publicidad
.

Lucha contra el tiempo em Haití para salvar vidas bajo los escombros log...

Lucha contra el tiempo em Haití para salvar vidas bajo los escombros

Lucha contra el tiempo em Haití para salvar vidas bajo los escombros

Los haitianos luchan contra el tiempo para poder rescatar con vida a las personas que quedaron atrapadas en los escombros.

En busca de sobrevivientes

PUERTO PRINCIPE - Los haitianos luchan contra el tiempo para poder rescatar con vida a las personas que quedaron atrapadas entre los escombros que dejó el terremoto de 7.0 grados Richter que se registró el pasado martes. Además de enfrentar el problema

por la descomposición de miles de cadáveres que yacen en las calles.

La prioridad para los rescatistas es salvar la vida de los haitianos que aún permanecen bajo los edificios derrumbados, aunque el otro factor al que se enfrentan es la falta de herramientas para sus labores.

Si tienes video del terremoto envíalo aquí

Tras el fuerte sismo los haitianos sobrevivientes se dieron a la tarea de ayudar a los heridos que quedaron atrapados en los edificios, aunque poco a poco comienzan a unierse los cuerpos de rescate de la comunidad internacional.

La ayuda internacional no se hizo esperar luego del terremoto que devastó al pueblo haitiano. EU, Europa y países de América Latina así como organismos internacionales enviaron rescatistas y personal médico para atender las necesidades de la población en desgracia.

A pesar de que se vive un caos en el aeropuerto, algunas brigadas internacionales pudieron comenzar sus labores en la devastada capital haitiana.

El incipiente flujo de rescatistas tuvo ya uno de sus primeros resultados y un equipo de búsqueda rescató vivo a Tarmo Joveer, un empleado de seguridad de Naciones Unidas, de entre los escombros de la oficina principal de la organización en la capital haitiana, donde todavía hay unos 100 empleados atrapados.

publicidad

Joveer se puso de pie, alzó un puño en señal de celebración y fue llevado a un hospital.

Remoción con las manos

Los haitianos realizaban esfuerzos frenéticos para salvar a los heridos y buscar sobrevivientes tras el devastador terremoto, convirtiendo camionetas en ambulancias y puertas en camillas, mientras la ayuda de todo el mundo comenzaba a llegar a raudales, aunque enfrentando problemas de logística.

Los sobrevivientes usaban mazos y sus propias manos para tratar de encontrar sobrevivientes entre los escombros. En Petionville, al lado de la capital, las personas buscaban artículos en un centro comercial derrumbado, sacando colchones y artículos de oficina.

En muchos edificios derrumbados, vecinos y voluntarios excavaban los escombros sin ninguna presencia oficial, pero tampoco hay tiempo para esperarlos, ya que conforme avancen las horas las posibilidades de encontrar las personas con vida se aleja.

Los sobrevivientes llevaban a los heridos a hospitales en carretillas de mano y camillas improvisadas con puertas.

Los cuerpos estaban por todas partes en Puerto Príncipe: cadáveres de niños junto a las escuelas desplomadas y mujeres en calles llenas de escombros con expresiones aturdidas congeladas en sus rostros.

Cuerpos por doquier

Muchos cuerpos recuperados estaban por todas partes, especialmente en las calles, tapados con lonas plásticas o telas blancas, bajo un calor de 28 grados centígrados (81 Fahrenheit).

publicidad

Algunas personas arrastraban a los muertos, cubiertos de polvo, tratando de llegar a un depósito de cadáveres donde poder dejarlos.

A una morgue improvisada frente a un hospital acudían decenas de personas en busca de familiares. Era un macabro mar de centenares de cuerpos, apenas a unos metros (yardas) de donde heridos graves esperaban asistencia médica.

Algunas organizaciones, como las del gobierno cubano y Médicos Sin Fronteras, usaron personal que ya estaba en el país para ofrecer ayuda inmediata tras el terremoto.

Además aterrizaron tres aviones franceses con ayuda y un hospital móvil. Un equipo británico de socorro llegó a la vecina República Dominicana.

El grupo de ayuda Médicos Sin Fronteras atendía a los heridos en dos hospitales que soportaron el terremoto y estableció clínicas en tiendas de campaña en otras partes de la capital para remplazar sus destruidas instalaciones. Cuba, que ya tenía a centenares de médicos en el país, atendía a heridos en tiendas de campaña.

La ayuda mundial cobró más impulso el jueves, cuando arribó a la vecina República Dominicana un vuelo británico con un equipo gubernamental de análisis y 71 especialistas en rescate junto con equipo pesado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad