coinciden en que el escenario más previsible es el fracaso de la Constituyente, porque no se vislumbra ninguna posibilidad de acuerdo.

Muchos opinan que los opositores desean el fracaso de la Asamblea porque creen que perjudicará a Morales, pero que el gobierno tampoco quiere un pacto porque implicaría muchas concesiones y porque tiene un "Plan B".

publicidad

Esa supuesta alternativa consiste en que Morales culpará a la oposición del fracaso y presentará su proyecto constitucional a un referendo que lo aprobará por mayoría, en vez de los dos tercios que le hacen falta ahora.

El constituyente oficialista Marco Carrillo explicó a Efe que si no hay acuerdo de dos tercios antes del 2 de julio, "se va directamente a consulta ante el pueblo soberano".

Morales podría ganar ese referendo porque fue elegido en 2005 con el 53,7 por ciento de los votos, su Movimiento al Socialismo (MAS) tuvo el 50,7 por ciento en 2006 y el presidente mantiene niveles altos de popularidad.

En mayo de 2006, tras "nacionalizar" los hidrocarburos, las encuestas le dieron un 81 por ciento, y actualmente sigue sobre el 60 por ciento pese a escándalos de corrupción en el MAS y de mala tramitación de los nuevos contratos petroleros.

El "Plan B", según opositores, lo confirma el MAS al preparar, no una, sino dos reelecciones de Morales, en 2008 y 2013.

Hasta el 2057

El vicepresidente del MAS, Gerardo García, dijo al diario La Razón: "Este ha sido nuestro objetivo desde la fundación... Los sectores consideran que Evo Morales se debe quedar 50 años o más".

El anuncio de elecciones anticipadas lo hizo Morales en marzo, dando por hecho que habrá nueva Constitución y, por tanto, cambio en todas las instituciones.

Según La Razón, la estrategia de Morales incluye dar el voto a los emigrantes y a los jóvenes de 16 a 18 años, que suman 3,5 millones de personas.

publicidad

Constitución a la medida

El asambleísta independiente Jorge Lazarte criticó hoy esos afanes electoralistas en entrevista con la cadena Unitel, porque entorpecen el trabajo de la Constituyente.

La Asamblea "puede hacer una Constitución a la medida de esta coyuntura electoral, en vez de la medida de los grandes problemas del país", advirtió Lazarte, que renunció a una vicepresidencia del foro porque la mesa directiva decidió recorrer el país en vez de redactar la Constitución.

Según él, la Asamblea forma parte de una estrategia a largo plazo para cambiar radicalmente el país, "pero da la impresión de que el gobierno creyera que la coyuntura no le permite hacer demasiadas cosas en este momento en que tiene muchos problemas, y no por (culpa) de la oposición, que casi es inexistente".

Pugnas internas

"A falta de oposición, el gobierno se ha convertido en su propia oposición, porque buena parte de los problemas provienen del gobierno", dijo Lazarte aludiendo a que las crisis por corrupción en el MAS e ineficacia al tramitar los contratos petroleros, que salieron a relucir por pugnas internas.

"Como la coyuntura no da para muchas cosas que el gobierno quisiera hacer, tengo la impresión que muchas las van diferir... y que quieren asegurarse un proceso electoral que les permita quedarse largo tiempo", añadió.

publicidad

"Pero no va ser fácil, porque si bien la oposición política no existe, hay una oposición social y regional", agregó.

Entretanto, no se sabe cuándo redactarán al menos un artículo los asambleístas, aparentemente empeñados en confirmar un chascarrillo que circula en La Paz: "Los políticos bolivianos nunca desperdician la oportunidad de dejar las cosas sin terminar".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad