publicidad

Los políticos argentinos se enganchan a la 'twittermanía'

Los políticos argentinos se enganchan a la 'twittermanía'

Como si de niños con juguetes nuevos se tratara, muchos políticos argentinos están seducidos por el Twitter.

Los políticos argentinos se enganchan a la 'twittermanía' d18ce59ce9f24c...

¿Y la presidenta?

BUENOS AIRES - Como si de niños con juguetes nuevos se trataran, los políticos argentinos se han enganchado a la "twittermanía" y parecen encantados con un invento que les permite difundir sus actividades y despellejar a contrincantes políticos y periodistas críticos.

La ausencia de la presidenta, Cristina Fernández, y de su esposo y antecesor en el cargo, Néstor Kirchner, de las redes sociales ha convertido al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en una auténtica "estrella twittera" de la política argentina, con cerca de 22,800 seguidores.

Fernández ha encontrado en esta red un extraordinario instrumento para responder a sus detractores con rapidez y con un estilo que no escatima calificativos.

publicidad

Propuestas de gobierno, respuestas a periodistas, noticias, comentarios de fútbol... todo tiene cabida en la página del expresivo jefe de Gabinete argentino.

"Diego, me emocionó tu designación. Te creí. Me gustó el equipo. Te seguí (...) Quedate..., yo, TE BANCO A MUERTE", escribió tras la eliminación de la selección argentina en el Mundial de Sudáfrica en relación a la permanencia de Maradona al frente del equipo nacional.

Tampoco se queda atrás el nuevo canciller, Héctor Timerman, que carga mensajes en su página a todas horas del día, e incluso de la noche, y que no ahorra descalificaciones en sus críticas.

Dan cuenta de todo

Timerman, que tomó posesión del cargo el pasado 22 de junio en sustitución de Jorge Taiana, no ha nombrado aún portavoz ni jefe de prensa en la Cancillería y utiliza las redes sociales para anunciar sus actividades y despotricar a diestro y siniestro.

En sus mensajes en la red da cuenta de sus citas internacionales, sus viajes, los resultados de sus reuniones, analiza noticias del día, carga contra la oposición, defiende al gobierno de Cristina Fernández y ataca sin piedad a los periodistas.

Su "enganche" comenzó cuando era embajador en Washington y es tan popular su afición que varios corresponsales extranjeros, cansados de esperar inútilmente respuesta a sus solicitudes de entrevista, han optado por recurrir a las redes sociales para contactar con el nuevo ministro y pedirle entrevistas o respuestas a algunos de los delicados temas que afectan a su cartera.

publicidad

Debaten sin filtros

"Lo bueno de twitter es que se puede debatir sin el filtro de los medios. Aquí nadie edita el material", señaló el canciller en su perfil.

"Nunca hay que revelar las fuentes pero tampoco escribir una nota sólo con fuentes "reservadas" o inventadas", advirtió en un reciente remedo de clase de periodismo de los que suele incluir en su página.

Más comedido es el ministro de Economía, Amado Boudou, que aprovecha la ventaja de la red social para informar de las medidas económicas del gobierno y explicar sus bondades en un tono bastante prudente.

Un estilo parecido al del ministro del Interior, Florencio Randazzo, menos obsesionado con el "juguetito" que sus compañeros de Gabinete.

Pendientes del fútbol

En sus últimas entradas, Randazzo ha informado de su seguimiento de la selección argentina de fútbol en el Mundial y ha dado una alegría a más de uno al confirmar que la fiesta nacional del 9 de julio se mantenía para hoy, tal como estaba previsto.

Tampoco la oposición se queda atrás en el manejo de las redes sociales. En "twitter" están desde el vicepresidente Julio Cobos -enfrentado al gobierno- hasta el alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, el radical Ricardo Alfonsín -hijo del desaparecido ex presidente Raúl Alfonsín-, o el peronista disidente Francisco de Narváez.

publicidad

Macri y De Narváez tienen respuestas automáticas para sus seguidores, en las que les agradecen su interés y les invitan a sumarse a sus Facebook, a sus blogs e incluso a trabajar como voluntarios en sus campañas.

Todo esfuerzo es poco para atraer votantes, especialmente en año pre-electoral y con un panorama muy poco claro sobre las alternativas de los aspirantes al sillón presidencial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad