publicidad
La furia de un tornado destruyó un poblado argentino. En septiembre de 2009, un fenómeno natural similar al noreste de Buenos Aires, mató a al menos 17 personas y dejó cientos de casas destruidas

Más de 100 heridos y 4 muertos dejó la furia de un tornado en Argentina

Más de 100 heridos y 4 muertos dejó la furia de un tornado en Argentina

Tornado azotó el nororiente de Argentina

La furia de un tornado destruyó un poblado argentino. En septiembre de 2...
La furia de un tornado destruyó un poblado argentino. En septiembre de 2009, un fenómeno natural similar al noreste de Buenos Aires, mató a al menos 17 personas y dejó cientos de casas destruidas

La furia de la naturaleza

Seis víctimas mortales y más de un centenar de heridos es el saldo del paso de un tornado que se registró en la localidad argentina de Pozo del Tigre, donde la situación ya se encuentra bajo control aunque siguen interrumpidos todos los servicios esenciales como luz, agua y telefonía.

La tormenta, que duró casi media hora, con fuertes ráfagas de viento que azotó a esa localidad de la provincia de Formosa, limítrofe con Paraguay, dejó "cuatro víctimas fatales, 110 heridos y dos desaparecidos", dijo el jefe policial de la zona, Néstor Amarilla.

Las víctimas de la fuerte tormenta murieron por el derrumbe de sus viviendas, agregó Amarilla, según la agencia oficial de noticias Télam.

publicidad

El ministro de Salud de Formosa, Aníbal Gómez, señaló que diez de los heridos están graves y detalló que los internados en varios hospitales del distrito sufrieron "traumatismo de cráneo, de tórax, fracturas de miembro y lesiones internas" la mayoría por la caída de los techos de sus viviendas.

Poblado quedó destruido

El meteoro provocó el derrumbe o daños severos de "entre el 30 por ciento y el 40 por ciento" de las precarias viviendas de esa localidad de unos 10 mil habitantes, dijo el jefe de la Gendarmería (policía de fronteras) de la zona, Oscar Rodríguez, en declaraciones al canal de noticias TN.

Además, entre el 70 y 80 por ciento del poblado quedó sin energía eléctrica debido a que las lluvias y las ráfagas de viento derribaron la mayoría de los postes de luz, así como también se interrumpieron las comunicaciones por teléfono celular, indicó a su vez el alcalde de la localidad, Raimundo Castillo.

"Esto es un desastre", dijo Castillo, en conferencia de prensa.

Según el funcionario, las viviendas del poblado que son muy precarias fueron practicamente arrancadas del suelo, al igual que ocurrió con postes del sistema de alumbrado eléctrico.

La ayuda va en camino

El gobierno de Cristina Kirchner envió a Pozo del Tigre un equipo de diez profesionales, medicamentos y dos unidades sanitarias móviles para facilitar la atención de los damnificados debido a que "el hospital más próximo se encuentra a 60 km" (unas 37.28 millas) de la localidad, indicó el ministerio de Salud en un comunicado.

publicidad

El alcalde Castillo dijo que aún no pudieron llegar a varias colonias indígenas cercanas, ubicadas en zonas de díficil acceso, para evaluar eventuales daños causados por el fenómeno.

 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad