publicidad

Madre de Betancourt pidió al P

Madre de Betancourt pidió al P

Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt, pidió al papa Benedicto XVI oraciones por todos los secuestrados.

En las oraciones del Papa

CIUDAD DEL VATICANO - Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt, retenida por la guerrilla colombiana de las FARC desde febrero de 2002, pidió al papa Benedicto XVI oraciones por todos los secuestrados y por el cese de la política de lanzar operaciones militares por parte del Gobierno de Colombia.Tras la tradicional audiencia general de los miércoles, Benedicto XVI escuchó durante algunos minutos a Pulecio mientras la tomaba la mano, y después la aseguró que tiene siempre en sus oraciones a Ingrid Betancourt.

Visiblemente emocionada, la madre de la ex candidata presidencial colombiana confesó a la prensa que casi no pudo contener las lágrimas durante su saludo al Papa.

"Yo soy la madre de Ingrid le dije. Y él me aseguró que tiene siempre a esa niña en sus oraciones, pues sabe las condiciones en las que está", explicó Pulecio.

La madre de Betancourt añadió que "sólo" pudo decirle a Benedicto XVI "que necesitaba las oraciones por la vida de su hija y de todos los secuestrados y para que cedan las operaciones militares que continúa autorizando el Gobierno colombiano".

Después del acto en el Vaticano, Pulecio explicó a los periodistas que durante esta visita ha pedido a Dios "que las FARC liberen a todos los secuestrados para que se pueda tomar la consideración de borrarlos de la lista de terroristas y empiecen así a trabajar de otra manera, haciendo política y expresando sus ideas democráticamente".

publicidad

Puleció matizó las declaraciones realizadas ayer durante su encuentro con el alcalde de Roma, Walter Veltroni, y explicó que nunca pidió un cambio de Gobierno en Colombia, sino que el presidente Uribe "cambie de aptitud" y abandone las operaciones militares, "que solo ponen en peligro la vida de los secuestrados".

Respecto a las manifestaciones contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) celebradas el pasado lunes en Colombia y en algunas ciudades europeas, la madre de Betancourt explicó que mucha gente marchó para mostrar su ayuda, mientras "otros la utilizaron como un acto político para una tercera reelección de Uribe".

Buscan respuestas

La madre de la colombo-francesa también pidió a los colombianos que abandonen este sentimiento de "agresividad", que denunció, incluso han manifestado contra ella, por apoyar al presidente de Venezuela, Hugo Chavez y la senadora Piedad Cordoba, "gracias a cuya mediación se ha logrado la liberación de algunos rehenes".

Y añadió: "Si yo he logrado perdonar a estas personas que me han hecho sufrir tanto por qué no puede Colombia perdonar y conseguir que haya reconciliación y paz".

También calificó la labor de la Iglesia como "importantísima" para resolver el conflicto y valoró el trabajo del presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Luis Augusto Castro.

publicidad

Aunque, por otra parte, criticó como "obispos, u otros miembros de la Iglesia, no estén de acuerdo con una salida a esta situación a través de un diálogo y acepten que se realicen acciones militares".

Asimismo, rechazó la posición de algunos obispos colombianos "que han instado a que no se hable con Chavez". "Si el presidente venezolano puede ayudar a liberar a algunos rehenes pues bien venga su ayuda", añadió.

Pulecio explicó que aún no entiende como las FARC han podido secuestrar a su hija, "que sólo trabajaba contra la corrupción y luchaba por la igualdad social en Colombia".

Ingrid Betancourt fue secuestrada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en febrero de 2002 en la selva del Caquetá (suroeste), junto a su candidata a vicepresidente, Clara Rojas, liberada el pasado 10 de enero gracias a gestiones del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Durante su visita a Italia, Pulecio se ha entrevistado con numerosas autoridades italianas, como la ministra de la Familia, Rosy Bindi, y la comunidad católica de San Egidio, conocida por su mediación en muchos conflictos y su empeño contra la pena de muerte.

Su viaje por Italia continuará en los próximos días con una "peregrinación religiosa" a la ciudad norteña de Padua y al santuario mariano de Loreto (noreste).

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad