publicidad

Miles de haitianos huyen de Pto. Príncipe, van al campo en busca de comida

Miles de haitianos huyen de Pto. Príncipe, van al campo en busca de comida

Miles de víctimas del terremoto en Haití están intentando colarse en autobuses para huir del hambre y la violencia de Puerto Príncipe.

Cobros extraordinarios

PUERTO PRINCIPE - Mientras miles de haitianos están huyendo de Puerto Príncipe ante la falta de comida y la creciente violencia tras el sismo de 7.0 grados que devastó al país, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó el envío de 3,500 efectivos militares y policiales adicionales al país caribeño para garantizar la seguridad y el reparto de ayuda humanitaria.

Para ayudar a través de Univision y la Cruz Roja llama al 1-800-842-2200.Miles de víctimas del terremoto en Haití están intentando colarse en autobuses para huir del hambre y la violencia en la destruida capital, con la esperanza de conseguir alimentos más fácilmente en el campo.

Sin embargo, tanto la gasolina como la comida escasean en Puerto Príncipe y los conductores de autobús han aumentado el precio de los billetes, forzando a algunos a pagar más del sueldo de tres días para un asiento.

"Miles y miles se van, nunca he visto tanta prisa, incluso en Navidad", dijo el conductor Garette Saint-Julien, quien intentaba controlar a la multitud el lunes frente a su autobús en Portail Leogane, un suburbio donde se reúnen los autobuses que van a la península sur del país.

Muchos de los que se van dicen que viajan a pequeñas granjas de parientes, forzados por el hambre, ya que la ayuda humanitaria internacional no ha logrado llegar a la mayoría de la población.

publicidad

"No tenemos más comida ni casa, así que irnos es lo único que podemos hacer", dijo Livena Livel, una vendedora de 22 años que viajaba a la casa de su padre cerca de la ciudad de Les Cayes, a cuatro horas de Puerto Príncipe.

Aumentos en medio de la tragedia

"Al menos allí podemos cultivar para obtener comida", dijo, sosteniendo a su hija de un año, Othmeline.

Livel y los seis parientes que vivían con ella dijeron que reunieron el poco dinero que les quedaba para pagar por el viaje.

"Se ha convertido en muy caro", gritó entre la multitud, diciendo que un viaje de ida casi se ha duplicado hasta llegar al equivalente de 7.70 dólares, lo que significa más del sueldo de tres días para muchos haitianos.

Saint-Julien, el conductor de un autobús que llamó "Saint Yves" y que lleva la palabra pintada con colores vivos en el vehículo, dijo que no le quedó alternativa y tuvo que aumentar el precio.

"No es mi culpa, el precio de la gasolina se ha duplicado" debido a la escasez, dijo Saint-Julien, quien ahora paga 50 dólares para llenar su tanque.

Cinco horas de espera

Dentro del autobús abarrotado, los pasajeros ya sentados decían que habían esperado para salir casi cinco horas.

"No puedo seguir durmiendo a la intemperie con los niños", dijo Rose-Marie Dedieu, de 20 años, una madre de tres hijos que sostenía a un bebé en sus brazos.

publicidad

Muchos de los que huían decían que quieren regresar a Puerto Príncipe, una ciudad destruida, llena da de barriadas y chabolas, donde la vida ya era difícil antes del terremoto. Algunos funcionarios calculan que 200,000 personas han muerto y que 1.5 millones no tienen hogar.

Algunos haitianos enviaban tan sólo a sus hijos al campo mientras intentaban encontrar trabajo y una casa decente.

Charlemagne Ulrick colocó a sus tres hijos, de cuatro a 11 años, en un camión para un viaje de un día hasta Mole Saint Nicolas, en la punta de la península noroeste del país.

"Han de ir y salvarse," dijo Ulrick, quien trabaja como dentista. "No sé cuando regresarán".

ONu responde

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el martes de forma unánime el envío de 3,500 efectivos militares y policiales adicionales a Haití para aumentar la seguridad y asegurar que la ayuda llega a las víctimas del terremoto.

La organización respondió a las críticas y denuncias de que millones de personas aún no tienen comida o agua.

Una semana después del sismo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, dijo que el PMA distribuyó raciones para unas 200,000 personas, muy pocas en comparación con los 3 o 3.5 millones que según el organismo fueron afectados.

Situación de hambruna

Ban indicó que el objetivo de la ONU es aumentar el número de personas con alimentos a un millón esta semana y al menos dos millones en las dos siguientes.

publicidad

"La situación es abrumadora", describió el titular de la ONU a periodistas.

Capacidad superada

Pero consideró que las "dificultades y los atascos iniciales" para la entrega de asistencia están siendo superados y las operaciones de socorro de la ONU "se están acelerando rápidamente".

Ban dijo que un nuevo sistema en el aeropuerto otorga prioridad a vuelos humanitarios. Además hay cinco nuevas vías por tierra para entregar ayuda y los esfuerzos estadounidenses para abrir las instalaciones del puerto de la capital, posiblemente en algún momento de la semana que viene.

Al mismo tiempo, hospitales que sufrieron serios daños están empezando a funcionar con la ayuda de equipos médicos internacionales, el suministro de agua está aumentando y están llegando más tiendas de campaña y refugios temporales, dijo.

"Para aquellos que lo han perdido todo, por su puesto, la ayuda es muy urgente", dijo Ban. "Aunque quizás ha habido algunas quejas, dificultades e inconveniencias...Necesitamos ser un poco más pacientes. Trabajamos día y noche. Así que pueden confiar en el trabajo de las Naciones Unidas y el de otras comunidades internacionales".

El secretario general adjunto Edmond Mulet, el enviado interino de la ONU para Haití, describió la situación en ese país como "muy estable y normal".

publicidad

Saqueos por comida

"Los alimentos han sido tomados de supermercados destruidos y tiendas, lo cual es casi una situación normal en ese tipo de circunstancias", declaró Mulet a periodistas mediante una videoconferencia captada en el edificio de la ONU en Nueva York.

"Pero no hemos visto todas esas cosas de acciones violentas o alboroto o tropeles de saqueadores o personas atacando o acciones agresivas contra nadie. ... Yo diría que no es más diferente que la situación que teníamos antes del sismo".

Decenas de miles de personas duermen en las calles o bajo cubiertas de plástico en campos temporales y muchos piden agua y comida a cualquier extranjero. Los trabajadores que ofrecen asistencia dicen que temen ir a algunas partes de la ciudad debido a los saqueos y la violencia de haitianos desesperados.

John Holmes, encargado de temas humanitarios de la ONU, dijo que a partir del martes el ejército estadounidense va a usar helicópteros para enviar más paquetes de productos de primera necesidad a zonas seguras en un intento de aumentar el traslado de ayuda. Además, llegarán más cargamentos desde la República Dominicana, por tierra y aire.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad