publicidad

México y Perú se enfrentan a Cuba

México y Perú se enfrentan a Cuba

Las autoridades de México y Perú retiraron a sus embajadores de Cuba, como reacción a un discurso del gobernante cubano Fidel Castro, que consideraron "ofensivo".

En la ciudad de México, el canciller Luis Ernesto Derbez, anunció el domingo el retiro de su embajadora en Cuba, Roberta Lajous, y solicita a su vez la salida del embajador de la isla en suelo mexicano, Jorge Bolaños, en las próximas 48 horas.

"La actitud del gobierno cubano ha sido de injerencia directa en asuntos que sólo atañen a los mexicanos", manifestó el canciller, quien además reprobó un discurso pronunciado el sábado por Castro en el que censuró a México por su voto contra Cuba en la comisión de derechos humanos de la ONU.

El secretario de Gobernación (Interior), Santiago Creel, informó que funcionarios cubanos viajaron a México el 3 de abril, y "estuvieron tratando en territorio nacional asuntos fuera del marco institucional" o que en todo caso deben manejarse por la vía diplomática.

Las autoridades mexicanas no precisaron por el momento qué actividades realizaron esos cubanos pero las calificaron de "inaceptables".

Los funcionarios de la isla fueron identificados como José Antonio Arbesú Fraga, jefe del Departamento de América del Comité Central del Partido Comunista Cubano (PCC) y Pedro Miguel Lobaina Jiménez de Castro, jefe de la sección México del mismo departamento, además del diplomático Orlando Silva Fors.

"Los funcionarios cubanos no se entrevistaron, durante sus estancias, con ningún funcionario federal", dijo Creel.

publicidad

"La secretaría de Gobernación cuenta con información sobre actividades realizadas en nuestro país por funcionarios del gobierno de la República de Cuba las cuales son inaceptables", agregó el secretario de Gobernación.

Para el gobierno mexicano, las actividades realizadas por los funcionarios cubanos "son contrarias no sólo a la amistad que existe entre nuestros pueblos, sino al respeto que están obligados a darse los gobiernos en sus relaciones internacionales", dijo Creel.

Agregó que "por la naturaleza de los hechos registrados", la secretaría de Gobernación "se reserva en términos de ley, la información detallada de lo sucedido".

Por su parte, el canciller Derbez aclaró que además México decidió el retiro de su embajadora en la isla por las "declaraciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país ante la deportación del señor Carlos Ahumada".

Las relaciones entre México y Cuba se fueron deteriorando en la última semana, tras la sorpresiva deportación de la isla del empresario Carlos Ahumada, acusado en México de fraude y autor de unos videos en los que políticos izquierdistas mexicanos son exhibidos recibiendo dinero sucio.

Cuba justificó la deportación en un comunicado que los hechos cometidos por Ahumada en México tenían un carácter eminentemente político.

publicidad

El comunicado cubano no gustó a la cancillería mexicana por lo que envió una nota diplomática a la isla, la cual hasta este fin de semana no había sido contestada por el gobierno de Castro.

México está molesto por el discurso de pronunciado el sábado por Castro "además de los hechos realizados por funcionarios del gobierno cubano dados a conocer a la opinión pública por el secretario de Gobernación", dijo Derbéz.

El sábado Castro arremetió contra México por haber votado a favor de una resolución contra Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

En su discurso del Día del Trabajo, Castro dijo que el prestigio y la influencia de México en América Latina y en el mundo fueron "convertidos en cenizas", en un discurso que fue ampliamente difundido por la prensa mexicana.

Por todo lo anterior, dijo el canciller, México concluye "que la actitud del gobierno de Cuba, ha sido de injerencia directa en asuntos internos de competencia exclusiva de los mexicanos".

La medida tomada por México "no debe interpretarse como un rompimiento en las relaciones con la isla, ya que estas continúan a nivel de encargados de negocios y de despacho", dijo el ex embajador Gustavo Iruegas, subsecretario para América Latina en el gobierno de Vicente Fox.

Cuba guarda silencio

En La Habana, las autoridades cubanas mantenían un hermético silencio la noche del domingo.

publicidad

Ninguna reacción de La Habana se conoció el en telediario nacional nocturno, ni apareció en la página en internet del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La prensa extranjera acreditada en Cuba se movilizó hacia la residencia de la embajadora Lajous, en el barrio del Miramar, pero la persona que contestó el intercomunicador dijo a la prensa que "la señora no se encuentra en la residencia".

Otro grupo de reporteros permanecía frente a la embajada, en el mismo barrio habanero, pero sin poder contactar con algún funcionario.

Desde Lima, el gobierno de Perú decidió también el domingo disminuir su nivel de relaciones diplomáticas con Cuba en rechazo a las "expresiones ofensivas" de Castro contra esa nación por apoyar en Ginebra una resolución contra La Habana sobre derechos humanos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores, mediante un comunicado, informó el domingo en la noche que llamó a Lima a su embajador en La Habana, por lo que la legación diplomática peruana quedará a cargo del Encargado de Negocios.

En el mismo discurso por el Día de los Trabajadores, Castro criticó al gobierno de Alejandro Toledo y puso en duda su liderazgo en la conducción del país andino debido a su baja popularidad (84 por ciento rechaza su gestión), según las encuestas.

Castro dijo que los cuestionamientos al gobierno de La Habana por parte de algunos países de la región no son demostración del interés verdadero por los derechos humanos, sino una maniobra de Estados Unidos.

publicidad

"El gobierno del Perú rechaza enérgicamente las expresiones ofensivas del jefe de Estado de la República de Cuba contra el Perú, las que necesariamente se reflejarán en las relaciones diplomáticas", indicó el comunicado oficial.

Señaló que la cancillería peruana decidió este domingo el retorno de su embajador en Cuba e informó de la entrega de una nota de protesta formal al embajador cubano en Lima.

Asimismo, el gobierno peruano reiteró su "indeclinable posición en la defensa indiscriminada de los derechos humanos".

Esta política, añadió, se ejecuta, "en todos los casos, tomando buen cuidado de mantener un equilibrio entre esa actitud de Estado y la conducta propia de una nación respetuosa de las formas que exigen las relaciones internacionales".

El gobernante cubano también lanzó duras críticas a México, Chile, Perú y otros países que respaldaron el 15 de abril último en Ginebra una resolución que pide a Cuba evitar acciones contra los derechos fundamentales y aceptar la visita de un monitor a la isla.

Por 22 votos a favor, 21 en contra y 10 abstenciones, la resolución fue aprobada por la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Durante un discurso por el Día de los Trabajadores, Castro criticó al gobierno de Alejandro Toledo y puso en duda su liderazgo en la conducción del país andino debido a su baja popularidad (84 por ciento rechaza su gestión), según las encuestas.

publicidad

Las relaciones entre México y Cuba, iniciadas en 1902, se empezaron a deteriorar desde el triunfo del presidente mexicano Vicente Fox en el año 2000.

El diferendo llegó a su punto culminante este domingo con el retiro de la embajadora mexicana en la isla, Roberta Lajous, y la petición de que el embajador cubano Jorge Bolaños abandone suelo mexicano en 48 horas.

A continuación una cronología del deterioro de la relación bilateral entre México y La Habana:

1993: El entonces presidente mexicano Carlos Salinas se reunió en México con los líderes cubanos en el exilio Jorge Mas Canosa y Carlos Alberto Montaner; el encuentro no gustó en Cuba, pero su gobierno declinó hacer cualquier comentario.

1999: Durante la IX Cumbre Iberoamericana celebrada en La Habana, la entonces canciller mexicana Rosario Green se reunió con el disidente Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

2001: En abril, México se abstuvo de votar una resolución contra Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra.

2002: En el mes de marzo, el presidente cubano abandona -a petición de México- la Conferencia internacional de las Naciones Unidas sobre el desarrollo, celebrada en la ciudad mexicana de Monterrey.

México vota a favor de una resolución en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que pide a la isla permitir el ingreso de un relator de ese organismo.

publicidad

Días después de esa votación, el gobernante cubano, Fidel Castro, hace pública una conversación sostenida con el mandatario mexicano Vicente Fox, antes de la Cumbre de Monterrey.En la grabación hecha por Castro, Fox le dice al cubano "comes y te vas", para evitar con ello que coincidiera con el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.El entonces canciller mexicano, Jorge Castañeda, que no es muy bien visto en La Habana, declara que "los cubanos están ardidos" por el voto de México en Ginebra.

2003: México vuelve a votar a favor de una resolución de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU; en La Habana es duramente criticado el gobierno de Vicente Fox.

2004: En marzo, Cuba detiene a petición de México al empresario mexicano-argentino Carlos Ahumada, acusado en México de fraude y autor de unos videos en los que políticos izquierdistas aparecen recibiendo dinero sucio.

México inicia los trámites para lograr la extradición de Ahumada.

En abril, México reitera su voto a favor de una resolución en Ginebra que pide se verifique la situación de los derechos humanos en Cuba.

A finales de ese mes, Cuba decide deportar sorpresivamente a Carlos Ahumada, bajo el argumento de que los delitos cometidos por éste en México tienen un carácter eminentemente político.

México considera lo dicho por Cuba como una injerencia en sus asuntos internos; envía una nota diplomática a La Habana a través de su embajadora Roberta Lajous.

publicidad

El 1 de mayo el presidente Fidel Castro lamenta en un discurso el voto de México en Ginebra, dice que el prestigio mexicano en Latinoamerica y el mundo se ha hecho cenizas.

México decide el 2 de mayo modificar sus relaciones con Cuba y dejarlas a nivel de encargado de negocios, según anuncia el canciller Luis Ernesto Derbez. Anuncia el retiro de Lajous de La Habana y solicita a su vez la salida del embajador de la isla en suelo mexicano, Jorge Bolaños, en 48 horas.

El secretario de Gobernación (Interior) Santiago Creel, informa que tres funcionarios cubanos estuvieron en México tratando asuntos "fuera del marco constitucional" que son inadmisibles para el gobierno mexicano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad