publicidad

Los debates de moda en Cuba

Los debates de moda en Cuba

La reelección de Fidel Castro, su presunta sucesión y la apertura del régimen a la crítica, entre los debates de moda.

Incertidumbre en la isla

LA HABANA - Los debates de moda en Cuba, al menos entre intelectuales, diplomáticos, periodistas y empresarios extranjeros, desmenuzan la reelección del presidente Fidel Castro el próximo día 24, su presunta sucesión y la verosimilitud de una apertura del régimen a la crítica.

En embajadas, cafeterías, bares de hoteles, cócteles, correos electrónicos, medios de comunicación, terrazas de La Habana Vieja y charlas de amigos se cruzan apuestas -con dinero- sobre si el Parlamento nombrará de nuevo a Castro, de 81 años, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Hay augurios y matices para abarrotar infinitas enciclopedias borgianas: unos juran que será reelegido, pero que él declinará el honor; otros creen que anunciará que no quiere seguir antes de que este 24 se reúna la Asamblea Nacional.

Algunos opinan que será ratificado, pero que cederá el manejo cotidiano del gobierno, aunque no sus títulos oficiales, y muchos apuestan a que Castro, aunque enfermo desde hace 19 meses, no soltará el poder mientras esté vivo.

Los partidarios de la tesis de que Castro será elegido pero cederá el timón citan al presidente de la Asamblea, Ricardo Alarcón, en reciente entrevista al diario madrileño Público.

"Hay incertidumbre. No puedes asegurar qué va a llegar como propuesta. Yo di la mía. Yo voto por él. No quiere decir que haya que obligarlo. Él puede decir: no jodas, no...", dijo Alarcón al periódico español.

publicidad

Los favorecedores de hipótesis diferentes traen a colación otras citas de jerarcas cubanos en su favor, pero la mayoría habla solo de oídas, y se sabe de autoridades que sonríen, se ríen e incluso de carcajean si les hablan de tantas cábalas.

Y cuando las tertulias entran en el jardín de los senderos que se bifurcan -más Jorge Luis Borges-, en la variable de quienes opinan que Fidel Castro no seguirá, se abren muchas más puertas de futuros posibles, pero improbables, ahora sobre quién será el sucesor.

'Lo más seguro es que... ¿quien sabe?'

Con el mismo fundamento -es decir, con idéntica falta de bases- hay quienes juran, desde luego "off de record", que Raúl Castro, de 76 años, segundo al mando en todos los frentes que lidera su hermano mayor, será el heredero... y hasta citan el artículo 94 de la Constitución, sobre la sustitución en caso de muerte, enfermedad o ausencia del titular.

Pero otros apuntan al vicepresidente y secretario del Consejo de Estado, Carlos Lage, y algunos al ministro de exteriores, Felipe Pérez Roque, entre otros.

Los clásicos bizantinismos sobre el sexo de los ángeles se quedan cortos ante este florecimiento de futuribles desbocados. La falta de datos ciertos -lo único real en la isla que rige Castro desde hace 49 años- abona los rumores más inverosímiles.

publicidad

Lo mismo sucede con una supuesta ola de apertura y tolerancia a la crítica que -según dicen algunos, empezando por fuentes oficiales- promueve el mismo Raúl Castro.

Nacen y florecen esas especulaciones en algunos recientes incidentes aislados y ambiguos de estudiantes, intelectuales y empleados cubanos de empresas extranjeras que se quejan.

Y se apoyan en varias frases sueltas que ha pronunciado Raúl Castro en los 19 meses que lleva como presidente encargado, unas acerca del exceso de prohibiciones en Cuba, otras referidas a la necesidad del debate, algunas más sobre la necesidad de reformas.

Los tertulianos se enzarzan en si todo es puro artificio del régimen, para abrir un válvula de escape a la agobiante situación económica de los cubanos -pues el menor de los Castro dijo lo que dijo pero no ha hecho nada al respecto en casi dos años-, o si hay o no un sector aperturista que trata de salvar los trastos.

Y entonces uno que participa en la porfía, mojito en mano, cita al Gatopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa: "Si queremos que todo siga igual, todo debe cambiar".

"Lo más seguro es que... ¿quien sabe?", concluyó otro extranjero, obviamente latinoamericano, en otra reunión monográfica sobre los inescrutables designios del Comandante en Jefe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad