publicidad
La crisis que se vive en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Maduro amplía cierre fronterizo con Colombia y ahonda la crisis

Maduro amplía cierre fronterizo con Colombia y ahonda la crisis

Nicolás Maduro pidió a Juan Manuel Santos encontrarse personalmente, pero amplió el cierre en la frontera común.

La crisis que se vive en la frontera entre Colombia y Venezuela.
La crisis que se vive en la frontera entre Colombia y Venezuela.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tendió el viernes una mano a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, para encontrarse personalmente y resolver la problemática generada por el cierre de 100 kilómetros de frontera común ordenado desde Caracas la semana pasada y que fue ampliado.

publicidad

Tras el aumento de la tensión dialéctica de los últimos días el jefe del Ejecutivo venezolano hizo esta proposición a Santos en la clausura de una marcha en Caracas en apoyo del decreto de estado de excepción en seis municipios del fronterizo estado Táchira, así como del cierre de los pasos en los mismos, una decisión esta última que Maduro anunció que ampliaba a cuatro municipios del área.

"Estoy dispuesto a reunirme con el presidente Santos a hablar de estos temas donde él quiera, cuando quiera y como quiera. Él y yo, solitos, y le pongamos el cascabel al gato, presidente Santos y hagamos historia usted y yo, si usted quiere", anunció Maduro.

Solicitó a su par colombiano acomodar las agendas ya que, dijo, "llegó la hora de vernos la cara usted y yo" para buscar la solución a una problemática que ayer incluso llevó a Venezuela y Colombia a llamar a consultas a su embajadores en el otro país.

Los pasos fronterizos hacia Colombia en seis municipios del estado Táchira están cerrados desde el jueves de la semana pasada, entidades que se encuentran bajo el estado de excepción, una posibilidad constitucional que activó el Ejecutivo alegando una lucha contra la inseguridad y el contrabando en la zona y a raíz de un supuesto ataque de paramilitares a un patrulla venezolana.

Maduro ha reiterado que se vio obligado a poner en marcha estas medidas ante el descontrol en la zona y ha acusado a Colombia de no hacer suficiente en la lucha contra el hampa y el contrabando que hace vida en la zona aprovechando la gran diferencia de precios de, entre otros, la gasolina venezolana, la más barata del mundo.

Imágenes del drama de deportados de Venezuela

'La hermana más complicada'

Desde que Maduro tomó estas decisiones las fuerzas de seguridad del país bolivariano han repatriado a más de 1,000 colombianos y más de 4,000 se han ido voluntariamente, una situación que ha sido criticada por organismos internacionales, sobre todo, por los malos tratos por parte de los efectivos venezolanos denunciados por los regresados.

Poco antes de las declaraciones del máximo mandatario venezolano y durante la marcha, el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, aseguró que la posición de Colombia en este conflicto "raya la inmoralidad".

"Total y absolutamente inmoral, más de cinco millones de hermanos colombianos viven acá y no los vamos a echar (...) pero ocúpense ustedes de los ocho millones y medio de colombianos que viven en el norte de Santander, no nos los achaquen a nosotros", dijo.

publicidad

El vicepresidente del Ejecutivo, Jorge Arreaza, calificó a Colombia como la "hermana más complicada" que existe en el continente y apuntó que "a veces", al otro lado de la frontera "no hay institucionalidad" y gobierna el "paramilitarismo".

A pesar de las intenciones de Maduro el posible encuentro con Santos no será en breve ya que anunció que este fin de semana comienza un viaje a China y Vietnam para cerrar acuerdos económicos, una decisión criticada desde la oposición, que calificó de "paseo" o "huida" el viaje del presidente con la actual situación en la frontera occidental.

Maduro participó este sábado en una entrega de taxis chinos y anunció que tras este acto partirá hacia China y Vietnam "para trabajar en todos los acuerdos" que mantienen los tres países "para el mejoramiento económico, financiero y social" de la patria venezolana.

"Vamos saliendo para Vietnam y China ahorita, recibí una invitación del presidente de la república socialista de Vietnam y del presidente de la república popular China, se cumplen los 70 años de la victoria del pueblo chino en la segunda guerra mundial", dijo Maduro desde el acto que se celebró en Caracas.

El gobernante indicó que en los dos países asiáticos trabajarán en los acuerdos establecidos "en todos los planos", para el "mejoramiento económico, financiero, social de nuestra patria en asociación estratégica con la China y con Vietnam".

publicidad

El jefe del Ejecutivo no adelantó qué tipo de acuerdos firmará, pero reveló que abarcan el área agraria e industrial y que, dijo, "vamos a implementar a partir del próximo mes".

China es uno de los principales socios económicos de Venezuela, relación que se incrementó durante la presidencia del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) y que actualmente incluye préstamos chinos por varios miles de millones de dólares que el país caribeño paga, en parte, con envíos de petróleo al gigante asiático.

Vietnam se ha sumado en las últimas fechas a los socios comerciales venezolanos y el actual ministro de Comunas y excanciller, Elías Jaua, estuvo hace semanas en este país asiático adelantando los acuerdos anunciados por Maduro.

Críticas por su viaje

"Tras prender un candelero en la frontera y desafiar 'valientemente' a Santos a debatir, Maduro anuncia que se va mañana... PARA CHINA!!!", publicó en su cuenta de Twitter el secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Torrealba.

El dos veces candidato presidencial y actual gobernador del estado Miranda (norte), Henrique Capriles, sostuvo a través de esta red social: "Muy 'preocupado' Nicolás Maduro x la frontera, sigue cayendo precio petróleo, sube escasez, inflación, pero sale de paseo a Vietnam y China".

publicidad

La exdiputada María Corina Machado por su parte aseguró que Maduro viaja a estos dos países asiáticos porque "huye".

"Maduro, para variar, huye...ahora a China y Vietnam. Deja cerrada la frontera y al país en peligrosa crisis humanitaria", defendió en su cuenta de Twitter.

Preocupaciones a nivel internacional

Colombia y Venezuela comparten una frontera de 2,219 kilómetros con tres puestos migratorios terrestres en Paraguachón (La Guajira), Cúcuta (Norte de Santander) y Arauca (Arauca), y uno fluvial en Puerto Carreño (Vichada), y el resto son cruces ilegales, muchos de ellos en zonas selváticas.

El mandatario también informó que propondrá a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) la creación, en acuerdo con el Gobierno colombiano, de una Comisión Sudamericana de la Verdad sobre la situación de "contrabando, narcotráfico y paramilitarismo" en esta frontera.

publicidad

"Como hay tanta manipulación, voy a proponer que se establezca una comisión de la verdad que venga a ver la situación del narcotráfico, del paramilitarismo, de la guerra económica, de la economía criminal", argumentó.

El presidente venezolano rechazó además cualquier opción de que la Organización de Estados Americanos participe en solucionar la problemática fronteriza ya que, dijo, no le reconoce "ninguna utilidad ni valor para meterse" en esta.

No obstante, una organización como la Unasur, a la que Maduro sí reconoce, ha convocado a una reunión de cancilleres a petición de Colombia para el próximo 3 de septiembre para tratar el asunto fronterizo, según informó la jefa de la diplomacia colombiana, María Ángela Holguín.

" Es la primera vez que escucho que se deporta a la gente para que no haya contrabando, las medidas de contrabando tienen origen económico y hay que tratarlas como tal", comentó Rodolfo Nin Novoa, canciller de Uruguay, país que ocupa la presidencia pro témpore de la Unasur.

A raíz de la situación y luego de que la ONU expresara su preocupación por informaciones "sobre violaciones de derechos humanos ocurridas en el proceso de deportación de colombianos", el secretario general del organismo, Ban Ki-moon, pidió a los dos Gobiernos seguir manteniendo un "diálogo constructivo".

publicidad

En tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió a Venezuela a detener de manera inmediata "cualquier expulsión colectiva, arbitraria o sumaria" de colombianos y "abstenerse de adoptar cualquier medida tendiente a destruir" sus propiedades.

En tanto, desde La Habana, las FARC llamaron a un "diálogo constructivo" e insistieron en que "Venezuela es y seguirá siendo fundamental para la paz en Colombia".

A su vez, la Unión Europea ha alertado de los riesgos del cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia y ha pedido la búsqueda de "soluciones aceptables" para ambas partes.

"El cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia, seguido del desplazamiento forzado, pone en riesgo el conjunto de la situación humanitaria, la seguridad y la estabilidad en la región fronteriza", declara en un comunicado el Servicio Europeo de Acción Exterior.

"Se debe evitar una mayor escalada. Se deberían encontrar soluciones aceptables mutuamente, en pleno respeto de los derechos humanos, y garantizar el bienestar de la población local", añade la nota.

Santos viaja a la frontera

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, viaja este sábado a Cúcuta.

"El presidente Santos estará hoy en Cúcuta", informó la Presidencia, indicando que el mandatario visitará uno de los albergues acondicionados para recibir a los cientos de colombianos deportados en los últimos días o llegados al país huyendo de Venezuela por temor a serlo y perder sus pertenencias.

publicidad

El viernes, Santos destacó la unidad del país para hacer frente a la situación generada por las deportaciones de compatriotas suyos.

"El país necesita estar unido en momentos difíciles, dejar nuestras diferencias a un lado, y todos tratar de buscar las mejores soluciones cuando las situaciones así lo ameriten", dijo el jefe de Estado Colombiano.

Santos hizo esta declaración en la clausura del VIII Congreso de Asociación Colombiana de Comisionistas de Bolsa (Asobolsa) y de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), que se realizó en la ciudad colombiana de Cartagena (norte).

Los gremios económicos y los partidos políticos, incluso el opositor Centro Democrático liderado por el expresidente y senador Álvaro Uribe, expresaron al Gobierno de Santos su respaldo a las medidas adoptadas para atender la crisis humanitaria.

"Eso no se había visto hace décadas en este país", dijo Santos al referirse al apoyo recibido por estas y otras fuerzas vivas.

Asimismo dijo que la situación que se vive con Venezuela no es fácil e insistió en que seguirá privilegiando el diálogo y la diplomacia para manejar la crisis fronteriza.

Protestas de colombianos

En tanto, al menos un centenar de colombianos, la mayoría de ellos deportados de Venezuela, se manifestaron el viernes en la frontera pidiendo que los dejen reunir con sus familias, acto en el que sus arengas fueron dirigidas contra el presidente de ese país, Nicolás Maduro.

publicidad

La protesta tuvo lugar en el puente internacional Simón Bolívar, que une a la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de San Antonio.

Los manifestantes llevaban pancartas con frases como " Venezuela, despierta", un mensaje a los habitantes del país vecino para que tomen conciencia de la situación de su país.

El grupo, muchos de ellos vistiendo camisetas amarillas de la selección de fútbol, pidió además que varias personas que fueron detenidas en los últimos días por las autoridades venezolanas, como el colombiano Alexis Correa, sean liberadas.

"Yo soy colombiano, vivo en Villa del Rosario, pero estoy aquí apoyando a mis compatriotas de la frontera porque lo único que hacemos es trabajar y nada más", dijo a Efe Alexander González.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad