publicidad

Más de 30 mil contagiados por chinche

Más de 30 mil contagiados por chinche

El gobierno de Tegucigalpa destina 14 millones de dólares para construir casas y reemplazar barrios donde viven miles de infectados.

Estudios científicos demuestran que el Mal de Chagas, el cual provoca inflamaciones en el corazón y puede causar la muerte si no es tratado a tiempo, es trasmitido por la chinche picuda, la cual vive en las paredes de casas de adobe, techos de paja y pisos de tierra.

Este es básicamente un mal de los pobres que viven en condiciones precarias y de insalubridad, y debe ser preocupación de las autoridades gubernamentales, afirmó Oscar Ortega, supervisor del plan sanitario.

"En los últimos años han crecido las poblaciones de insectos en varias ciudades de este país por la creciente inmigración de miles de personas procedentes de zonas del campo", declaró.

En este marco, el gobierno hondureño inauguró la primera fase de un programa de viviendas para familias que viven en humildes casas en las que se instaló la chinche picuda, el vector que produce el peligroso e incurable ma.

"Estamos inaugurando las primeras 70 casas en San Francisco de Opalaca, departamento de Intibucá (400 kilómetros al noroeste de Tegucigalpa), que son parte de 790 que estamos construyendo en esa zona", indicó Zúniga.

El Gobierno inició en agosto un plan encaminado a sustituir o mejorar 40 mil viviendas en ocho de los 18 departamentos del país donde las condiciones habitacionales son deplorables, por lo que sirven de albergue a la chinche picuda.

Zúniga indicó que 2,500 viviendas están en construcción y se estima que a mediados de 2006 estarán construidas unas 7 mil.

publicidad

El origen del peligro

El Mal de Chagas es provocado por el 'tripanosoma cruzi', un parásito relacionado con el tripanosoma africano que causa la enfermedad del sueño.

El parásito se dispersa por varias familias de insectos chupasangre tales como el piojo al chinche o la vinchuca, y es uno de los mayores problemas de salubridad en América del Sur, donde al menos 20 millones de personas están infectadas, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

A causa de la inmigración generada en la última década, aproximadamente 500 mil personas que se han establecido en Estados Unidos pudieran estar infectadas.

Propagación silenciosa

El parásito 'tripanosoma cruzi' se halla en la sangre y en los tejidos de las personas y animales enfermos.

Los científicos indican que el vector se multiplica en el interior de las células de algunos órganos, tal como por ejemplo el corazón, que daña seriamente.

Durante su vida el parásito evoluciona y generalmente se modifica y multiplica, hasta que llega al chinche que luego riega el mal cada vez que pica para chupar sangre.

El chinche transmisor de la enfermedad tiene unos tres milímetros y carece de alas. El parásito se alimenta exclusivamente de sangre humana o animal. La picada es indolora.

Las personas infectadas no acusan de inmediato problemas de salud, pero con el tiempo desarrollan problemas cardíacos, indica la OPM. Científicos que estudian el comportamiento de pacientes infectados indican que los daños se descubren al momento de realizar un electrocardiograma.

publicidad

Los síntomas más comunes en los pacientes afectados son palpitaciones, disnea o falta de aire durante la respiración, dolores en el pecho (área del corazón) y dolor en la zona hepática.

A los pacientes infectados se les toma una muestra de sangre del lóbulo de la oreja para confirmar que el torrente sanguíneo se encuentra el 'tripanosoma cruzi'.

Mal sin cura

Los expertos advierten que hasta ahora no se ha encontrado un remedio para curar la enfermedad y agregan que en los pacientes bajo tratamiento nunca más se puede restituir la zona afectada.

A lo que más se llega es a aminorar los síntomas determinados por dicha lesión, que persistirá durante toda la visa del paciente infectado.

La solución por el momento es la higiene y la erradicación de zonas de pobreza donde el chinche transmisor del 'Mal de Chagas' se propaga fuera de control.

El gobierno de Tegucigalpa destinó 14 millones de dólares para el programa de construcción y reconstrucción de viviendas, que incluye también la atención a 60 mil de los 300 mil infectados por el vector y la fumigación de hogares.

La Organización Mundial de la Salud Personal del programa hondureño contra el Mal de Chagas se desplaza a los diferentes departamentos de mayor incidencia, sobre todo los fronterizos con El Salvador, Intibucá, Lempira, La Paz y Ocotepeque, así como Francisco Morazán, en el centro del país.

publicidad

Zúniga dijo que el programa también coordina con otros departamentos del ministerio de Salud para atacar la enfermedad.

Limpieza a fondo

Técnicos del departamento de Control de Vectores supervisan las viviendas en busca del chinche y, en caso de encontrar el parásito, emprenden fumigaciones o sustituyen las viviendas y atienden a los infectados.

"Sobre todo a los niños tenemos que acelerar los tratamientos porque ellos no tienen mucho tiempo de haberse contagiado, entonces se pueden curar, pero en el caso de los adultos no se puede saber en qué momento de contagiaron y se hace los posible por curarlos pero no siempre se logra", indicó el supervisor del Departamento de Vectores, Oscar Ortega, quien tiene a su cargo la vigilancia epidemiológica en aldeas de Tegucigalpa.

Zúniga destacó que la enfermedad del 'Mal de Chagas' está asociada a la pobreza, a las malas condiciones de las viviendas, la desnutrición y otros flagelos que afectan a la población en Honduras, uno de los países más pobres del continente.

Organizaciones humanitarias revelan que más del 70 por ciento de la población hondureña padece pobreza y alrededor del 45 por ciento vive en la indigencia, lo que facilita la propagación de diversas enfermedades.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad