publicidad

Mineros chilenos podrán fumar

Mineros chilenos podrán fumar

Mineros atrapados podrán fumar en las profundidades ya que recibieron cigarros desde la superficie y mejoraron las condiciones de ventilación.

Dos cajetillas al día

MINA SAN JOSÉ - Los 33 mineros atrapados en una mina en el norte de Chile, podrán fumar en las profundidades y ya recibieron sus primeros cigarros, debido a que mejoraron las condiciones de ventilación gracias a los ductos instalados, informaron las autoridades.

"Se envió, de manera controlada, un número determinado de cigarrillos, se le envía a una persona que hace la distribución y no debiera haber dificultades. Son dos cajetillas al día", dijo a la prensa la Intendenta de Atacama, Ximena Matas.

"No le vamos a dar una cajetilla de cigarros a cada uno, sino que cierta cantidad razonable. Ellos son personas responsables y creemos que la dosis que les entreguemos la van a administrar muy bien", explicó el médico Jorge Díaz, miembro del equipo de socorristas.

Entre los mineros atrapados hay varios fumadores, que inicialmente recibieron parches de nicotina, pero la medida no fue suficiente.

Agua y aire por un tubo

Según explicaron las autoridades, la autorización para fumar es posible debido a que se instaló un poliducto de plástico que desciende hasta las profundidades y que permite, además de comunicación con los mineros, enviarles agua y aire.

Por otro ducto, a través de unos tubos de metal conocidos como 'palomas', se les envía alimentos y objetos necesarios para su subsistencia y, ahora cigarrillos.

El médico Díaz aclaró que no se permitirá el encendido de cigarrillos de manera indiscriminada porque "por muy bien ventilado que esté ahora, siguen atrapados y la ventilación no puede ser la óptima".

publicidad

Continúan trabajos para tratar de reponer 'plan B'

Ingenieros y operarios de la máquina T-130, destinada al 'plan B' de rescate trabajaban el domingo en la remoción de una pieza averiada que ha impedido que continúe con sus perforaciones.

"La máquina del plan B, (los operarios) siguen sacando pedazos del martillo (que hace las perforaciones), todavía están sacando pedazos y no hay más novedades", dijo a la AFP un funcionario de gobierno que participa de las tareas.

El martillo de la máquina se rompió dentro del túnel que perfora, cuando alcanzó el último jueves los 268 m de profundidad de un total de 630 m.

Valiéndose de un ducto ya trazado por una máquina de sondaje y que llega a un taller al que tienen acceso los mineros en las profundidades, el 'Plan B' debe perforar primero un orificio de 30 cm de diámetro para luego ampliarlo a 66 cm, que permita el rescate.

El sábado, el ministro de Minería, Laurence Golborne, dijo que la pieza averiada generaba dudas sobre si se podrá continuar perforando por el mismo ducto. "No sabemos si podremos sacar completa la pieza" averiada, "si no la sacamos no se podrá seguir perforando en ese ducto", señaló.

En tanto, la perforadora del 'plan A' seguía perforando y el sábado por la tarde alcanzó los 212 m sobre un total de 702 m, mientras que se trabajaba en el montaje de la sonda petrolera a cargo del 'plan C' de rescate.

publicidad

Los 33 mineros están atrapados desde el 5 de agosto a 700 m de profundidad en el yacimiento San José, 800 km al norte de Santiago, en el desierto de Atacama.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad