publicidad
Los mineros chilenos se encuentran de visita en tierras santas.

Mineros chilenos visitan lugares santos en Israel

Mineros chilenos visitan lugares santos en Israel

Al menos 25 de los 33 mineros que el año pasado tuvieron en vilo al planeta entero al quedar bajo tierra más de dos meses en Chile, llegaron a Israel.

Los mineros chilenos se encuentran de visita en tierras santas.
Los mineros chilenos se encuentran de visita en tierras santas.

En el Muro de los Lamentos

JERUSALEN - Al menos 25 de los 33 mineros que el año pasado tuvieron en vilo al planeta entero al quedar bajo tierra más de dos meses en Chile, llegaron hoy a Israel como invitados de honor junto a sus esposas para visitar los lugares santos.

"Es un placer estar cerca de Dios", dijo uno de los mineros en rueda de prensa en Jerusalén poco después de aterrizar en el aeropuerto de Tel Aviv.

El minero agradeció a todos los que rezaron por ellos durante los 69 días que pasaron encerrados en la mina de San José, a unos 700 metros de profundidad.

A los pies del avión fueron recibidos por el jefe de la aerolinea El Al, Eliezer Shkadi, que contribuyó a la visita con los pasajes gratis, y por representantes del Ministerio israelí de Turismo, ante los que mostraron un excepcional estado de ánimo con gritos de "viva Chile" y "viva Israel".

publicidad

También los recibieron el ministro israelí de Turismo, Stas Mizesnikov, y el embajador de Chile en Israel, Joaquín Montes.

"Espero que disfruten aquí de una rica experiencia religiosa y espiritual", dijo el ministro de Turismo al darles la bienvenida. Nada más al pisar tierra, dos de los mineros sacaron sus cámaras de video y comenzaron a documentar su visita. "Estamos muy contentos de estar acá en Israel y ansiosos de comenzar nuestra gira", dijo otro de los mineros.

La visita a Israel y a algunos lugares santos en la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como Belén, cuna del cristianismo, responde a una invitación del gobierno israelí extendida poco después de ser liberados de la mina, y para que, los que quisieran, se acercaran a rezar.

La agenda de la visita de los mineros incluye un recorrido por los lugares más sagrados para las tres religiones monoteístas, entre ellos la Basílica del Santo Sepulcro, donde estuvo enterrado Jesús durante tres días hasta la resurrección.

Además, el Muro de los Lamentos, resto del Templo Sagrado en épocas bíblicas y la Explanada de las Mezquitas, desde la que Mahoma realizó su viaje nocturno a los cielos en la Noche del Destino.

También visitarán Nazaret, sitio de la Anunciación a la Virgen María, y otras zonas de la Galilea relacionadas con la vida de Jesús, y algunos de ellos serán rebautizados en aguas del río Jordán.

publicidad

En territorio palestino pasarán por la Basílica de la Natividad, que se encuentra en la ciudad de Belén, zona de la que precede una buena parte de la gran comunidad palestina que reside en Chile y que algunas fuentes llegan a cifrar en más de 300 mil.

"Israel es para mí un lugar con mucho corazón y desde arriba parece una tierra muy bella", dijo Raúl Bustos, el minero número 30 que fue rescatado en octubre pasado.

La fama de los mineros

José Enriques, otro de los mineros, declaró en la rueda de prensa que "recibieron muchas invitaciones, pero que para ellos es un privilegio estar cerca del lugar elegido por Dios y poder agradecerle a todos aquellos que rezaron por ellos".

"Quisimos darle las gracias a Dios y hacerlo en el lugar en el que el hijo de Dios vino a salvar a su gente", agregó el minero, que considera la visita una oportunidad para reforzar su creencia en Dios y en Jesús.

La visita del grupo incluye encuentros con líderes políticos, entre ellos el presidente de Israel, Simón Peres, así como con líderes religiosos y espirituales.

Mario Gómez, uno de los mineros, afirmó a los numerosos medios de prensa que acudieron a la rueda de prensa, que para él salir de la mina fue como volver a nacer.

"Mi vida cambió en todos los sentidos y de todos los ángulos. Me acerqué a la religión y hoy soy una persona más creyente", afirmó.

publicidad

Gómez expresó que cree que "Dios mandó a través de ellos un mensaje de unidad" al mundo. "Antes del 5 de agosto la humanidad estaba dividida, y por lo que nos ocurrió a nosotros Dios unió a la humanidad entera por un momento".

Sobre los difíciles momentos que pasaron a unos 700 metros de profundidad, expresó que "la fe, la esperanza y la voluntad de vivir" es lo que les concedió la posibilidad de salir.

Por lo que aprovechará la oportunidad que tiene "para conocer los lugares sagrados y darle gracias a Dios".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad