publicidad

Manuel Zelaya rechazó una oferta de diálogo hecha por Roberto Micheletti

Manuel Zelaya rechazó una oferta de diálogo hecha por Roberto Micheletti

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, rechazó una oferta de diálogo del presidente de facto Roberto Micheletti.

Micheletti no cede

TEGICIGALPA - Dos días después de regresar clandestinamente a Honduras, el depuesto presidente, Manuel Zelaya, afirmó el miércoles que la oferta de diálogo que le hizo el gobernante de facto, Roberto Micheletti, es una "manipulación" y lo acusó de no tener voluntad de resolver la crisis que vive el país. Zelaya fue derrocado por los militares el 28 de junio.

Mira el video de Zelaya enloquecido aquí

Recibe noticias de Honduras en tu móvil

"Todo esto es una manipulación", indicó Zelaya en declaraciones a Radio Globo y el Canal 36, después de que Micheletti manifestara su disposición a dialogar con el mandatario depuesto para solucionar la crisis que vive el país con dos condiciones: Que Zelaya reconozca las elecciones del próximo 29 de noviembre y sin que esto signifique su vuelta al poder.

Zelaya añadió que "no hay voluntad de resolver la crisis" y afirmó que Honduras vive una convulsión "a causa del golpe de Estado", del que fue objeto el 28 de junio pasado.

"Deben de dejar de manipular a la opinión pública, yo he venido aquí para que el diálogo sea directo, para que no tenga comparsas, ni ningún tipo de disturbios", subrayó el presidente depuesto, que se encuentra albergado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa. Zelaya rechazó trato

publicidad

Zelaya dijo que si no hay "igualdad para todos" en los comicios generales convocados para el próximo 29 de noviembre, no hay trato.

"Así no hay trato, si hay elecciones tienen que haber condiciones de igualdad para todos, no persecución contra unos y favor para otros", expresó Zelaya poco después de que Micheletti anunciara su oferta de diálogo a través de su canciller, Carlos López.Zelaya indicó que él no pretende rehuir la justicia en su país, ante las "supuestas acusaciones" en su contra por presuntos delitos de corrupción, incluido el de "traición a la patria", que ha hecho la Fiscalía.

Agregó que responderá esas acusaciones en el momento en el que se le cite, pero que los miembros del Gobierno de facto de Micheletti "no pueden desconocer que hubo un golpe de Estado".

"O es que niegan que hubo un golpe de Estado, lo que también es un delito, y también ellos tienen que responder a los tribunales para responder por ese delito", acotó

¿Debería la comunidad internacional hacer más para que Honduras busque una solución negociada a la crisis política iniciada el 28 de junio? Comente aquí.

Toque de queda

Mientras la situación se agrava con el paso de las horas, el gobierno de facto de Honduras extendió hoy martes el toque de queda en el país por otras 12 horas, hasta las 18:00 hora local de este miércoles (00:00 GMT del jueves), anunció el Ejecutivo por cadena de radio y televisión.

publicidad

El riguroso toque de queda rige desde las 16:00 hora local del lunes (22:00 GMT), tras la sorpresiva llegada a Tegucigalpa de Zelaya, quien continúa alojado con varios miembros de su familia y seguidores en la embajada de Brasil.

La orden, según dijo el gobierno en un comunicado, tiene el objetivo de "garantizar la paz y el orden en todo el territorio nacional".

La situación sigue siendo tensa en Honduras, principalmente en Tegucigalpa, donde el martes se registraron incidentes violentos entre seguidores de Zelaya y tropas militares, con un saldo de una veintena de lesionados y más de 150 detenidos, según la Policía.

La embajada brasileña se encuentra rodeada por decenas de militares fieles a Micheletti.

Acuerdo de San José

El Gobierno canadiense solicitó el martes "moderación y una solución negociada" basada en el Acuerdo de San José después de que el depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, regresara al país centroamericano.

Canadá dijo que apoyará que la Organización de Estados Americanos (OEA) trabaje para solucionar el conflicto "partiendo del acuerdo de San José", propuesto el pasado 24 de julio por el mandatario costarricense Oscar Arias.

El secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores para el continente americano, Peter Kent, afirmó a través de un comunicado que "Canadá está preocupada por la violencia que ha surgido tras el repentino regreso del presidente Zelaya a Honduras".

publicidad

"De nuevo solicitamos a todas las partes que muestren moderación, se abstengan de cualquier acción que podría conducir a más violencia y respeten el derecho de los hondureños a la paz y seguridad", añadió Kent a través de la nota hecha pública.

Temen por Zelaya

El Grupo de Río exigió que se respete la integridad física del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, y de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se refugia el ex mandatario tras su regreso a Honduras.

"El Grupo de Río respalda el retorno pacífico del presidente constitucional José Manuel Zelaya Rosales a Honduras" y "condena los actos violentos perpetrados por el Gobierno de facto en las inmediaciones de la sede diplomática de Brasil en las últimas horas", indicó la cancillería mexicana en un comunicado.

La secretaria de Relaciones Exteriores de México, Patricia Espinosa, presidió el martes una reunión extraordinaria de cancilleres del Grupo de Río en la sede de la representación mexicana ante las Naciones Unidas en Nueva York, destaca la nota.

La reunión fue convocada con carácter "extra urgente" para abordar los últimos acontecimientos en Honduras, tras el sorpresivo regreso de Zelaya, indicó la cancillería de México, país que ocupa la secretaría pro témpore del Grupo de Río.

publicidad

Privados del sueño

Al tiempo que la comunidad internacional hace esfuerzos por encontrar una solución negociada que ponga fin a la crisis en Honduras, en el interior de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa las preocupaciones crecen, y también la incertidumbre.

El sacerdote Andrés Tamayo, uno de los seguidores de Zelaya que lo acompaña en la embajada de Brasil, en ña capital hondureña, dijo a un corresponsal de la agencia Efe que no duermen "por velar ante el peligro".

Tamayo, de origen salvadoreño y residente en Honduras desde hace 26 años, indicó que "la situación en la embajada es difícil", porque "los militares golpistas y la policía quieren sacar al presidente" de la legación diplomática brasileña, versión que niega el gobierno de Micheletti.

Zelaya, quien la noche del lunes estuvo acompañado por unas 400 personas en el interior de la embajada, según Tamayo, y unas 5 mil en las afueras de la legación diplomática, ahora está aislado de su gente y los alrededores de su hogar temporal están acordonados por decenas de militares y policías.

Bombas lacrimógenas

Para alterar el ambiente en el interior de la embajada, la Policía activó en la calle de enfrente a la sede diplomática un potente equipo de sonido que emite un ruido estridente.

"Nos han amenazado de muchas formas, también lanzaron bombas lacrimógenas a la embajada, sin importarles que aquí también había niños", acotó Tamayo.

publicidad

El religioso indicó que la embajada "se inundó de personas que querían saludar al presidente después de 86 días de ausencia por el golpe de Estado", el 28 de junio pasado.

"Otros se metieron como pudieron en la embajada para protegerse, porque eran perseguidos por la Policía", añadió.

El régimen de Micheletti canceló la nacionalidad hondureña a Tamayo por participar en la resistencia popular que exige el regreso de Zelaya al poder, e invitar a los hondureños a no reconocer las elecciones del 29 de noviembre.

México quiere mediar

La Cámara de Diputados de México expresó el martes su beneplácito por el regreso a Honduras del depuesto presidente, Manuel Zelaya, y aprobó enviar una misión legislativa a ese país para contribuir al restablecimiento de la paz.

"La Cámara de Diputados resolvió mantenerse atenta a la delicada situación que prevalece en Honduras, por lo que está dispuesta a enviar una comisión de paz integrada por legisladores que acudirían a dicho país y ofrecerían sus oficios", se indica en un comunicado de la cámara baja.

En un acuerdo aprobado por todos los grupos legislativos, los diputados mexicanos condenaron los hechos violentos ocurridos la madrugada del martes en las cercanías a la embajada de Brasil en Honduras, por lo que pidió el respeto a la integridad de la sede diplomática.

publicidad

Asimismo, los legisladores solicitaron a los organismos multilaterales competentes y a los Gobiernos de la región para que contribuyan "al mantenimiento del orden público, del Estado de Derecho y la normalidad democrática".

Prometen respetar

En respuesta a la presión internacional tras los desórdenes del martes frente a la embajada de Brasil, el presidente de facto Micheletti prometió hoy al gobernante de brasileño Luiz Inácio Lula da Silva que respetará la embajada de ese país, donde se refugia el depuesto presidente Manuel Zelaya.

Tras el desalojo de seguidores de Zelaya por tropas del ejército y policías, hubo decenas de detenidos y heridos, sin que las autoridades hayan confirmado víctimas mortales, mientras que personal de las Naciones Unidas, en coordinación con el Ministerio Público, llevó agua y alimentos a Zelaya y sus acompañantes, porque se les había agotado.

"Le digo públicamente al presidente Lula da Silva: nosotros vamos a respetar su sede porque esa es tierra del Brasil y la vamos a respetar, siempre y cuando ellos contesten a nuestras peticiones", expresó Micheletti en declaraciones en la Casa Presidencial.

Explicó que Brasil debe decidir si le otorga asilo a Zelaya o lo entrega a las autoridades hondureñas, pues tiene pendientes órdenes de captura por delitos políticos y comunes.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad